Tensado del
papel para
acuarela
Tensado del papel
Un papel con un grosor medio o
delgado se recomienda tensarse
(dependiendo del tamaño de la
superficie) porque al pintar sobre el
las fibras, cuando están mojadas,
absorben la humedad y se hinchan
como una esponja, provocando
dobleces. Las fibras secas se
contraen de nuevo (no siempre
hasta el tamaño original) y los
dobleces pueden persistir. Tensar el
papel
resuelve
el
problema
asegurando que la hoja se seque
plana cada vez que se moje.
Para tensar el papel se
necesita: un tablero de
madera mayor que el papel,
cinta de papel adhesiva
(cinta
de
papel
kraft
engomada), dos esponjas,
cúter y agua. Las cintas de
papel
adhesivo
deben
cortarse de un tamaño
superior a los bordes del
tablero aproximadamente 4
cm más dependiendo del
lado que se trate, dos para el
largo y otras dos para el lado
ancho.
El papel debe ser menor en tamaño al
tablero, el objetivo es que la mitad del
ancho de la cinta engomada este en
contacto con la tabla y la otra mitad
con el papel para que de esta forma lo
detenga y no permita que se formen
arrugas. El papel se va a mojar de
manera uniforme y al hacerlo se
expandirá, así en este tiempo se fija por
medio de la cinta al tablero y cuando
el papel seque, perderá humedad y
disminuirá de tamaño, es así como se
produce la tensión, una vez realizado
este proceso el papel nunca regresa al
tamaño que tenia antes de ser
tensado, será más chico.
De acuerdo a las características del
papel el proceso de humedecerlo es
diferente, si el papel es delgado y
con una superficie pequeña bastará
con mojarlo por la parte de atrás con
el objetivo de no dañar la cara
principal, por la superficie tampoco
necesitamos que al mojarlo en
exceso y se produzca el secado se
contraiga demasiado y se despegue
de la cinta engomada. Si el papel es
de un grosor mayor y su superficie es
más
extensa,
podemos
incluso
sumergirlo en una charola con agua,
dejarlo por unos instantes para que
absorba el agua y escurrirlo antes de
pegarlo.
Es recomendable que el papel
antes de tensarlo, ya sea si se
humedeció solo la parte trasera o
no, esperar a que absorba el
agua,
esto
los
sabemos
observando la superficie, esta
pasa de ser brillante a opaca, es
así como procedemos a colocarlo
en el tablero y sostenerlo con las
cintas.
El
papel
debe
humedecerse
lo
más
uniformemente posible, ya que si
agregáramos más agua en algún
lado con relación a otro, al
secarse se contraerá demasiado y
pueden quedar arrugas, esto es
por que el lado que estuvo con
mayor humedad se reducirá más
de tamaño que la zona que no se
le agrego tanta agua.
Las cintas antes de utilizarlas
también deben ser humedecidas y
esperar un poco para colocarlas
porque el adhesivo que contienen
también tiene que hidratarse para
que pueda tener la adhesión
adecuada. Al pegarlas solo se
oprime al colocarlas en su sitio, no
deben tallarse con los dedos porque
se deforman y quedan chuecas.
No debe de utilizarse la misma
esponja o el agua con la que se
mojaron las cintas adhesivas y esto
es porque casi siempre el papel que
utilizamos es un papel con un
contenido de algodón y libre de
ácido; y el pegamento que trae las
cintas produce acides y con el
tiempo
el
papel
se
puede
amarillecer con mayor velocidad.
En este sentido es recomendable
también que cuando un proyecto se
ha terminado, se destense o se corte
de tal forma que no se guarde
tensado porque la acides del
adhesivo y de papel con que esta
fabricada las citas amarillece el
papel.
Con el papel húmedo y las cintas listas
se procede a centrar el papel en el
tablero y se colocan las cintas en
reflejo, es decir un lado y luego el de
enfrente procurando que no queden
bolsas de aire ni arrugas en el papel,
para concluir con los otros dos
extremos.
El tablero deberá dejarse secar de
manera horizontal para que no forme
bolsas o arrugas y no exponerlo al sol
para que no quite en exceso la
humedad y amarillezca el papel.
Descargar

Diapositiva 1