LEYENDA Y REALIDAD
SOBRE
LA
SEGURIDAD VIAL
Había una vez ......
Un hombre que subía cada día al autobús para ir al trabajo
Una parada después, una anciana subía al autobús y se
sentaba al lado de la ventana
La anciana abría una bolsa y durante todo el trayecto,
iba tirando algo por la ventana,
Siempre hacía lo mismo y un día, intrigado, el hombre
le preguntó que era lo que tiraba por la ventana.
- ¡Son semillas! - le dijo la anciana .
- ¿Semillas? ¿Semillas de qué?
- De flores mágicas, que con su belleza y aroma sean el
vinculo mágico para mentalizarnos a todos de lo peligroso
que es la circulación ...
- Me gustaría poder viajar viendo flores durante todo el
camino, que informaran a los usuarios de las vías de los
riesgos, a prevenirlos, a cambiar las actitudes, a concienciar
sobre la importancia y el porqué del respeto de las normas,
etc. ¿Verdad que sería bonito?
-Pero las semillas caen encima del asfalto,
las aplastan los coches, se las comen los pájaros...
¿Cree que sus semillas germinarán al lado del camino?
- Seguro que sí. Aunque algunas se pierdan,
alguna acabará en la cuneta
y, con el tiempo, brotará.
- Pero... tardarán en crecer, necesitan agua ...
- Yo hago lo que puedo hacer. ¡Ya vendrán los días de lluvia!
La anciana siguió con su trabajo ...
Y el hombre bajó del autobús para ir a trabajar,
pensando que la anciana había perdido un poco la cabeza .
Unos meses después...
Yendo al trabajo, el hombre, al mirar por la ventana,
vió todo el camino lleno de flores...
¡Todo lo que veía era un colorido y florido paisaje, que
mágicamente transmitia a todos los conductores un aroma
de sentimiento, de responsabilidad y de sensibilización sobre
las graves consecuencias de los accidentes !
Se acordó de la anciana, pero hacía días que no la había
visto. Preguntó al conductor :
-¿La anciana de las semillas?
-Pues, ya hace un mes que murió.
El hombre volvió a su asiento y siguió mirando el paisaje.
«Las flores han brotado, se dijo,
pero ¿de que le ha servido su trabajo?
No ha podido ver su obra».
De repente, oyó la risa de un niño pequeño.
Una niña señalaba entusiasmada las flores...
- ¡Mira, papá! ¡Mira cuántas flores!
- Sí hija, tienen un lenguaje propio, dicen que el mismo
que hablan las Hadas, por ello por ser la vivienda de
estos seres mágicos, ellas son mágicas.
¿Verdad que no hace falta explicar mucho
el sentido de esta historía?
La anciana de nuestra historia había hecho su trabajo, y dejo
su herencia a todos los conductores que la pudieran recibir,
a todos los que pudieran contemplarla y ser más prudentes
al volante.
Dicen que aquel hombre, desde aquel día,
hace el viaje de casa al trabajo
con una bolsa de semillas que vá
arrojando por la ventanilla
Pero lo aquel hombre, no sabía de aquella anciana , es que
era la madre de Irene, una joven que perdió su vida en un
accidente de tráfico, que sufrió en esa misma carretera,
dejando antes de morir la siguiente declaración en una carta:
La Última carta de Irene
Salí de fiesta mamá.
Fuí a una fiesta y me acordé de lo que me dijiste. Me pediste que no bebiera alcohol mamá. Por eso, bebí un Sprite. Sentí orgullo de mi
misma. Hice una elección saludable y tu consejo fue correcto. Y cuando la fiesta finalmente acabó la gente empezó a conducir sin estar
en condiciones.
Fui a mi coche con la certeza de que iría a casa en paz. Nunca podría imaginar lo que esperaba mamá...
algo que no podría esperarme.
Ahora estoy tirada en la carretera y oigo a un policia decir "El chico que provocó este accidente iba borracho".
Mamá, su voz parecía tan distante...
Mi sangre está derramada por todos lados y estoy intentando con todas mis fuerzas no llorar.
Puedo oir a los médicos diciendo: "Esta chica va a morir".
Él, como yo, había salido de fiesta pero , él decidió beber y conducir y ahora yo tengo que morir...
¿Por qué las personas hacen esto mamá? Sabiendo que esto va a arruinar vidas...
El dolor me está cortando con un centenar de cuchillos afilados.
Di a mi hermana que no se asuste, mamá, dile a papá que sea fuerte, os quiero tanto, me gustaría que me diéseis un último beso.
Alguien debería haber dicho a aquel chico que está mal beber y conducir...
Tal vez si sus padres se lo hubiera dicho yo ahora estaría viva...
Mi respiración se está debilitando, mamá, y tengo mucho miedo...
Estos son mis últimos momentos y me siento tan desesperada....
Me gustaría que me pudieras abrazar, mamá, mientras estoy estirada, aquí, muriendo.
Me gustaría poder decirte que te quiero, mamá...
no siento mi cuerpo, no puedo más mamá,te quiero..
adiós...“
Estas palabras fueron escritas por un periodista de Informativos Telecinco que presenció un accidente de tráfico en 1997.
La joven, mientras moría, iba diciendo estas palabras a los allí presentes .
El periodista empezó una campaña, contra los accidentes de tráficos.
No dejes de sembrar cosas mágicas sobre la seguridad vial...
Alguien siempre recogerá tu siembra ....
QUE TENGAS UN HERMOSO VIAJE....
Descargar

Testvial Recomienda