La religión enseña lo que tienes que hacer y
no hacer para poder calificar, y en el reino
aprendes la cultura y los deseos del rey.
»No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la
polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se
meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en
el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los
ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu
tesoro, allí estará también tu corazón. (Mateo 6:19-21 NVI)
Como uno administra su tiempo, esfuerzo,
finanzas y anhelos, revela que tanto
entiende el reino de Dios.
A. Algunos viven para ganar más y otros viven
para sembrar más.
B. Algunos quieren obtener más y otros
quieren dar más.
C. Algunos desean tener la apariencia de los
demás y otros desean tener la apariencia
de Dios.
Por tanto, ya que *Cristo sufrió en el cuerpo, asuman
también ustedes la misma actitud; porque el que ha
sufrido en el *cuerpo ha roto con el pecado, para vivir
el resto de su vida terrenal no satisfaciendo sus
pasiones *humanas sino cumpliendo la voluntad de
Dios. Pues ya basta con el tiempo que han
desperdiciado haciendo lo que agrada a los incrédulos,
entregados al desenfreno, a las pasiones, a las
borracheras, a las orgías, a las parrandas y a las
idolatrías abominables. A ellos les parece extraño que
ustedes ya no corran con ellos en ese mismo
desbordamiento de inmoralidad, y por eso los insultan.
(1 Pedro 4:1-4 NVI)
Seguimos renovando y cambiando nuestra
mentalidad para pensar como ciudadanos
de otro reino, que tiene otra cultura y
otras costumbres.
Con toda honestidad es más fácil hacer
lo mismo que hacer la diferencia.
a. Es más fácil mentir, robar, destruir,
lastimar, y hacer trampa, porque el
sistema en el que todos vivimos es así.
b. Es menos costoso brincar al rio e ir en la
corriente con los demás, a tener ética.
c. Es completamente aceptable hablar,
comprar, vestir, festejar, esperar y anhelar
igual que los demás.
Jesús les contó otra parábola: «El reino de los cielos es como
un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero
mientras todos dormían, llegó su enemigo y sembró mala
hierba entre el trigo, y se fue. Cuando brotó el trigo y se formó
la espiga, apareció también la mala hierba. Los siervos fueron
al dueño y le dijeron: “Señor, ¿no sembró usted semilla buena
en su campo? Entonces, ¿de dónde salió la mala hierba?”
“Esto es obra de un enemigo”, les respondió. Le preguntaron
los siervos: “¿Quiere usted que vayamos a arrancarla?” “¡No!
—Les contestó—, no sea que, al arrancar la mala hierba,
arranquen con ella el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta la
cosecha. Entonces les diré a los segadores: Recojan primero la
mala hierba, y átenla en manojos para quemarla; después
recojan el trigo y guárdenlo en mi granero.”» (Mateo 13:24-30 NVI)
1. Fuimos plantados aquí para influenciar
esta tierra y no escapar de ella.
2. Hemos sido llamados por el Rey para
demostrar las realidades de Su Reino.
Existe para promover unidad entre
ministerios y proveer una amistad espiritual,
moral y si es necesario una cobertura legal.
www.maximopotencial.org
[email protected]
01-777-313-6340
DVD Dobles - $100
DVD Sencillo - $60
Libros - $30
CD Dobles - $50
Descargar

UNA VIDA DADA AL REINO