1er domingo
de Adviento
(Ciclo A)
El AÑO LITÚRGICO
está centrado
en dos grandes fiestas:
NAVIDAD y PASCUA.
Y cada una de ellas con 2 momentos:
-Preparación:
Adviento y
Cuaresma
Celebración:
Nacimiento de Jesús
Resurrección de Jesús.
El compañero principal en nuestro caminar
durante este año litúrgico será
el Evangelio de San Mateo.
(Ciclo A)
1er domingo
de Adviento (A)
ADVIENTO
En las dos
1 DOMINGO
de
primeras semanas,
ADVIENTO
vigilantes y atentos,
Ciclo A
esperamos la venida
definitiva y gloriosa
de Cristo Salvador;
y en las dos
últimas semanas,
recordando la espera
de los profetas
y de María,
preparamos su nacimiento en Belén.
er
En la 1ª Lectura, ISAÍAS representa
a los profetas que creyeron y anunciaron
un futuro mejor.
Encarna la espera
del Antiguo Testamento
A un pueblo que vivía
una situación dramática
de peligro de guerra,
anuncia un futuro
maravilloso:
Las armas
se transformarán
en instrumentos
pacíficos de
trabajo y de vida.
“De las espadas
forjarán arados
de las lanzas,
podaderas.
No alzará
la espada pueblo
contra pueblo...”
En la 2ª Lectura,
Pablo nos invita
a “espabilarnos"
para descubrir
los signos
del nuevo día
y caminar
al encuentro
de la Salvación,
dejando
las actividades
de las tinieblas
y vistiendo las armas de la LUZ.
El Evangelio
es una llamada
a una VIGILANCIA
permanente,
para reconocer
al Señor en su venida.
Para transmitir
ese mensaje,
Jesús nos presenta tres cuadros:
- El 1er Cuadro
es el de la humanidad
en la época de Noé:
Los hombres
vivían
preocupados sólo
en “gozar de la vida”.
Cuando
el diluvio llegó,
los cogió de sorpresa y desprevenidos.
“Llegó el diluvio y se los llevó a todos…”
- El 2º Cuadro
habla
de los trabajos de
la vida cotidiana:
pueden llevarnos
a descuidar la
preparación de la
Venida del Señor.
“Dos hombres estarán
en el campo: a uno se lo llevarán…”
- El 3er Cuadro
expone el ejemplo
del dueño
de una casa,
que se duerme y
deja que un ladrón
robe en su casa.
Si supiera el dueño de casa
a qué hora de la noche viene el ladrón…
“Por eso
estad
también
vosotros
preparados,
porque
a la hora
que menos penséis
viene el Hijo del hombre”.
Salmo 121
Qué alegría
cuando me dijeron:
vamos a la casa
del Señor.
Ya están pisando
nuestros pies
tus umbrales,
Jerusalén.
Jerusalén
está fundada
como ciudad
bien compacta.
Allá suben
las tribus,
las tribus
del Señor.
Según
la costumbre
de Israel,
a celebrar
el nombre
del Señor.
En ella están
los tribunales
de justicia,
en el palacio de
David.
Desead la paz
a Jerusalén:
vivan seguros los
que te aman,
haya paz
dentro
de tus muros,
seguridad
en tus palacios.
Por mis hermanos
y compañeros,
voy a decir:
"La paz contigo".
Por la casa
del Señor
nuestro Dios,
te deseo
todo bien.
Qué alegría
cuando me dijeron:
vamos a la casa
del Señor.
Ya están pisando
nuestros pies
tus umbrales,
Jerusalén.
Muéstranos, Señor,
tu misericordia y
danos tu salvación.