GENERAL
JUAN MANUEL IGUARAN REITHER
(1875 - 1950)
El REGISTRO DE PADILLA - I
2 de febrero de 1904
EL REGISTRO DE PADILLA
Fuente-Libro:
Historia del Departamento del
Magdalena y del Territorio de la
Guajira
Desde el año de 1895 hasta el de 1963. Santa
Marta, Departamento del Magdalena. Por:
Tte. Crnl. José Maria Valdeblánquez.
1964-Editorial “El Voto Nacional”, Bogotá,
D. E. Páginas 158 a 200.
Colaboración y Agradecimiento: A la Sra.
Fanny Esther Silva Pérez Vda. de Palacio,
por prestar y rescatar este Libro, que da luz
en este suceso de nuestra Historia.
Académico Teniente Coronel
José María Valdeblánquez
Autor
2 de febrero de 1904
Con este nombre se conoce desde
comienzos de este siglo XX, la
trapisonda electoral que dió por
resultado la elección de un Presidente de
la República de Colombia.
Antes, debo referirme al caudillo
político conservador a quien se debe esta
suprema elección, el cual no es otro que
el General Juan Manuel Iguarán, ilustre
hijo de la ciudad de Riohacha y desde
luego, paisano mío, quien me atrajo a su
movimiento histórico del conservatismo,
siendo yo aun adolescente, y por lo
mismo, habiendo estallado la guerra
apellidada de los Mil Días, me enrole en
el Batallón “Padilla”, que él organizo
colocándome dentro de la Plana Mayor
y de ese modo le servia de calígrafo y de
Secretario privado e hice las campañas
que él comando en las Provincias de
Padilla y Valledupar y luego en las del
Departamento de Bolívar y en los
pueblos del Río Magdalena, hasta que
nos toco el bautismo de sangre en la
fecunda población de Chivolo, el día 16
de mayo de 1900 cuyo parte de batalla
tuve el honor de redactar.
Iguarán, entonces Coronel, no solo
desarrollo una estrategia de gran calado
sino que exhibió un valor sereno y a ello,
en gran parte, se debió el primer triunfo
que obtuvo el partido de gobierno en el
Departamento del Magdalena.
Ese triunfo le granjeó los soles del
generalato y lo exalto tres meses después
a la Gobernación del Departamento del
Magdalena, donde demostró dotes de
político de gran vuelo.
Para él, la política constituía su único
vicio, pues ni fumaba ni libaba ni era
devoto del culto de Venus y de Eva. Era
de carácter tan franco que rayaba en
una intemperancia de lenguaje como
medio de que se apreciara mejor la
sinceridad de este sentimiento. Esta
intemperancia le atraía adversarios y
constantemente se veía envuelto en
choques y ataques, y este torbellino puso
a prueba su valor personal y reconocido
por todo el mundo y que causó
admiración general.
Por mantenerse aferrado a la política, haciendo gala de su honradez en su trato con los
hombres y las entidades oficiales, o no atendía debidamente, o descuidaba sus negocios
personales, y aunque siempre vivió decente y elegantemente, pues su percha de Riohacha
contenía decenas de lujosos vestidos tropicales, que se cambiaba diariamente, murió sin
dejar bienes de fortuna.
Tuvo una larga carrera política: Alcalde, Prefecto, Gobernador, Comisario de la
Guajira, y en la rama legislativa, Concejero Municipal, Diputado a la Asamblea
Departamental, Representante, Senador y Constituyente, en varios períodos.
Desdeñó posiciones diplomáticas. A este Cronista, le cupo la honra de ser su colega en el
Senado de la República y de haber compartido con él comisiones de importancia, entre
ellas el haber rendido el informe sobre el proyecto de ley encaminado a la celebración del
centenario del nacimiento del General José María Campo Serrano, que se cumplió el 8 de
septiembre de 1932.
Recién terminada la guerra ultima, disfrutaba de vasta influencia ante el Presidente de
la Republica Doctor José Manuel Marroquín, a punto tal que no se nombraba para la
costa atlántica un Gobernador sin consultarlo con él.
Llegada la época en que el país lanzara un nuevo candidato para Presidente de la
República, Iguarán se propuso que Riohacha -nuestra tierra natal- hiciera -como hizo-un
Presidente, y ese lo fue el General Rafael Reyes.
Para ese fin se comprometió como va a verse:
El día 2 de febrero de 1904, debían reunirse las Asambleas electorales de la República,
con los Electores, elegidos el 7 de diciembre anterior para elegir al Presidente y al
Vicepresidente de la República, para el cuatrenio de 1904 a 1908.
Pero la Asamblea electoral de Riohacha no se reunió y por consiguiente no hizo la
elección que le correspondía. A pesar de eso aparecieron posteriormente unos documentos
llamados registros, tendientes a demostrar la votación hecha en aquella ciudad el 2 de
febrero, por 45 sujetos con el titulo de Electores, a favor de (en blanco) para Presidente y
Vicepresidente de la República.
Esta irregularidad conocida por el público de dentro y fuera de Riohacha, causó un
escándalo de vastas proporciones, y después del escándalo fueron llenados los huecos o
blancos de los registros y firmados, los cuales fueron remitidos a Bogotá al Gran Consejo
Electoral, encargado de practicar el escrutinio de los votos emitidos por las Asambleas
electorales para los cargos de Presidente y Vicepresidente de la República.
EXHIBIT’s
Para los efectos de este
escrutinio, el Gran Consejo
Electoral se instaló en Bogotá el
día 3 de febrero y siguió
sesionando en los días 4, 5, 6 y 8
del mismo mes; en 23, 24, 25 y 31
de mayo, y en los días 3, 4, 8, 10,
11, 14, 16, 17, 18, 20, 21, 22, 23,
24, 25, 27, 28, 29, y 30 de Junio y
en los cuatro primeros días de
Julio; dedicado casi todas las
sesiones a dilucidar la
irregularidad contemplada en el
caso de la Asamblea Electoral de
Riohacha. El escrutinio final y
definitivo tuvo lugar el día 4 de
Julio arrojando a favor del
candidato Rafael Reyes 994
sufragios y a favor del candidato
Joaquín F. Vélez 882, o sean 12
votos de mayoría a favor del
General Rafael Reyes, para
Presidente de la República, quien
fue declarado Presidente electo.
Salió favorecido con votos, para
Vicepresidente de la República el
General Ramón González
Valencia, quien fue declarado
Vicepresidente electo.
Como se observa, el registro
llamado de Padilla, causó una
controversia acalorada, pues
militaban razones y argumentos
de peso para desecharlo. Pero
después de arduas discusiones,
por una simple mayoría, fue
acogido.
Argumentos en contra de ese registro?
a) Que la Asamblea Electoral de Riohacha no
se reunió el día 2 de febrero.
b) Que dicha Asamblea, compuesta de cinco
Municipios de la Provincia de Padilla,
Riohacha, Barrancas, Fonseca, San Juan de
Cesar y Villanueva, y de dos Municipios de la
Provincia de Valledupar y Espíritu Santo, o
sean siete Municipios en total, según la ley, no
podía componerse de 45 Electores, sino
únicamente 22, por lo cual tenia
-ilegítimamente- un exceso de 23 Electores.
c) Que no se reunió la Asamblea el 2 de
febrero, que los registros quedaron en blanco,
o sea que no aparecían en ellos los nombres de
los candidatos para Presidente de la República
y Vicepresidente, por quienes votaban los
Electores.
d) Que el triunfo que logró Reyes se debió a la
computación de ese registro, ya que la mayoría
de los votos que obtuvo ese candidato sobre su
contendor Vélez, fue de 12. Pero como se
aumento en 23 Electores, la capacidad legal de
la Asamblea de Electores de Padilla, si esta
capacidad se reduce a 22 -que era su capacidad
máxima- los votos a favor de Reyes, habrían
quedado reducidos a 971, inferior en 11 votos a
la totalidad obtenida por Vélez, que fue de 982,
y en este caso el elegido Presidente no habría
sido Reyes sino Vélez.
e) Los Consejeros partidarios de Vélez,
discutieron sobre el exceso del número de
Electores de la Asamblea de Padilla, a fin de
que los votantes no excedieran el límite de
Electores señalado por la ley, que era el de 22.
Con eso solo Vélez hubiera recibido la credencial.
El 9 de marzo de 1904, el General conservador Doctor Santiago Rozo, presento
personalmente al Gran Consejo Electoral, un extenso memorial de acusación -que ya
estaba impreso- sobre la elección de Presidente y Vicepresidente de la República,
verificada por la Asamblea Electoral de la Circunscripción de Padilla (Departamento del
Magdalena), el día 2 de febrero del mismo año.
El Gran Consejo resolvió proceder a hacer las averiguaciones del caso y, en
consecuencia, acordó tener sesión ordinaria todos los días no feriados, desde las tres a las
cuatro de la tarde y que se diera aviso de esta disposición al gobierno y al público.
Esta acusación levanto revuelo tanto en la capital de la República como fuera de ella y
se sumaron a esa queja, jefes conspicuos del partido conservador, como José Vicente
Concha, Enrique Barreto, Miguel Abadía Méndez, Bernardo Escobar, Marco Fidel
Suárez, Emilio Ruiz Barreto y Antonio José Cadavid.
El estudio que sobre esta acusación desarrolló el Gran Consejo, aparece en las actas de
las sesiones que con este motivo celebro. Y como remate se encuentra el Informe sobre la
validez del Acta de la Asamblea Electoral de Padilla, que recomiendo leer, para que se
aprecie la magnitud del despropósito.
Pero como la actuación del General Iguarán, siempre beneficio al General Reyes, este
como se consideraba deudor de gratitud de Riohacha, mejor dicho, del General Iguarán y
de ahí que le ofreciera hacerle una visita, y se la hizo algún tiempo después de
posesionado. Y de acuerdo con el programa arreglado, el ingeniero doctor Joaquín Barros
Laborde, construyo en el punto de desembarco, una especia de tarima, a fin de que el
pasajero no desembarcara a horcajadas, como se acostumbraba, sino en forma natural,
por sus propios pies.
Miles de personas con tres bandas de música y repicando las campanas de las iglesias,
alegraban el puerto marítimo para expresar su regocijo por el arribo del primer
Magistrado de la Nación.
Más, como la opinión de la ciudad estaba dividida entre iguaranistas y anti iguaranistas,
hubo dos recepciones con sus siguientes homenajes. La primera recepción, de los
iguaranistas. La segunda de los enemigos de Iguarán. Esta, mejor organizada que la
primera, presidida por los comerciantes Nelson Gnecco y Francisco C. Fuentes.
El menú brindado por éstos, fue preparado por la señora de Fuentes (sobreviviente) y
sobresalió el plato deliciosísimo “pechito de tortuga” que tanto gusto al Excelentísimo y
que calificó como lo mejor en materia de mariscos.
RAFAEL REYES
JOAQUIN F. VELEZ
Entonces el lírida Gnecco Coronado
leyó el siguiente soneto:
El Excelentísimo General Rafael Reyes
Hoy que la Patria arrepentida llora
su pasado de errores y lozano,
se alza en el valle, en la ciudad y el llano,
el árbol de la paz fecundadora.
Con todas las riquezas que atesora,
le das un timbre de esplendor galano,
al porvenir del pueblo colombiano,
que aplaude tu cruzada redentora.
Explorador, guerrero, magistrado,
triple diadema de brillante gloria
para tu frente altiva has conquistado.
Por eso ya tu nombre está en la historia
reclamando con brillo inmaculado,
el mármol que eternice tu memoria.
Antonio Gnecco Coronado.
De esta visita presidencial resultó el
General Iguarán desagradado con Reyes
y quedó en desgracia con él, como se
estila en el argot de usanza entre los
militares.
Estando el Presidente en Bogotá y
después, que viajó a esa capital el
General Iguarán, se le soltó a éste la
lengua y no quedaba escapado de ella el
Presidente. Pocos días después se corrió
la noticia de que Iguarán serias
confinado Orocué, al igual que lo fueron
los ínclitos conservadores como Felipe
Angulo, Arístides Fernández, Jorge
Moya Vásquez, Manuel Maria
Valdivieso, José Joaquín Casas, Sotero
Peñuela, José Antonio Pinto, Juan de J.
Arjona, Lácides Segovia, Santiago Rozo,
Daniel J. Reyes, Carlos Calderón Reyes,
Eutimio Sánchez, Luís Martínez Silva,
Guillermo Martínez Silva, Augusto
Martínez, Juan C. Ramírez, Florentino
Manjarréz.
Pero el General Diego A. de Castro
intercedió a favor de su amigo Iguarán y
evitó su confinamiento, para lo cual
debía regresar a Riohacha y
enmudecerse; consejo que el intercedido
acogió.
Que la diosa Política es muy
desagradecida, dígalo si no el caso que
se deja registrado. De esta suerte,
quienes como yo (que no fui reyista)
aguardábamos las buenas obras con que
favorecería a Riohacha el Presidente
Reyes, quedamos completamente
desilusionados.
SESIONES
SESION DEL 4 DE JUNIO
Se reunió el Gran Consejo Electoral presidido por el señor Consejero Restrepo García, y con
asistencia de todos sus miembros, a las 7 p.m. del día 4 de junio de 1904. Después de aprobada
el Acta de la sesión anterior se dió lectura a un memorial suscrito por los señores José Vicente
concha, Emilio Ruiz Barreto, Miguel Abadía Méndez, Enrique Barrera, Antonio José Cadavid y
bernardo Escobar, en el que se pide al Gran Consejo declare la nulidad del Acta de la Asamblea
Electoral de la Circunscripción de Padilla.
SESION DEL 30 DE JUNIO
El día 30 de junio de 1904, a las nueve de la mañana, se reunió el Gran Jurado Electoral con
asistencia de todos sus miembros. Después de aprobar el Acta de la sesión anterior, se dio
lectura a un memorial suscrito por el señor Dr. Marco Fidel Suárez, y se aprobó la siguiente
proposición del señor Groot:
El Gran Consejo agradece la exposición del señor Dr. Marco Fidel Suárez, reconoce el móvil
patriótico que la inspira y la tendrá en cuenta atendida su serenidad y el alto origen de que
proviene. Transcríbase por el señor Secretario.
SESION DEL 1° DE JULIO DE 1904
Con la concurrencia de todos sus miembros se reunió el Gran Consejo Electoral a las 9 a.m.
del día 1° de julio de 1904. Fue aprobada el Acta de la sesión anterior. Por no haber presentado
su informe la comisión encargada de estudiar lo referente a votos de distritos inexistentes, se dio
lectura al informe del señor Consejero Méndez sobre validez de las declaraciones rendidas ante
el Juez Valdeblánquez, y se puso en discusión la proposición con que termina, que dice:
“Las declaraciones tomadas ante el señor Cristóbal Valdeblánquez, como Juez nombrado
del Circuito de Riohacha, para comprobar las elecciones de Presidente y Vicepresidente de la
República en la circunscripción de Padilla, son nulas y no pueden estimarse como pruebas
legales”.
En el curso de la discusión se dio lectura al informe del señor Consejero Restrepo García, que
termina con esta proposición:
“El Gran Consejo Electoral, sin entrar a decir cosa alguna al respecto del Juez
Valdeblánquez en lo relacionado con la persona y empleo, declara expresamente que considera
validas las declaraciones que ante él rindieron varios colombianos en la ciudad de Riohacha, en
los días 5 y 6 de abril pasado, en asuntos relacionados con las elecciones de la Circunscripción
de Padilla”.
A las 11 a.m., se suspendió la sesión.
Enrique Restrepo García
Eduardo Restrepo Sáenz, Secretario”.
Descargar

GENERAL JUAN MANUEL IGUARAN REITHER (1875