1. INVOCACION AL ESPIRITU SANTO
Ven, Espíritu Santo,
llena y mueve nuestros corazones.
Ayúdanos a acoger a Jesucristo,
la Palabra de Dios hecha carne.
Que Jesucristo, Luz del mundo,
ilumine nuestra mente
y nos haga testigos de la Verdad
y defensores de la vida,
para que nuestra comunidad eclesial
sea la morada de Dios entre nosotros.
Amén.
2. LECTURA
PROCLAMACIÓN DEL EVANGELIO DE JESUCRISTO
SEGÚN SAN JUAN
R/. Gloria a Ti, Señor
1
Al principio existía la Palabra
y la Palabra estaba junto a Dios,
y la Palabra era Dios.
2 Ella existía al principio junto a Dios.
3 Todo existió por medio de ella,
y sin ella nada existió de cuanto existe.
2. LECTURA
4 En
ella estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres;
5 la luz brilló en las tinieblas,
y las tinieblas no la comprendieron.
6 –Apareció un hombre enviado por Dios,
llamado Juan, 7 que vino como testigo,
para dar testimonio de la luz, de modo que
todos creyeran por medio de él.
8 Él no era la luz, sino un testigo de la luz.
2. LECTURA
9
La luz verdadera
que ilumina a todo hombre
estaba viniendo al mundo.
10 En el mundo estaba,
el mundo existió por ella,
y el mundo no la reconoció.
11 Vino a los suyos,
y los suyos no la recibieron.
2. LECTURA
12 Pero
a los que la recibieron,
a los que creen en ella,
los hizo capaces de ser hijos de
Dios:
13 ellos
no han nacido de la sangre
ni del deseo de la carne,
ni del deseo del hombre,
sino que fueron engendrados por Dios.
2. LECTURA
14 La
Palabra se hizo carne
y habitó entre nosotros.
Y nosotros hemos contemplado
su gloria, gloria que recibe del
Padre como Hijo único, lleno de
gracia y verdad.
Palabra del Señor
R/. Gloria a Ti, Señor Jesús
2. LECTURA
INTERIORIZACIÓN
Re-leer el texto individualmente…
- Es, probablemente, un himno de los primeros cristianos
en honor de Jesucristo.
- San Juan tal vez añade algo, p. e. 2. 6-8. Elaborado para
presentar al Verbo, la Palabra: “Dabar” en hebreo,
"Logos" en griego.
- Se divide en tres momentos:
Quién es: vv. 1-2
qué hace: vv. 3-10
se encarna: vv. 11-14
Es introducción a todo el evangelio. Se nos dirá en
seguida cuál es la misión y la obra del Verbo encarnado.
2. LECTURA
Primer momento: Quién es. (1, 1-2).
Intemporal: “En el comienzo” (VEn avrch): Indica lo
absoluto, recuerda a Gn 1, 1. Abre la experiencia
novedosa de la nueva creación.
El uso del imperfecto: existía, era, estaba, que traduce
la única forma griega «en» (h=n), facilita expresar el
ser, el estar, el existir y expresa lo indefinido en la
duración, lo sin fronteras...
Este es el Verbo, divino, intemporal, en el seno del
Padre.
(Iluminar con Jn 8, 24; 10, 30; 1 Jn 1, 1-2)
2. LECTURA
Segundo momento: qué hace. (1, 3-10)
Es la Palabra creadora: eficaz, produce lo que
dice, omnipotente, presente en la creación (Gn 1;
Col 1, 15-20; Hb 1, 1-3; Ap 1, 8; Sal 148, 5).
Es la presencia del Verbo antes de la Encarnación:
(cfr. Jn 8, 58).
Luz y vida: (1, 4-5.9) Tiene el Verbo una misión
dentro de lo creado: ser fuente de la vida, de todo
cuanto hace vivir plenamente (más tarde en Jn 10,
10). Especialmente considerado el hombre como
punto al cual mira toda la creación (Gn 1, 27-29).
2. LECTURA
El tema de la luz le sirve para expresar el tema de
la vida. Dios mismo se identifica con ella: 1 Jn 1, 5.
Jesús: Jn 8, 12; 9, 5; 12, 46.
Hablando de Dios en AT: Is 9, 1; 49, 6; 60, 1.3; Sal
104, 2.
Unida la luz a la vida evoca
fecundidad, calor, iluminación, energía,
alegría.
2. LECTURA
Lo opuesto a la luz son las tinieblas: Jn 3, 19; 1
Jn, 2, 8; 1 Ts 5, 4. Se cargan de sentido moral:
pecado, rechazo de la luz: Jn 8, 12-13; 9, 4041; Ro 1, 20-32; 13, 12-14.
Pero Dios insiste en iluminar el mundo
oscuro del hombre y le envía a su Verbo
que es la luz.
La respuesta del hombre: dejarse iluminar o
permanecer en la oscuridad del pecado.
De todos modos nada podrá vencer la luz.
2. LECTURA
El evangelio mostrará que Jesús es la vida llamando
a la vida a Lázaro Jn 11, 25; 1 Jn 3, 14; Mt 3, 35-36; 5,
24; 14, 6; 22, 32.
El término «vida» encierra no sólo la vida
natural, de la cual Dios es la fuente (Gn 2, 7), sino que
también abre la perspectiva de la vida eterna, la
participación de la vida divina en el seno de Dios (Jn
17, 3).
Las tinieblas (pecado) no pueden sofocar la luz (Jn 16,
33; Ef 5, 8; 1 Jn 1, 5; 2, 8; Col 1, 13; Lc 2, 32; Jn 3, 19-21; 9,
39; 12, 46; Ro 13, 12.
Carácter universal de la salvación en tiempo y espacio.
2. LECTURA
Vs. 6-8:
Enviado de Dios para ser testigo de alguien y de
algo. Juan Bautista no era la luz sino su servidor (5,
33-35).
V. 10: el tema del «mundo» en su doble
significación:
- el universo, escenario de la obra divina (Jn 17,
5) y la humanidad. Amada por Dios (Jn 3, 16)
- o fuerza de rechazo a la obra de Jesús (Jn 12, 31;
14, 30; 16, 11; 17, 9.11.13-16).
2. LECTURA
Tercer momento: ENCARNACION. (1, 11-14)
V. 11: Vino a lo propio, a su casa: el mundo creado
(Gn 28, 17), o Israel: 2 Sm 7, 16; Mt 15, 24.
Fracaso de la antigua alianza (Jr 31, 31-34).
- Dios es el menos ajeno a la casa del mundo y de los
hombres.
- El mundo es “lo propio” de Cristo y del hombre.
- Nunca está Cristo en lo ajeno. No es un
desconocido.
2. LECTURA
Israel lo rechaza (Mt 27, 25) pero Dios no rechaza a
Israel (Ro 11, 1-2).
“Los suyos” se desarrolla en Jn 10, 3-5:
"Al pastor le abre el portero, y las ovejas
escuchan su voz; y a sus ovejas las llama
una por una y las saca fuera. Cuando ha
sacado todas las suyas, va delante de ellas,
y las ovejas le siguen, porque conocen su
voz. Pero no seguirán a un extraño, sino que
huirán de él, porque no conocen la voz de
los extraños“.
2. LECTURA
“Vino” (en griego, aoristo “elthen” = h=lqen: insiste
en el carácter histórico de esa entrada del Verbo
(Jn 1, 1-2) al mundo de los hombres.
Se rompe la eternidad, el cielo, e ingresa al tiempo,
a la tierra.
LA ETERNIDAD DE DIOS
ENTRA EN EL TIEMPO
POR LA ENCARNACIÓN DEL VERBO
2. LECTURA
V. 12: Los creyentes lo acogieron (aoristo:
momento histórico, permanente…).
¿Quiénes? = La comunidad del discípulo amado
que escribe (los que creen: en presente).
También todos aquellos de la primera hora:
María, José, los pastores, Simeón, Ana, apóstoles,
muchos discípulos.
= pisteuo): acto libre de
aceptación ante todo de la persona (2, 23; 3, 18;
Creer (pisteu,w
1 Jn. 3, 23; 5, 13).
2. LECTURA
Llegar a ser hijos: no se era y se llega a ser.
Les “dio”: don del Verbo como encarnado. Abre
no sólo la posibilidad sino el hecho.
“Poder”: no posibilidad humana sino capacidad
que Dios concede.
“Hijos de Dios”: no ya la formulación antigua: el
rey, el mismo pueblo de A. T. sino una realidad
nueva y profunda: una forma de pertenecer al
misterio de Dios (1 Jn 3, 1; Ro 8, 14-15) (cf. Jn 3, 37; 11, 52; 1 Jn, 3, 1-2. 10; 5, 2.4.18).
Creer es llegar a ser hijo de Dios.
2. LECTURA
«La PALABRA se
hizo carne y habitó
entre nosotros»
v. 14:
Es la afirmación central del hecho
fundamental. Es la Encarnación histórica (aoristo).
El paso del sujeto (Verbo) al predicado (carne)
indica la unión, real pero misteriosa, de lo divino y
lo mortal en una sola persona.
La carne acentúa la realidad humana en
cuanto caduca, débil y mortal (Jn 3, 6; 17, 2; Gn 6,
3; Is 40, 6).
2. LECTURA
“Plantó (aoristo) su tienda”:
forma de habitar que evoca la «tremenda»
habitación de Dios en el Tabernáculo y el templo (Ex
25, 8; Nm 35, 34).
Al hacerse carne se habla de la presencia
divina en dimensión humana, cercana, familiar.
La presencia (shekina) de Dios habita en una
tienda (skene): presencia mudable, peregrina,
provisoria.
En Cristo habita entre nosotros, se hace visible y
tangible, al alcance de todos. No como en el templo
(Jn 10, 33).
2. LECTURA
“Vimos su gloria”: La gloria es manifestación
de Dios que llega para salvar “maravillosamente”.
Es el mismo Dios que se muestra glorioso
salvando (Ex 24, 16; 40, 34-35; 1 R 8, 10-11; Ex 9,
3; 10, 4. 18-19; 11, 22-23; 43, 1).
Esa manifestación esplendorosa de Dios
salvador en A.T. se contempla ahora en el Verbo
encarnado (Jn 2, 11; 13, 31; 12, 23.28; 17, 2. 2223).
2. LECTURA
Es la gloria del Padre Dios presente entre los
hombres en la fragilidad de la carne (Jn 17, 5). Siendo
el Hijo unigénito es el heredero total. La gloria de
Dios le pertenece en totalidad (Is 42, 8).
“Lleno de gracia y de verdad”: Ex 34, 6-7. Dios
se presenta como el que concede su favor, su amor,
su misericordia y es fiel: es la verdad.
Dios es verdadero cuando cumple sus promesas
y permanece fiel. Jesucristo es la encarnación de la
misericordia y la fidelidad de Dios. En él se cumplen
las promesas salvadoras (Ap. 1, 5).
2. LECTURA
Este misterio desafía toda reflexión.
El Verbo, Palabra poderosa, salvadora, consoladora,
infinita, en su ser divino, llega a ser, deviene carne, o
sea fragilidad, mortalidad (Cfr. VD. 11-13)
Algo inaudito se encierra ahí. El NT. lo llama el
«misterio» (Col. 1, 26; Ro. 16, 25; Ap. 10, 7).
Es el plan salvador de Dios a través de un
hecho culminante en la historia:
la encarnación de Dios en la
persona de Jesús, Cristo y Señor.
3. MEDITACION
El Logos, poder creador y salvador de Dios.
Tiene sus raíces en la cultura griega, conocida a
través de Filón (20 a. C. a 40 d. C.) y en la misma
Biblia.
En Antiguo Testamento Dios crea con su
Palabra eficaz y omnipotente (Gn 1); Es el poder
salvador: Is 55, 10-11, Palabra que viene de Dios,
empapa la tierra y la fecunda y regresa a Dios,
«no vacía» Sab 7, 22; 9, 9.12; Prov 8, 22; Sirá 24,
1-22. Sal 119 (p.e. v. 142). Se une al tema de la
sabiduría.
4. MEDITACIÓN
El Dios trascendente e irrepresentable (Ex 20, 4) se
manifiesta a través de su Palabra. La Biblia escoge este
fenómeno humano para hablar de la relación de Dios con
el hombre.
La palabra es de vivos e inteligentes. La palabra revela
la persona. A medida que hablamos nos damos a conocer,
incluso podemos revelar lo más íntimo y secreto del
corazón.
Esa palabra, cuando es divina, es personificada. Se
manifiesta, actúa, crea.
Era el mejor vehículo para hablar de la Encarnación: el
Verbo de la Trinidad que asume la condición humana,
siendo espiritual e inmaterial.
4. MEDITACIÓN
La palabra griega Logos, rica de sentidos, significa
entre otras cosas:
(a) la razón de ser de la realidad, la quintaesencia
de los seres.
(b) La palabra creadora: palabra omnipotente y
eficaz a cuya voz todo responde con la existencia.
(c) La sabiduría que pone orden y concierto en la
variedad infinita de lo creado.
(d) La palabra que ilumina y vivifica: es luz
y vida.
(e) La palabra reveladora, encarnada y presente en
Jesús, revelación máxima de Dios Padre.
4. MEDITACIÓN
Mucho ha reflexionado la teología sobre este
misterio pero siempre desde categorías de
pensamiento propias del hombre.
Dios sigue
siendo el inefable.
La presencia de Dios entre los hombres,
misterio apetecido por el hombre de todos los
tiempos y religiones, toma visibilidad en
Jesús de Nazareth, hijo de María.
4. ORACION
Adoremos a Dios en su designio salvador. Adoremos
su divinidad en la debilidad de la carne.
Agradezcamos la condescendencia infinita de Dios
al abajarse a nuestra naturaleza para elevarnos a la
condición de hijos.
Abramos nuestra «tienda» para que Jesús, Dios
encarnado, la habite.
No la hagamos indigna de su presencia.
Pidamos perdón por ser de aquéllos que no han
acogido del todo la Palabra.
4. ORACIÓN
Dejémonos iluminar por el Verbo.
Aceptemos la Vida divina
que Él nos dispensa.
El quiere prolongar su encarnación en
el mundo de hoy, a través de nosotros
mismos: démonos a Él para asumir
esta vocación inigualable.
Amén
5. CONTEMPLACION
ACCION
Silenciosamente contemplemos en
nosotros, en nuestros hermanos, en el
mundo este misterio de la encarnación
de Dios.
Sintamos que El nos habita en la
persona de Jesús. Descansemos en él y
gocémonos de su presencia salvadora.
5. CONTEMPLACIÓN
ACCIÓN
Este Prólogo puede ser leído e interpretado
como la base del Mensaje Final del Sínodo de los
Obispos y de la Exhortación Apostólica
«Verbum Domini», sobre «la Palabra de Dios
en la vida y la misión de la Iglesia».
Allí se propone un viaje espiritual, de la
Palabra y del discípulo, que une lo infinito de
Dios y lo histórico del ser humano, a través
de cuatro etapas:
5. CONTEMPLACIÓN
ACCIÓN
A-
La VOZ DE LA PALABRA: «en el principio
existía la Palabra, todo fue hecho por ella y sin ella no
se hizo nada de cuanto llegó a existir»:
•revelación cósmica
que hace los cielos y la
tierra, «llama a las cosas que no son para Que
sean»(Rm 4,17);
•revelación histórica que juzga, ilumina y orienta
la historia a fin de que «todos los hombres se salven»
(1Tm 2, 4);
•revelación escrita, como su memorial canónico,
histórico y literario.
5. CONTEMPLACIÓN
ACCIÓN
B- El ROSTRO DE LA PALABRA: «se hizo
•
•
•
•
carne y habitó entre nosotros»,
rostro histórico de una Palabra que entra en
el espacio y en el tiempo,
rostro humano en Jesús de Nazaret;
rostro de Dios invisible y rostro del hombre
frágil y mortal;
rostro en el libro, que es carne y letra,
lengua y forma literaria.
5. CONTEMPLACIÓN
ACCIÓN
C- La CASA DE LA PALABRA: «habitó
entre nosotros» = «puso su morada
entre nosotros», en la Iglesia que se
construye sobre las cuatro columnas de la
primitiva
comunidad
cristiana:
la
predicación del kerigma, la oración, la
fracción del pan y la comunión (Cf Hch. 2,
42).
5. CONTEMPLACIÓN
ACCIÓN
D- Los CAMINOS DE LA PALAbra: «luz
verdadera que con su venida al mundo ilumina a
todo hombre», misión que le permite a la Palabra
salir de su casa, volverse peregrina en la búsqueda
de la verdad, la justicia y de la paz, saciando el
hambre de «oír la Palabra de Dios» (Am 8, 11) y el
hambre material de los pobres, iluminando con su
luz la red de las comunicaciones, el dinamismo de
las familias, el alcance de las relaciones
ecuménicas e interconfesionales, la inculturación
del evangelio.
5. CONTEMPLACIÓN
ACCIÓN
Nuestro
compromiso hoy
Durante esta Jornada Bíblica, al ritmo de la
Palabra de Dios, adquirimos un compromiso
que implica cuatro actitudes:
1)
voz de la Palabra en
la ecología, la historia y la
realidad;
Escuchar la
5. CONTEMPLACIÓN
ACCIÓN
2) Identificar el rostro de la Palabra en
Jesucristo y en la interpretación de las
Escrituras;
3) Construir la casa de la Palabra por
medio de la proclamación del mensaje,
la oración de escucha (lectio divina),
la participación en la Eucaristía y la
caridad fraterna;
5. CONTEMPLACIÓN
ACCIÓN
4) Hacer los caminos misioneros de
la Palabra llevándola al ansia
espiritual de las mujeres y los
hombres de hoy, nuestras familias y el
sufrimiento de los pobres, por medio
de la Misión Permanente en
nuestra Diócesis.
5. CONTEMPLACIÓN
ACCIÓN
RECORDEMOS QUE:
• El Rostro de la Palabra: «se hizo carne y
habitó entre nosotros»,
• Y gracias a ÉL,
«TODOS tenemos acceso
AL PADRE,
POR CRISTO,
EN EL ESPIRITU SANTO»
Ef. 2, 18
5. CONTEMPLACIÓN
ACCIÓN
Propongámonos que en todos los
espacios de nuestra vida habite Jesús
e inspire nuestro quehacer diario.
Igualmente en el ambiente en que
vivimos.
Entonemos el MAGNIFICAT
DICHOSOS
LOS QUE ESCUCHAN
LA PALABRA DE DIOS
Y LA PRACTICAN
Lc. 11, 28
GRACIAS
P. Carlos Pabón Cárdenas, Eudista
Descargar

Diapositiva 1 - diaconia.com.co