automática
Qué fácil es derribar
la efigie de quien se ha ido,
igual que al árbol caído
todos osan astillar.
En vida ni rechistar,
que era por muchos temido.
También era muy querido,
pero es ese otro cantar.
Mas nadie tiene derecho
a tratar cual forajido
a quien ya es Historia de hecho.
Porque nadie le ha
vencido,
murió tranquilo en su
lecho
con el deber bien
cumplido.
Y es cobarde
y mal nacido
quien insulta
a un fallecido.
FRANCO VUELVE,
AUNQUE SEA
DE SARGENTO.
IDA 5.3.2009
Pintada que ví en el metro de
Madrid, en 1978
(clic para verla)
Música; Toque militar de Oración
Descargar

Nadie