LA LITERATURA DE
TERROR
De Encarni López Gonzálvez. “La metamorfosis del
vampiro. El personaje del vampiro en inglés y español
(1819-1927)”. México: UNAM (tesis de maestría)
MITOS ANTIGUOS



La MITOLOGÍA antigua sirvió
fundamentalmente para
explicar de un modo
comprensible los misterios de
la naturaleza.
El ser humano tiende a
explicar todo, es un atributo
innato que le da cierta
seguridad frente a su propia
mortalidad.
Cuando la LÓGICA no puede
explicar ciertas cosas, sobre
todo las relacionadas con la
muerte, se recurre a la
mitología.


Desde la Antigüedad han
sido comunes las
creaciones de leyendas y
mitos que explicaban la
relación entre el ser
humano y lo misterioso.
La mitología clásica es un
claro ejemplo de ello.
Aunque más atrás en el
tiempo ya hay muestras de
esto.
VAMPIROS


Desde la Antigüedad se tienen noticias de figuras
vampíricas que tienen ya la esencia fundamental
del mito: el gusto por la sangre (o carne), el
erotismo y la transgresión.
Algunos antropólogos han asociado la presencia
de figuras vampíricas en el imaginario antiguo
debido a las enfermedades relacionadas con la
pérdida de sangre, ligadas a la asociación
popular entre sangre y espíritu.
- Jacobo de Siruela, “Imaginar el vampiro”,
Introducción a El vampiro. Antología literaria, CL,
Cortesía editorial Siruela, Barcelona, 2001, pp. 11-57.
• Esta idea (la unión entre sangre y espíritu)
se remonta probablemente a antes del
Neolítico pues ya hay figuras de esta época
que hacen referencia a la misma.
• En Babilonia ya aparece formada
completamente, pues el humano ya se
representa por un CUERPO y un
ESPÍRITU, creados a partir de un Dios.

Las enfermedades de pérdida de sangre,
por ello, desarrollarían la imaginación
popular en este sentido pues ante la
muerte no solo se dañaría el cuerpo sino
también el espíritu, pues la sangre, como
vimos, se vincula directamente con la
divinidad.


MESOPOTAMIA: Akhkham
De la región de
BABILONIA: Ekimmu,
espectros que no tenían
descanso y se dedicaban a
robarle el alma a los vivos;
los del desierto se llamaban
Utuhhu.

a)
b)
c)
Sumerios:
Mitad humanos – mitad
demonios.
Los demonios como tales.
Los muertos que no
descansaban en la tumba;
estos últimos son
antecedentes directos de
los revinientes.

En la demonología HEBREA hay una figura de
vital importancia, pues es el nexo entre la tradición
babilónica y la hebrea, así como entre la judía y la
cristiana: Lilith.

Primera mujer de Adán que negándose a copular debajo
de él se rebeló ante él mismo y ante Yahvé, quien la
expulsó del paraíso y la confinó al reino de la noche,
convirtiéndola en un demonio volador condenado a
alimentarse de sangre.
Llega a representar la maldad femenina
porque ataca los dos pilares considerados
esenciales tradicionalmente en la
feminidad: la sumisión al hombre y la
maternidad.
- Nombre directamente relacionado con
lujuria y desenfreno porque proviene de la
palabra sumeria Lilîtu, de raíz sumeria lala
o lulû, que siginifican esto.
-



Tradición ÁRABE: Ghoul que suele ser un
demonio femenino que se alimenta de
sangre y carne, sobre todo de niños.
CHINA: ch'iang shih que son espíritus que
toman forma humana a través de un
cadáver y su fuerza de la luna.
INDIA: Rakasha que encarnan las
pasiones extremas y son aficionados a los
rituales caníbales.


EGIPTO: Apoop, híbrido animal con
cabeza de lobo o perro y colmillos para
devorar cadáveres.
AZTECAS: Cihuateteo, era un vampiro
femenino similar a las Lamias griegas; se
creía que una mujer muerta en el parto se
podía convertir en ella. También,
Thluelpuchi , cuyo alimento eran los vivos.

SUDAMÉRICA: Asema, especie de
hechicero que abandonaba su cuerpo para
alimentarse de otros.
GRECIA: Empusa y Lamia.

Empusa era un demonio, hija de Hécate, con los pies de bronce
que aterrorizaba a los viajeros y se alimentaba de carne humana.
Sin embargo, huía fácilmente la insultaban. Tenía la facultad de
poder adoptar todas las formas posibles, incluso la de una bella
joven para seducir a sus víctimas. Por la noche se unía a los
hombres dormidos y les chupaba la sangre hasta la muerte.

Lamia (comúnmente confundida con Empusa) solía adoptar la
forma de un fantasma aterrador que raptaba y devoraba a los
niños. Había sido una bella mujer que se unió a Zeus, con quien
tuvo varios hijos. Hera, celosa, los mató. Lamia se vengó
convirtiéndose en un monstruo que devoraba a los recién nacidos.
Como venganza, Hera la privó del sueño; y Zeus,
compadeciéndose de ellla, le otorgó el don de poder quitarse los
ojos a voluntad.


Con el paso del tiempo y con la progresiva implantación del catolicismo,
toda esta legión de demonios de la Antigüedad va perdiendo los atributos
animales a la vez que se va despojando del sentido mágico. Su
pervivencia, por tanto, se ve relegada a la superstición popular, y a ésta se
le une el trasfondo cristiano. Y es que el vampiro encarna una de las
inquietudes más profundas del ser humano: el temor a la muerte.
Continuando con Siruela, en este sentido: "[…] el vampiro representa, en
su rebelión a todos los tabúes, la angustia 'más antigua y más intensa de
la humanidad'. La angustia hacia lo desconocido de la muerte".9 En
realidad, el vampiro promete lo mismo que Jesús cuando dice: "Aquel que
coma mi carne y beba mi sangre, tendrá la vida eterna",10 pero
desvinculado de la divinidad. No promete la continuidad de la vida en el
Cielo, sino en la tierra, "[…] donde confluyen los más viejos y
perturbadores deseos humanos de conservar incorruptible la carne y los
deseos". Conforma, por tanto, una inversión de los mundos de la vida y la
muerte, que lo convierte desde su más íntima esencia en un ser
fundamentalmente transgresor y humano.
Descargar

NN.S1-La literatura de terror I