Lectio divina Domingo XV I T. O.
Ciclo B. 19 Julio 2015
Secretariado Dioc. Cádiz y Ceuta
Música: Relajante. P. 5
Montaje: Eloísa DJ
Avance Manual
Oración inicial
Ven, Señor, en nuestra ayuda para ser consuelo
y fortaleza de los que te necesitan.
Actúa y manifiéstate en nosotros.
Suscita personas llenas de ti para que actúen en tu nombre.
Ven, Señor, ven y ten compasión de nosotros.
Hoy te necesitamos más que entonces.
TEXTO BÍBLICO Mc. 3.30-34
Los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús, y le
contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les
dijo: «Venid vosotros a solas a un lugar desierto a
descansar un poco».
Porque eran tantos los que iban y venían, que no
encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a
solas a un lugar desierto.
Muchos los vieron marcharse y los reconocieron;
entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra
a aquel sitio y se les adelantaron.
Al desembarcar, Jesús vio una multitud y se
compadeció de ella, porque andaban como ovejas que no
tienen pastor; y se puso a enseñarles muchas cosas.
lectura
¿Qué dice el Texto?
Los apóstoles vuelven de la misión. Se reúnen con Jesús y le
cuentan todo lo que han hecho y enseñado.
Los apóstoles no han caído en la tentación de pensar que han
triunfado en la misión por sus palabras serenas y sus gestos
certeros.
Jesús acoge a los suyos y les invita a ir a un sitio retirado y
tranquilo, para descansar un poco.
Efectivamente, la misión no es fácil y por eso es
imprescindible para el apóstol el descanso.
A la misión los apóstoles han ido
enviados por Jesús, también en su
tiempo de descanso Jesús va a estar
con ellos.
Esta escena es reflejo de nuestra vida como cristianos:
en la misión actuar siempre en el nombre del Señor, luego,
en el descanso, en nuestra vida de oración acudir siempre a
estar con Él.
A descansar con Jesús.
Suben a una barca, con la intención
de buscar un lugar tranquilo y
solitario. La gente que les
acompañaba era numerosa e impedía
encontrar el reposo deseado.
Cuando llegan a la otra orilla del lago, ya estaba la multitud
esperándoles, pues les habían visto embarcar y corrieron
para encontrarles. Necesitaban a Jesús.
Necesitaban su palabra
y su consuelo.
De esta multitud anónima tenemos que
aprender, que tuvieron que superar algunas
dificultades (por lo menos físicas) para llegar
hasta Jesús.
El evangelio describe qué cuando la
barca tocó tierra:
Jesús siente entrañablemente a la
gente, siente sus necesidades, se
dedico a ellos con calma y se puso a
enseñarles.
El tiempo de descanso se
convirtió en tiempo
también para amar al
prójimo.
Era más urgente pensar en esa
multitud desorientada que en el
propio descanso físico.
Otra lección que recibieron los apóstoles, entregarse al
otro antes que a uno mismo.
También para el tiempo de descanso, Jesús nos enseña que
se puede aprovechar para hacer el bien en su nombre.
¿Tendrá esto algo que ver con las vacaciones de verano que
estamos viviendo o tenemos tan próximas?
meditación
¿Qué me dice el Señor en el Texto?
Piensa en los sentimientos de Jesús.
Quiere retirarse a un lugar solitario para descansar con sus
discípulos; pero al desembarcar ve al gentío y se
“compadece” de ellos.
La compasión es el motor
de la actividad de Jesús.
¿Son estos también tus
sentimientos?
Pide al Señor que
te conceda tener
los sentimientos
que animaban su
vida:
la misericordia
entrañable hacia
los que sufren y
lo pasan mal y
también la
sabiduría para
poner remedio a
esas situaciones.
El descanso de las tareas
consiste en estar con Jesús,
disfrutando de su intimidad.
Ante la presencia de la
“multitud” Jesús se
compadece e interrumpe
su descanso.
En tu tiempo de descanso, ¿tienes la
misma compasión y la misma solicitud del
Maestro por las personas que tienes
cerca, están desorientadas,
necesitadas…?
Jesús hoy nos invita a que te dejes conducir a su
intimidad.
Necesitamos descansar de tanto materialismo, de tanto
ajetreo… necesitamos dialogar con Él, contarle nuestras
cosas en oración reposada.
Necesitamos compartir
sus intereses: la salvación
de los hombres, un mundo
más justo, los pobres…
oración
¿Qué respondo al Señor que me habla en el Texto?
El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas…
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan…
Tu bondad y tu misericordia me acompañan
Todos los días de mi vida…
contemplación
¿Cómo reflejo en mi vida lo que me dice Dios en el Texto??
“Al desembarcar, Jesús vio la multitud…” No se irrita
porque han interrumpido sus planes. Los mira y se
conmueve.
Nunca le molesta la gente. Su corazón intuye la
desorientación en que se encuentran los campesinos de
aquellas aldeas.
Hemos de aprender a mirar a la gente
como la miraba Jesús:
captando el sufrimiento,
la soledad, el desconcierto o
el abandono que sufren
muchos.
Movido por la compasión, Jesús “se
pone a enseñarles con calma”.
Sin prisas, se
dedica
pacientemente a
enseñarles la Buena
Noticia de Dios y su
proyecto
humanizador.
No podemos
permanecer
indiferentes ante la
necesidad de tanta
gente.
El descanso veraniego ha de ser un periodo de
recuperación física y psíquica y una oportunidad para
revisar nuestra vida, reconocer nuestras
equivocaciones… y aprender a vivir de otra manera.
Es escuchar también
hoy la invitación de
Jesús a sus
discípulos: “Venid a
un sitio tranquilo a
descansar.”
El Señor nos llama a ser sus testigos en el mundo;
quiere que le prestemos nuestro corazón y nuestra vida
para amar a los hombres, especialmente a los más débiles,
a los pobres, a los que sufren todo tipo de males e
injusticias… porque como dice santa Teresa
“Solo el amor es el que da valor a
todas las cosas”.
acción
¿A qué me comprometo?
Intenta revisar, a la luz de este texto evangélico, tu
vocación y dedicación.
Que arranca del Bautismo como colaborador de la obra de
Jesús.
En tu descanso vacacional, además
del descanso físico, estar con la
familia, los amigos…, trata de
encontrar un espacio amplio de
tiempo para:
Confrontar tus vida, inquietudes, deseos, actitudes y
actividades con la Palabra de Dios.
Buscar un tiempo para dialogar con una persona que te
ayude a contrastar tu vida con la vida de un seguidor de
Jesucristo. Aprovecha para una buena confesión,
dirección espiritual…
Aprovechar el tiempo libre para hacer una lectura pausada
que llene y oriente tú vida.
No te olvides de las personas que pueden necesitar
tu cercanía, tu escucha, tu ayuda… y de alguna
manera demuéstrales tu amor.
Ayúdales a saber buscar momentos íntimos con Jesús.
FIN
Descargar

Diapositiva 1