VINCENT VAN GOGH
1850 - 1890
ADMIRA LAS OBRAS
ESCUCHA LA MUSICA
LEE LAS FRASES
La vida es fascinante, sólo hay que mirarla
a través de las gafas correctas.
Cada vez que un hombre ríe,
añade un par de días a su vida
He aprendido que estar con aquello
que me gusta es suficiente.
El tiempo es un gran maestro
que arregla muchas cosas.
El mundo está lleno de pequeñas alegrías;
el arte consiste en saber distinguirlas.
Se amigo de ti mismo
y lo serán los demás.
Lo que se necesita para conseguir la felicidad,
no es una vida cómoda, sino un corazón
enamorado.
Quien conversa con un rostro amable,
llena de alegrías los corazones de los demás.
Siente el pensamiento,
piensa el sentimiento.
Para mí, cada hora del día y la noche,
es un indescriptible y perfecto milagro.
La recompensa de una buena
acción es haberla hecho.
Los defectos son muchos cuando
el amor es poco.
El perdón no cambia el pasado pero sí el futuro.
Noble cosa es, aun para un anciano, el aprender.
Si quieres hallar en cualquier lado amistad,
dulzura y poesía, llévalas contigo.
La belleza complace los ojos;
la dulzura encadena el alma.
La prudencia es la base de la felicidad.
El amor es la más fuerte de las pasiones, porque
ataca al mismo tiempo a la cabeza,
al corazón y al cuerpo.
No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde
lo hay, ni fingirlo donde no lo hay.
Un hombre sin pasiones está tan cerca
de la estupidez que sólo le falta
abrir la boca para caer en ella.
El alma que hablar puede con los ojos
también puede besar con la mirada.
Quien conserva la facultad de ver la belleza no
envejece.
Tan sencilla es la verdadera felicidad, que la mayor parte de
las gentes no reparan en ella. Es hija de lo más humilde,
tranquilo y modesto que en el mundo existe.
Descargar

Van Gogh