750
Incidente camino de Constantina
El día 18 de diciembre del
2010, cuando fuimos a
Constantina, en el camino
paramos a desayunar.
Yo no llevaba una mochila pequeña, porque se
me olvidó en mi casa. Mi desayuno estaba en la
mochila grande, que se encontraba en el interior
del maletero del autobús. Yo le dije a Rocío, mi
monitora, que el desayuno se me había quedado
en la mochila grande, ella me dijo que fuéramos
a cogerla con mi hermana. Mi monitora le dijo a
la conductora del autobús que abriera la puerta
del maletero para poder coger nuestro desayuno.
Cuando lo abrió y estábamos buscando el
desayuno, mi hermana observó cómo las puertas
se estaban cerrando con nosotras en el interior
del maletero. La monitora nos dijo que nos
metiéramos más adentro, porque ya no nos daba
tiempo de salir.
Incidente camino de Constantina
751
Mi monitora colocó la mano en la puerta del
autobús, porque creía que tenía “medida de
seguridad”, pero la puerta continuó cerrándose.
La monitora intentó meterse dentro y lo
consiguió, pero no del todo: media pierna se le
quedó fuera impidiendo que pudiera cerrarse la
puerta.
El autobús empezó a moverse con
nosotros dentro. Cuando paramos a echar
gasolina, una mujer oyó los gritos tan fuertes
de Rocío, se asomó y me vio a mí por la rejilla
que se quedó sin cerrar por culpa de la pierna
de Rocío. La mujer se quedó asombrada y con
la boca abierta. Intentaron abrir la puerta pero
ésta, imagino que de los golpes, se estropeó y
tuvieron que abrir las puertas los monitores.
Cuando me consolaron después de
un buen rato con llantos, mis amigos me
dijeron que ellos veían un pie asomando. Por
eso, ya no me monto en el maletero, sino que el
desayuno me lo cogen los monitores.
versión de Ángela Valpuesta Romero
750
Incidente camino de Constantina
El día 18 de diciembre del
2010, cuando fuimos a
Constantina, en el camino
paramos a desayunar.
Nosotras llevábamos el desayuno en la
mochila grande que estaba en el
maletero del autobús. La conductora
abrió las puertas. Nuestra monitora
estaba de pie buscando dentro del
maletero. Yo me di cuenta que las
puertas se estaban cerrando y se lo dije
a nuestra monitora. Ella nos dijo que
nos metiéramos dentro del maletero y
nosotras le hicimos caso. Ella también
intentó meterse, pero las puertas se
cerraron rápidamente y no consiguió
meterse del todo, pillándole parte del
pie.
Incidente camino de Constantina
751
El autobús dio marcha atrás
con nosotras dentro. Creo que
los monitores se dieron cuenta
de que faltábamos mi monitora
y nosotras dos, por lo tanto se
lo dijeron a la conductora para
que parara y ella paró.
Y al fin nos sacaron del
maletero pero a mi monitora
las puertas le dejaron una
cicatriz. Creo que le duele un
poco, pero espero que se
recupere pronto.
versión de Isabel Valpuesta Romero
Descargar

Diapositiva 1