Loess School
Calama
Miss Katherine Calderón Lara
Mayo de 2009
Como ya hemos señalado, es frecuente que en la
narración reproduzcamos las palabras de otros. Esa
reconstrucción puede hacerse de varias formas
distintas:
En el estilo directo se interrumpe el hilo narrativo para reproducir
literalmente lo dicho.
Juan estaba agotado. Suspiró y dijo: “Jamás vuelvo o subir
corriendo”.
En el estilo indirecto, lo dicho por el personaje se convierte en
parte de la narración.
Juan estaba agotado. Suspiró y dijo que jamás volvería a subir
corriendo.
Estilo indirecto libre:
En este se combinan el estilo
directo y el estilo indirecto. Se reproduce lo que dice el
personaje, pero en la voz del narrador. Se caracteriza
porque no aparece un verbo dicendi, lo que lo separa del
estilo directo y del estilo indirecto.
Juan estaba agotado y jadeaba; los pensamientos se
agolpaban en su mente; no, ya jamás volvería a subir
corriendo.
El narrador en tercera persona, recoge las palabras o
pensamientos de los personajes como si fuera en estilo
directo; pero, en este caso, las palabras se insertan sin los
nexos y sin las marcas tipográficas
En los diálogos de las narraciones, el
resultado es parecido al que se observa en
el teatro, pero la presencia del narrador se
refleja en las acotaciones de quién habló,
cómo lo dijo, en qué circunstancias, etc.
Ejemplo: ¡Hola! —dijo Luis con la vista
perdida.
Verbos declarativos:
También llamados verbos de comunicación o verbos “dicendi”
afirmar
admitir
asegurar
aseverar
comentar
enfatizar
comunicar
manifestar
confirmar escribir
precisar
contar
puntualizar
explicar
decir
querer decir
indicar
declarar
recalcar
El Monólogo: Es una variante en la que un personaje
habla consigo mismo. Esta forma deja entrever el interior
del personaje, sus sentimientos, sus emociones, etc.
Aunque lo normal es el uso de la primera persona, también
se utiliza la segunda cuando se desdobla y habla consigo
misma.
Ej. "La ciudad está pendiente de mi. No sé qué hacer. No
le quiero. Pero es muy rico. Sí. Me casaré con Don Víctor.
Los demás pueden decir misa".
Corriente de la conciencia: El narrador desaparece
totalmente: el discurso de los personaje discurre
libremente
Para seguir el pensamiento del personaje, el lector ha de
ordenarlo de forma lógica
Ej.: "No sé qué hacer. Que digan lo que quieran. Sí, me
casaré. Todos pendientes de mi. Cretinos. No le quiero.
Es muy rico..."
LOS TRES CEDAZOS
En cierta ocasión, un hombre fue a visitar a Sócrates, el filósofo, y le dijo:
- Voy a contarte unas cosas sobre tu mejor amigo, para que no confíes tanto en
él.
Sócrates le preguntó:
- ¿Has pasado lo que vas a decirme por tres cedazos?
Muy sorprendido, dijo el otro:
- ¿A qué cedazos te refieres?
- El primero -respondió el filósofo- es el de la verdad. ¿Estás seguro de que lo
que vas a contarme es cierto?
El visitante contestó:
- No lo estoy. Lo he sabido a través de otras personas.
Sócrates continuó:
- El segundo cedazo es el de la bondad. ¿Estás seguro de que son tus buenos
sentimientos los que te impulsan a contarme esas cosas? Y el tercero -prosiguió
Sócrates- es el de la utilidad. ¿Piensas que es necesario que yo sepa lo que vas a
contarme?
- Sinceramente -dijo el hombre- no había pensado en todo eso.
- En tal caso -dijo Sócrates-, guarda tus palabras en tu corazón y olvídalas.
"Aquel día había recibido
una carta perfumada de
su amiguita Obdulia, viuda
de Pomares.¡Qué emoción!.
No quiso abrirla hasta
después de terminar la sopa".
¿Quién habla y quién ve en ese momento: el
narrador o el personaje?. El narrador asume la voz
y la visión de los personajes. Ambigüedad total
entre la voz y la visión del narrador y las del
personaje: confusión en el lector.
Históricamente, del estilo indirecto surge el indirecto
libre. Éste es el primer paso dado en la historia de la
novela en el distanciamiento entre narrador y
personaje, descubriéndose progresivamente la
conciencia de éste último. Dicho proceso se inicia en
el s. XIX con Flaubert, Clarín y otros novelistas del
"Naturalismo", hasta llegar al “monólogo interior” y
,ya en pleno s. XX continúa con James Joyce, hasta
llegar a la “corriente o flujo de conciencia”.
Descargar

Estilos Narrativos/ Tercero Medio