UN SUEÑO HECHO REALIDAD
RELATO ERÓTICO
Esta es mi historia de un sueño erótico que tuve una vez y que fue muy placentero
por la forma que se desarrolló y que voy a contar con toda clase de detalles.
Después de un rato desde que me había acostado en mi cama en una habitación
totalmente oscura, me percaté de que un hombre entraba en mi dormitorio muy
sigilosamente y con extremo cuidado para no despertarme.
Enseguida noté en mi sueño profundo que el hombre que no pude ver debido a
la completa oscuridad de mi habitación, empezó a desnudarme con extrema
ternura iniciando un masaje de espaldas y de hombros con gran delicadeza y
suavidad, encontrándome muy reconfortada y al mismo tiempo agradecida de
la forma tan erótica, queriendo expresarlo con algún suspiro y gemido de
satisfacción, el cual me reprimí dado que el hombre también permanecía en
completo silencio, lo cual me agradaba esa situación de tranquilidad y silencio.
Al cabo de un rato tan agradable por el masaje que a mí me parecía muy corto
por la placidez en que me encontraba, me insinuó con sus manos sin mediar una
sola palabra que me pusiera boca arriba y una vez en dicha posición, con total
delicadeza en la que intuía cual iba a ser la próxima situación, me fue quitando
muy lentamente mis tangas rojos que hacía juego con mi sostén.
Una vez desprendido del tanga empezó con su lengua a acariciarme, empezando
por mis pechos, bajando con mayor lentitud como si de una pluma fuera,
acariciando y llegando a mi ombligo hasta llegar a mi monte de venus y de ahí a
mi clítoris que encontró con verdadera maestría y certeza.
A medida que él me iba acariciando con su lengua aterciopelada por todo mi
cuerpo, corría una sensación maravillosa que no podía describir y en el fondo
pedía que no me despertara de este sueño tan maravilloso que me estaba
produciendo unas sensaciones de goce indescriptibles y máxime cuando llegó al
clítoris en el cual mi sensación de placer iba aumentando progresivamente sin
vuelta atrás.
Después de acariciarlo con movimientos de lengua tan delicados como decididos
que me hacía disfrutar al máximo, con su dedo corazón, me lo fue introduciendo
en la vagina con esa lentitud y al mismo tiempo con su mano izquierda la
extendió para acariciarme mis pechos y sobretodo mis pezones.
Enseguida llegó con su dedo a una zona que se conoce como punto G y después
de presionarlo con más fuerza, me fue poco a poco viniendo e intensamente
uno de los orgasmos más fuerte que he sentido. Fue largo y potente, quedando
al poco tiempo agotada de placer sin percatarme que el hombre, una vez
cumplida su misión erótica desapareció de la habitación sin dejar rastro.
A la mañana siguiente al despertar me acordaba con toda clase de detalles como
se había desarrollado mi sueño erótico, con la incógnita de no poder descifrar
quiera era el hombre que me había hecho disfrutar como nunca había
experimentado a pesar de que no hubo penetración.
Pero al mirar a la mesita de noche, algo me sorprendió al ver que se encontraba
encima de la mesita un regalo en euros.
Entonces deduje rápidamente que el SUEÑO ERÓTICO HABÍA SIDO UNA
REALIDAD y pedí que no fuera la única y última vez de este encuentro.
Si te ha gustado…
Envía este PowerPoint a un amigo
CLICK AQUÍ para enviar
Muchas más Presentaciones PPS en www.powerpoints.org
Si quieres suscribirte y recibir powerpoints gratis en tu email pulsa aquí
Descargar

Diapositiva 1