PUNTA DEL ESTE.- Destrozos en el puerto, casas dañadas por árboles caídos, niños evacuados de
barrios humildes, cartelería pública por el piso, un obrero lesionado por la caída de una grúa,
automóviles averiados y la alteración del funcionamiento de la principal balneario uruguayo
conforman el balance primario del fuerte temporal que sacudió a esta ciudad.
Las autoridades habían alertado anteayer sobre los riesgos del temporal y, sobre la medianoche,
Punta del Este sufrió un sacudón, con vientos de 80 kilómetros por hora y picos de 120, que dejó
muchos daños. Entre 15 y 18 barcos terminaron contra la glorieta de la rambla de la Playa
Mansa. Fue el impacto más feroz del temporal.
El vocero de Bomberos de Maldonado informó sobre un sereno lesionado, de 22 años, que
trabaja en una construcción en la Parada 1 de la Brava. Una grúa de la obra cayó sobre la casilla
en la que hacía guardia y tuvo que ser rescatado por los bomberos y funcionarios municipales,
que lo llevaron al sanatario del barrio Cantegrill, donde seguía internado en estado grave.
Los principales problemas que debieron atender los bomberos fueron voladuras de techos y
barandas, y caída de árboles sobre casas y autos.
Ayer por la tarde, los bomberos evacuaron cinco casas en la zona de Punta Shopping porque un
árbol se tambaleaba y amenazaba la seguridad de los vecinos, hasta que lograron talarlo. El
Campus de Maldonado, zona deportiva municipal, fue utilizado para alojar a niños del barrio El
Placer, una zona humilde afectada por la intensa lluvia.
La caída de árboles y postes de luz se produjo en dos zonas residenciales de Punta del Este: los
barrios San Rafael y Pinares. La información indicaba que no había daños graves.
Las autoridades atendían ayer de tarde problemas por caída de cables de energía eléctrica. La
Prefectura del Puerto reportó 18 embarcaciones desprendidas de sus amarras, algunas de las
cuales terminaron sobre la rambla.
Descargar

Diapositiva 1 - www.popa.com.br