Un hombre muy rico estaba en el campo
descansando, cuando vio que unos
malhechores se acercaban dispuestos a
matarlo, para robarle el dinero. Él se
escondió en el agujero de un árbol.
Mientras se acercaban, rogó a DIOS que
pusiera un tabique en el árbol para que
no pudieran entrar.
A su lado había una pequeña arañita que
empezó a hacer una “tela” en el agujero
del árbol. Él hombre rogaba a DIOS,
insistentemente, que lo que quería era un
tabique, no una tela de araña...
Cuando los ladrones se acercaron al árbol,
viendo la “telaraña” se dijeron:
“Aquí seguro que no está, se ve que nadie
ha pasado por aquí en mucho tiempo...”
Muchas veces le pedimos a
DIOS “Nuestra Solución” y
no necesariamente ésta es
siempre la más apropiada
para nosotros... DIOS nos da
lo que es MEJOR para
nosotros, aunque no lo
comprendamos en ese
momento.
“Y nosotros hemos de responder
confiados: «El Señor es mi socorro, no
temeré. ¿Qué pueden hacerme los
hombres?».” Hebreos 13, 6.
Descargar

CONFIANZA EN DIOS