¿Cómo combate
usted la
depresión?
Viendo a Garrick
-actor de la Inglaterrael pueblo al aplaudirlo le decía:
“Eres el más gracioso
de la tierra, y el más feliz…”
y el cómico reía.
Víctimas del sufrir, los altos lores
en sus noches más negras y pesadas
iban a ver al rey de los actores,
y cambiaban su dolor
en carcajadas.
Una vez, ante un médico famoso,
llegóse un hombre
de mirar sombrío:
Sufro, un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío.
Nada me causa encanto ni atractivo;
no me importan
mi nombre ni mi suerte;
en un eterno sufrir muriendo vivo,
y es mi única pasión
la de la muerte.
-Viajad y os distraeréis.
-¡Tanto he viajado!
-Las lecturas buscad.
-¡Tanto he leído!
-Que os ame una mujer.
-¡Si soy amado!
-Un título adquirid.
-¡Noble he nacido!
-¿Pobre seréis quizá?
-Tengo riquezas.
-¿De lisonjas gustáis?
-¡Tantas escucho!
-¿Qué tenéis de familia?
-Mis tristezas.
-¿Vais a los cementerios?
-Mucho… mucho.
-De vuestra vida actual
¿tenéis testigos?
-Sí, mas no dejo
que me impongan yugos:
yo les llamo a los muertos
mis amigos y les llamo a los vivos,
mis verdugos.
Me deja perplejo vuestro mal,
y no debe acobardaros;
tomad hoy por receta este consejo
“Sólo viendo a Garrick
podréis curaros”.
-¿A Garrik?
-Sí, a Garrick…
La más remisa
y austera sociedad
le busca ansiosa;
todo aquel que lo ve
muere de risa;
¡Tiene una gracia
artística asombrosa!
-¿Y a mí me hará reír?
-¡Ah! sí, os lo juro;
Él sí; nada más él;
más… ¿qué os inquieta?
-Así , no me curo:
¡Yo soy Garrick!…
Cambiadme la receta…
REÍR LLORANDO
Fragmento del poema
basado en el comediante
inglés, Garrick, escrito
por el poeta mexicano
Juan de Dios Peza
(1852-1910)
¿Cómo combate
usted la
depresión?
“¡Yo soy
Garrick!…
cambiadme
la receta”
Al igual que Garrick,
tarde o temprano,
nos veremos
atravesando por
momentos de
profunda depresión.
DEPRESIÓN:
Síndrome caracterizado
por una tristeza
profunda y por la
inhibición de las
funciones psíquicas,
a veces con trastornos
neurovegetativos.
Salmo
119:25-26
“Abatida hasta el polvo
está mi alma; Vivifícame
según tu palabra.
Te he manifestado
mis caminos, Y me has
respondido; Enséñame
tus estatutos.”
De este y otros textos
en la Escritura
podemos derivar
siete armas
para combatir y
vencer la depresión
Venzamos la
depresión conociendo
y utilizando las armas
que Dios nos provee.
¿Cuáles son estas
armas, que los
creyentes tenemos,
para vencer
la depresión?
A. “Abatida hasta el
fondo está mi alma”
B. La negación no es
solución.
C. Tres testimonios
“La depresión de mi espíritu es
tan espantosa, que no deseo ni
a mi peor enemigo que sufra
de esta extremada miseria.
Muy a menudo he pasado
por este valle de muerte.”
Charles Haddon Spurgeon
1834-1892
“Por casi una semana estuve
a las puertas de la muerte
y del infierno. Todo me
temblaba. No podía encontrar
a Cristo. Estaba sacudido
por la desesperación
y llegué a blasfemar de Dios”
Martín Lutero
1483-1546
“…Mi alma está muy
triste, hasta la muerte;
quedaos aquí,
y velad conmigo”.”
Jesús de Nazaret,
Dios Eterno.
Si el mismo Señor Jesucristo
declaró su estado de tristeza
“hasta la muerte”; debemos
entender que no es pecado
estar tristes pero si queremos
combatir la depresión, entonces
debemos imitar al Señor, así
que luego de la aceptación, la
segunda arma que tenemos es:
A. Clamando por ser
vivificados. Sal. 119:25b
B. Confesándole nuestra
realidad. Sal. 119:26a
C. Confiando en que Dios
siempre responde. Sal.119:26b
D. Cumpliendo lo que Dios
pide en Su palabra…
“Por nada estéis afanosos,
sino sean conocidas vuestras
peticiones delante de Dios en
toda oración y ruego, con acción
de gracias, y la paz de Dios, que
sobrepasa todo entendimiento,
guardará vuestros corazones
y vuestros pensamientos
en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7
“¿Está alguno entre
vosotros afligido?
Haga oración…”
Santiago 5:13a
Que bueno sería que sólo con aceptación
y oración, usted y yo lográramos vencer
la depresión, sin embargo, aunque esto
podría ser suficiente, es posible que haya
hermanos que digan pues yo sé que tengo
una profunda depresión y no dejo de
orar, pero mi depresión, mi profunda
tristeza siguen allí. Es así que entonces
podemos y debemos echar mano
de una tercera arma poderosa
para combatir la depresión.
A. ÁMBITO Físico – Químico.
B. ÁMBITO DEL ALMA
SAL. 119:25
C. ÁMBITO Espiritual
Juan 8:44; 3:3; Efesios 2:1
Hasta ahora hemos
considerado tres armas
para vencer la depresión:
1.- Aceptación;
2.- Acudir a Dios en oración;
3.- Averiguar la causa.
En cuarto lugar.
A. VIVIFÍCAME
Sal. 119:25b
B. ENSÉÑAME
Sal. 119:26c
C. TODO EL DÍA ES ELLA MI
MEDITACIÓN.
Sal. 119:97b
“¡Oh, cuánto amo yo tu ley!
Todo el día es ella mi
meditación.” Sal. 119:97
… y con tu palabra
en mi alma, se fue mi
tristeza y mi depresión.
A. EN SU IGLESIA LOCAL
Hebreos 10:25; Lucas 24:53
“La tradicional fogata”
C. EN SUS HERMANOS EN
CRISTO. Romanos 12:15;
Ecl. 4:9-10, 12; Efesios 4:2
Las cinco armas contra
la depresión que hemos
mencionado hasta ahora son:
1.- Aceptar la condición;
2.- Acudir a Dios en oración;
3.- Averiguar la causa.
4.- Atender a Dios en Su palabra
5.- Apóyese en el cuerpo de Cristo
La sexta es:
A. ELÍAS
1° de Reyes 19:9
B. TIMOTEO
1ª Tim. 4:12-13
C. OCÚPATE…
GÁL 2:2º
“Deja de llorar y ponte a trabajar”
“¿Y qué mejor que en asuntos de Dios?”
Seguramente
habrá más armas para
combatir la depresión
pero por ahora concluyo
con la séptima
que hoy le sugiero…
A. MIRANDO LO QUE NO SE
VE… 2ª Cor. 4:17-18; Heb. 11:27
B. MIRANDO LAS COSAS DE
C.
ARRIBA Col 3:1-4
PENSANDO EN EL FINAL DE
LA HISTORIA COMO LO HIZO
EL SEÑOR JESÚS. Heb 12:2
¿Cómo combate
usted la depresión?
He aquí siete armas,
en sus manos,
para vencerla
“Echa sobre
Jehová tu carga
y Él te
sustentará..”
Descargar

Diapositiva 1 - Iglesia Bautista Berea de Monterrey