Un hombre que vivía en el campo un
día de invierno, le pidió a su hijo que lo
acompañase al bosque porque necesitaba
leña la cual trocearían en la casa, con la que
harían fuego y pasarían tranquilos el crudo
invierno.
Y así fue; hacha en mano, padre e hijo,
enrumbaron por el sendero que los llevó al
bosque. Junto al camino vieron un árbol seco
cuyas ramas estaban prácticamente sin vida,
por supuesto que no tenía hojas y el tronco
aparentaba estar muerto.
El hombre entonces decidió, con su hacha, cortar
el tronco y las ramas, y llevárselo a su casa para
quemarlo en el fuego, y así fue lo que hizo
acompañado y ayudado por su hijo. Pues bien,
pasó el invierno, llegó la primavera, desapareció
la nieve, llegaron las lluvias que vivifican todo,
el sol que lo ilumina todo, y de nuevo tendremos
en escena a este papá y a su hijo enrumbados
camino al bosque.
Cuando llegaron a un lugar junto
al camino, el papá se detiene, observa el tronco
de un árbol, se da cuenta que en él hay un brote
de vida; llamó a su hijo y le dijo: Hijo mío,
aprende esta lección para tu vida:
NUNCA CORTES UN ÁRBOL EN INVIERNO;
Nunca tomes una decisión cuando estés en
circunstancias de angustia, cuando estés con
depresión; espera siempre que llegue la primavera
para tomar las importantes decisiones
de tu vida.
Mira este árbol que cortamos en el invierno, lo
creímos muerto y por eso lo cortamos haciéndolo
leña y metiéndolo al fuego; sin embargo, ahora
en primavera nos damos cuenta de cuán grande fue
nuestro error, porque podemos ver que el árbol
tenía vida".
De igual manera en la vida de los seres
humanos sucede algo muy parecido; yo me
atrevería a decirte, donde cada día vamos a
tomar muchas e importantes decisiones en el
ámbito personal, en el ámbito familiar, en el
ámbito social, en el ámbito de tu trabajo,
de tu profesión, en los ambientes en
los que sueles moverte.
Primero busca conocerte
y entender tu estado de ánimo, y si por
casualidad estuvieses pasando una
"etapa de invierno en tu vida", no tomes
decisiones que después de algún tiempo
comprendes que fueron decisiones precipitadas,
por no estar lo suficientemente equilibrado
en tu alma, en tu mente, en tu espíritu,
en tus emociones,...
PADRE PABLO LARRAN
Con cariño,
Betty
Descargar

Diapositiva 1 - La Casa de Betty