El Señor es mi pastor
nada me falta
En verdes praderas
me hace descansar
Él me lleva
a las aguas
tranquilas
y repara mis fuerzas
Me lleva por el camino recto
por amor
a su nombre
Sí,
aunque pase
por valle de tinieblas…
nada temo,
porque tú estás conmigo
tu vara y tu cayado
me dan seguridad
Preparas ante mí una mesa
delante
de mis enemigos
Unges mi cabeza
con perfume
y mi copa rebosa…
Seguro que tu bondad
y tu misericordia
me acompañarán
todos los días de mi vida
y habitaré
en la casa del Señor
por años sin término
Descargar

No Slide Title