Coincidencias en su vida y en su muerte
dignas de ser notadas y meditadas
Fonts: Arial, Korinna, Bookman Old Style
falleció el primer Sábado de Abril,
consagrado al Corazón Inmaculado
de María
“Estoy muy sereno -había dicho
poco antes- estoy en los brazos
de la Inmaculada”
falleció cuando ya había
comenzado litúrgicamente
el Domingo “in Albis”
en el que se celebra la fiesta
de la Divina Misericordia,
que él había instituido el
23 de Abril de 1995
Karol Jòsef Wojtyła
nació en Wadowice, Polonia,
el 18 de Mayo de 1920
Ese día tuvo lugar
un eclipse de sol
Un evento astrónomico que ocurre por término medio cada seis meses
Una coincidencia
Ese día hubo otro eclipse solar
Otra coincidencia…
El Sol es símbolo
de Dios,
representa la Fe,
la Divinidad,
la Divina Voluntad…
La Profecía de San Malaquías, obispo de Armagh, Irlanda
(1094-1148), sobre los Pontífices Romanos, había indicado
el Pontificado de Juan Pablo II con la frase:
“De labore Solis”
(Los trabajos o fatigas o esfuerzos del Sol)
El 2 de Abril de 2005, día
en que murió Juan Pablo II,
coincide con la fecha histórica
más probable de la muerte
de Cristo: el 2 de Abril
del año 33, “Parasceve”
o víspera de la Pascua.
(Datos tomados,
respectivamente, dal estudio del
ingeniero Carlos Vidal Martínez,
“Y los suyos non La recibieron”,
y del estudio de Noël Derose,
del CESHE-France, “Las plagas
de Egipto y el paso del mar
Rojo”, sobre la extraordinaria
obra egiptológica de Fernand
Crombette)
La gran fiesta de la Pascua era
determinada por el primer plenilunio
después del equinocio de primavera,
y aquel año fue el 3 de Abril
Jesús nos ha abierto el paso
de la muerte a la Vida a través
del mar Rojo de su Sangre.
Y coincide también
con el momento histórico
en que se abrió el mar Rojo
(la noche del 2 al 3 de Abril del
1226 a.C.) y Moisés, a la cabeza
del pueblo liberado, llegó
a la otra orilla
El 2 de Abril del 2005
el Papa Juan Pablo II,
que como un nuevo Moisés ha guiado la Iglesia
hasta el Tercer Milenio, como en un tercer Exodo,
para su definitiva liberación del querer humano y su triunfo
en el Reino del Querer Divino, ha pasado a la otra orilla
El 13 de Mayo de 1981 era el 64° aniversario
de la primera aparición de Nuestra Señora,
Reina de la Paz, en Fátima
Ese día, a las 17 horas y 19 minutos,
el Papa fue herido mortalmente
en la Plaza de San Pedro: la Stma. Virgen
lo salvó de una muerte segura.
Las 17 y 19, leídas al contrario …
son 1917, ¡el año de Fátima!
El 24 de Junio siguiente, 42 días después, comenzaron
las últimas apariciones públicas de María,
la Reina de la Paz, en Medjugorje.
Del 2 de Abril al 13 de Mayo van otros 42 días:
¡ Qué sorpresa hubo, cuando ese día el Papa
Benedicto XVI anunció la apertura de la Causa
de Beatificación de Juan Pablo II !
¿Simple coincidencia?
En el Angelus del 8 de Diciembre 1997,
fiesta de la Inmaculada, el Papa dijo: “La
humanidad de nuestra época, que se
prepara a entrar en el tercer milenio,
encuentra en la Inmaculada
el modelo de la espera
y la Madre de la Esperanza.
Ella nos enseña a rechazar el fatalismo y
la resignación pasiva, así como toda
tentación milenarista.
Ella nos enseña a dirigirnos hacia
el porvenir, sabiendo que Dios viene
hacia nosotros; que somos llamados
a prepararnos a ese encuentro
en la oración y en la espera vigilante.
Mirandola a Ella, la Virgen de la
Sabiduría, aprendemos a estar
preparados a comparecer ante Cristo
a la hora de su Regreso glorioso.
Que María nos ayude a ir al encuentro
del Señor con una fe viva,
con una esperanza gozosa
y una caridad activa”.
Añadamos por último otra “coincidencia”:
La prodigiosa imagen de la Stma. Virgen de
Guadalupe – la única en que María aparece
encinta – tiene 46 estrellas en su manto.
Desde el Papa Clemente VII, el Pontífice
reinante en 1531, a Juan Pablo II,
han habido 46 Pontífices.
¿Habrá sido tal vez él “la última estrella”
de la noche? ¿Acaso por eso su primer viaje
apostólico fue al santuario de Guadalupe?
Y en el Evangelio leemos:
“Jesús respondió: - Destruid este Templo y Yo en tres días lo haré resurgir -.
Le dijeron entonces los judíos: - Este templo ha sido edificado en 46 años
y Tú en tres días lo harás resurgir? - . Pero El hablaba del Templo de su Cuerpo”.
(Jn. 2,19-21) Jesús tenía 30 años al comienzo de su vida pública,
más otros 16 años de María cuando lo dió a luz: total, 46 años.
¿Será esto también casualidad? “...¿Quién organiza las casualidades?”
Que el Santo Padre
Juan Pablo II continue a
ayudarnos desde el Cielo,
y de manera especial
a su sucesor,
el Papa Benedicto XVI:
“Bendito el que viene
en el nombre del Señor”
Me parece sentir su mano fuerte
que estrecha la mía; me parece ver
sus ojos sonrientes y escuchar sus palabras,
dirigidas en este momento
particularmente a mí:
“El Espíritu y la Esposa
El que da testimonio
dicen: ¡Ven!
de estas cosas dice:
¡Sí, vendré pronto!
¡Amén!
¡Ven, Señor Jesús!
El que escuche repita: ¡Ven!
La Gracia del Señor Jesucristo esté con todos vosotros. ¡Amén!”
(Apoc. 22,17 y 20)
Descargar

Coincidencias en la vida y en la muerte de JP II