¡Blancas, bellas, pensativas,
como vírgenes que evocan
en su rostro, los matices
delicados de la aurora;
como amigas impecables
de miradas cariñosas
que sintieran de mi alma
sensitiva, las congojas;
como labios virginales
de divinas dulces bocas
que esperaran suspirando
las caricias de otra boca,
tal brotaban bajo un árbol
de presencia ensoñadora,
las cabezas pensativas
de las rosas!
¡Y pensé que me miraban
como a extraño, sorprendidas
de encontrarme junto a ellas
con la faz contemplativa;
hasta oí los cuchicheos
de sus bocas peregrinas
que lanzando sus protestas
de perfume, me aturdían
como alegres colegialas,
parloteras y agresivas!
Yo les dije: ¡Rosas bellas,
rosas puras, rosas mías,
un hermano soy que viene
de muy lejos; tras la vida
voy dejando mis nostalgias
como flores enfermizas,
y aunque he sido franco y bueno,
sólo traigo las espinas
que clavaron en mis manos
otras manos enemigas;
sed vosotras las amables
alegrías de mi vida;
sed vosotras mis hermanas,
sed vosotras mis amigas!
Y las rosas que sondearon
las verdades de mi pena,
me miraron como amigo;
y dijeron que en la tierra
compasiva para todos,
para todos noble y buena,
muchos son los que han caído
con la cruz de sus ideas:
¡Y me hablaron de los sueños
de las rosas; de bellezas
de ilusión contemplativa;
de su amor, de su pureza,
que ellas aman como aman
en el cielo las estrellas!
¡Oh las rosas perfumadas
de la tarde! ¡Oh las rosas
que han vivido sus hermosos
idealismos; que en la aurora
fueron rosas; que en la tarde
de la vida, fueron rosas,
porque el mal que es de los hombres
no llegó hasta sus corolas!
¡Yo quisiera haber tomado
de esa vida, pocas horas;
ignorar de la existencia
las promesas ilusorias
que se esfuman en la nada,
y vivir como las rosas
una vida de ilusiones,
momentánea... pero hermosa!
iY en mi tarde, ante el crepúsculo,
deshacerme en una estrofa,
como lo hacen las cabezas
pensativas de las rosas! ….
Este bello poema fue escrito por el insigne poeta
Guatemalteco don Osmundo Arriola.
Si ha disfrutado de su tierno contenido, por favor
compártalo con sus contactos a fin de dar a conocer estas
ejemplares joyas de la literatura de la tierra del Quetzal.
Ricky Lorenzana
Descargar

el-poema-de-las-rosas-lun-may-12-08