La antigua Astronomía
La antigua Astronomía
Consiste en la observación del cielo
nocturno proporcionando datos
suficientes de los movimientos de los
astros como para establecer diferentes
teorías sobre el universo.
La astronomía ha estado ligada al ser
humano desde la antigüedad y todas las
civilizaciones han tenido contacto con
esta ciencia.
Personajes como Aristóteles, Tales de Mileto,
y Albert Einstein han sido algunos de sus
cultivadores.
Observaron que algunos astros en una época
del año parecían moverse hacia delante, y
en otras, hacia atrás. Estos astros se
denominaron planetas, y el estudio de sus
movimientos dio lugar al modelo
geocéntrico.
Modelo geocéntrico
Es un antiguo modelo de ubicación de la
Tierra en el Universo. Coloca la Tierra en
el centro del Universo, y los astros,
incluido el Sol, girando alrededor de
ella. El geocentrismo estuvo vigente en
las más remotas civilizaciones, estuvo en
vigor hasta el siglo XVI cuando fue
reemplazada por la teoría heliocéntrica.
Aristóteles dividía el universo en dos
partes: un mundo celeste y otro
terrestre. El mundo celeste era perfecto
y su único movimiento tenía que ser
circular, porque el círculo es la figura
perfecta: no tiene ni principio ni fin y es
igual en todos los puntos.
Esta teoría no podía justificar que el Sol, la
Luna, Venus, Marte y Júpiter aparecieran
unas veces más brillantes y más próximos
a la Tierra y otras, más alejados de ella.
Claudio Tolomeo en el sigo II d. C. publicó
el Almagesto. En él afirmaba que el Sol,
la Luna y los cinco planetas visibles
desde la Tierra se mueven con sus
propias esferas transparentes
describiendo movimientos circulares.
Estableció la hipótesis de que los planetas
se desplazan en pequeños círculos
(epiciclos) cuyo centro se mueve en una
órbita circular alrededor de la Tierra.
Modelo heliocéntrico
La Teoría heliocéntrica es la que sostiene
que la Tierra y los demás planetas giran
alrededor del Sol. El heliocentrismo, fue
propuesto en la antigüedad por el griego
Aristarco de Samos (310 a. C. - 230 a.
C.), quien se basó en medidas sencillas
de la distancia entre la Tierra y el Sol,
determinando un tamaño mucho mayor
para el Sol que para la Tierra.
La revolución de Copérnico
Es el paso del tradicional sistema ptolemaico
geocéntrico al innovador sistema
copernicano heliocéntrico, iniciada en el
siglo XVI por Nicolás Copérnico y culminada
en el siglo XVII por Isaac Newton.
En el siglo XVI, la teoría volvería a ser
formulada, esta vez por Nicolás Copérnico,
uno de los más influyentes astrónomos de la
historia, con la publicación en 1543 del libro
“De Revolutionibus Orbium Coelestium” (Las
revoluciones de las esferas celestes).
Estudio del universo en
los siglos XVI y XVII
Galileo Galilei
Descubrió las fases de Venus con un
telescopio que construyó en 1610,
demostrando que giraba alrededor del
Sol y que la teoría de Copérnico era
cierta. También descubrió cuatro de los
satélites de Júpiter. Estudió las manchas
solares y la vía láctea.
Johannes Kepler
En 1610,Kepler utilizó los datos exhaustivos
de Tycho Brahe y adapto la teoría de
Copérnico a un sistema planetario con
órbitas elípticas. Descartó la antigua
creencia del movimiento uniforme y
supuso que la velocidad de los planetas
es mayor o menor según la distancia al
Sol. Sus teorías, válidas para cualquier
objeto en órbita alrededor de una
estrella cualquiera, quedan establecidas
en las tres leyes de Kepler.
Isaac Newton
A partir de los descubrimientos
realizados por Copérnico,
Galileo y Kepler en 1687 Newton
formuló en su obra ‘Principios matemáticos
de filosofía natural’, un conjunto de
leyes universales que explicaban el
movimiento de los cuerpos celestes, la
caída y el peso de los cuerpos, el
movimiento de los satélites, el
movimiento y la periodicidad de las
mareas y la trayectoria de las cometas.
Descargar

Diapositiva 1