NAVIDADES Y
OTRAS COSAS
La verdad sobre la Navidad
NACIMIENTO DE JESÚS
Según Mateo 2.1, Jesús nació cuando Herodes el
Grande era rey de Judea. Esto quiere decir que
su nacimiento no pudo ocurrir después de la
muerte de Herodes.
El historiador judío Josefo dice en su libro
Antigüedades que, antes de morir Herodes,
hubo un eclipse de luna, que tuvo lugar durante
la noche siguiente a la ejecución de "Mathias",
un sedicioso al que quemó vivo.
NACIMIENTO DE JESÚS
Sabemos que entre el año 5 y 4 a.C. hubo varios eclipses. El que
ocurrió precisamente antes de la muerte de Herodes pudo ser el
del 12 de marzo del 4 a.C.
a.C.
Fecha
06 de Marzo
Año
09 a.C.
Tipo de Eclipse
Total
28 de noviembre
18 de noviembre
23 de marzo
09 a.C.
08 a.C.
05 a.C.
Total
Parcial
Total
15 de septiembre
05 a.C.
Total
12 de marzo
04 a.C.
Parcial
8
7
6
5
4
3
2
Visibilidad
43.00%
35.00%
1
0
1
d.C.
NACIMIENTO DE JESÚS
Josefo mismo dice que Herodes murió antes de la Pascua del 11
de abril del 4 a.C. La fecha de la muerte de Herodes tuvo que ser
entonces a principios de abril de ese año.
En Lucas 2.1 se nos dice que Jesús nació durante el tiempo en
que se hacía el censo ordenado por el Emperador Augusto.
Lucas nos informa además que el censo fue realizado por el
gobernador romano de Siria llamado Quirinio. Por las pruebas
encontradas en documentos del historiador Josefo y otros
documentos antiguos, algunos fijan como fecha probable de ese
censo el año 8 a.C.
Muerte de Herodes
(Principios de abril)
Censo de
Quirino
a.C.
8
ECLIPSE
(12 de marzo)
7
6
5
4
3
2
1
0
1
d.C.
NACIMIENTO DE JESÚS
De ese modo, lo único que podríamos afirmar
es que el nacimiento de Jesús tuvo lugar
entre los años 8 a.C. (censo de Quirino) y 4
a.C. (muerte de Herodes). La fecha que
todos aceptan con más probabilidad es la de
los años 7 ó 6 a.C.
Muerte de Herodes
(Principios de abril)
Censo de
Quirino
a.C.
8
ECLIPSE
(12 de marzo)
7
6
5
4
3
2
1
0
1
d.C.
LOS REYES MAGOS
Los sabios (lit. magos no reyes) mencionados en Mateo
2, se refiere a personajes de un país oriental no
especificado, que estudiaban los astros y veían en ellos
signos del curso de la historia humana, debieron ser
naturales de algún país como Persia, Arabia o Babilonia
donde habían vivido judíos desde hacía muchos siglos
(cf. 2 R 17.6), y donde se conocería la profecía de la
«estrella de Jacob» (Nm 24.17), que formaba parte de la
esperanza mesiánica del siglo I. El texto no dice cuántos
eran los sabios. Estos representan anticipadamente a
los pueblos no judíos que llegarán a reconocer a Jesús
como el Cristo, o el Mesías.
LA ESTRELLA DE BELÉN
Estrella que anunció el nacimiento de Jesús, es muy
probable que sea la aludida en Nm 24.17 (Mt 2.1–12; cf.
Is 60.3). Fue un fenómeno celestial que atrajo el interés
de los magos que vivían al este de Palestina, en Arabia,
Babilonia o Persia.
La estrella mencionada en Nm 24.17 es Jesús mismo,
por lo que aquí podemos encontrar un paralelismo entre
el evento astronómico y la persona de Jesucristo.
LA ESTRELLA DE BELÉN
En un intento por identificar este fenómeno según el
pensamiento astrológico de la época, se han formulado
las siguientes teorías:
1. La conjunción que hubo entre Júpiter, Saturno y Marte el 29 de
mayo, 1º de octubre y 5 de diciembre del año 7 a.C.
2. Quizás se trató de la presencia de Júpiter («regente» de Judea) en
la constelación de Aries (constelación de Siria Palestina),
especialmente el 14 de abril del 6 a.C.
3. El cometa Halley apareció en 11 a.C. y otro cometa en 4 a.C.
4. Tal vez fue una supernova, sin embargo, no se conoce ninguna
mención extrabíblica de tal fenómeno.
5. Marte, el planeta de Siria Palestina, se combinó con otros
fenómenos astronómicos, de marzo del año 7 a.C. a marzo del año
5 a.C.
LA ESTRELLA DE BELÉN
Todas estas conjeturas sobre la naturaleza de la estrella de
Belén tropiezan con problemas cronológicos o históricos.
Algunos intérpretes sugieren una aparición sobrenatural, un
signo creado especialmente para los magos. Pero es más
consonante con los milagros de la Biblia suponer una señal
celestial, tal vez de breve duración (la frase en Mt 2.9 se
debe traducir «vimos su estrella en su salida»), que los
astrólogos reconocieron, gracias a la ubicación en la
bóveda celeste, como referente a Judea. Entonces, al salir
de Jerusalén, la misma señal volvería a aparecer (la triple
conjunción de Júpiter, Saturno y Marte en el año 7 a.C.),
confirmando que su comprensión de la señal fue cierta y que
les conduciría a su destino.
25 DE DICIEMBRE
Para algunos historiadores la celebración de la
Navidad histórica debería situarse en primavera
(entre abril y mayo), y para otros, siguiendo el
relato de Lucas 2:8, que indica que la noche del
nacimiento de Jesús, los pastores cuidaban los
rebaños al aire libre y que el cielo estaba lleno
de estrellas, es poco probable que este
acontecimiento hubiera ocurrido en el invierno
del hemisferio norte.
25 DE DICIEMBRE
La primera mención con que contamos de que se
celebró la Navidad el 25 de diciembre data de los
tiempos del emperador romano Constantino,
aproximadamente el 325 d.C.
En Antioquía, probablemente en 386 d.C., Juan
Crisóstomo impulsó a la comunidad a unir la
celebración del nacimiento de Cristo con el del
25 de diciembre, aunque parte de la comunidad
ya guardaba ese día por lo menos desde diez
años antes.
25 DE DICIEMBRE
En el Imperio Romano, las celebraciones de
Saturno durante la semana del solsticio de
invierno, que eran el acontecimiento social
principal, llegaban a su apogeo el 25 de
diciembre. Para hacer más fácil que los romanos
pudiesen convertirse al cristianismo sin
abandonar sus festividades, el papa Julio I pidió
en 350 d.C. que el nacimiento de Cristo fuera
celebrado en esa misma fecha.
25 DE DICIEMBRE
Los romanos celebraban el 25 de diciembre la fiesta
del “Natalis Solis Invicti” o “Nacimiento del Sol
invicto”, asociada al nacimiento de Apolo. El 25 de
diciembre fue considerado como día del solsticio de
invierno, y que los romanos llamaron bruma; cuando
Julio César introdujo su calendario en el año 45 a.C.,
el 25 de diciembre debió ubicarse entre el 21 y 22 de
diciembre de nuestro Calendario Gregoriano. De
esta fiesta, los primeros cristianos tomaron la idea
del 25 de diciembre como fecha del nacimiento de
Jesucristo.
25 DE DICIEMBRE
Algunos expertos han intentado calcular la fecha del
nacimiento de Jesús tomando la Biblia como fuente,
pues en Lucas 1:5-14 se afirma que en el momento
de la concepción de Juan el Bautista, Zacarías su
padre, sacerdote del grupo de Abdías, oficiaba en el
Templo de Jerusalén y, según Lucas 1:24-36 Jesús
nació aproximadamente seis meses después de
Juan. 1Cronicas 24:7-19 indica que había 24 grupos
de sacerdotes que servían por turnos en el templo y
al grupo de Abdías le correspondía el octavo turno.
25 DE DICIEMBRE
Contando los turnos desde el comienzo del año, al
grupo de Abdías le correspondió servir a comienzos
de junio (del 8 al 14 del tercer mes del calendario
lunar hebreo). Siguiendo esta hipótesis, si los
embarazos de Isabel y María fueron normales, Juan
nació en marzo y Jesús en septiembre. Esta fecha
sería compatible con la indicación de la Biblia
(Lucas 2:8), según la cual la noche del nacimiento de
Jesús los pastores cuidaban los rebaños al aire
libre, lo cual difícilmente podría haber ocurrido en
diciembre, como se mencionó previamente.
25 DE DICIEMBRE
Cualquier cálculo sobre el nacimiento de Jesús
debe estar ajustado a esta fuente primaria, por lo
que la fecha correcta debe estar entre septiembre y
octubre, principios de Otoño. Además, debe
tomarse en cuenta el censo ordenado por César al
tiempo del nacimiento del Hijo de Dios, lo cual
obviamente no pudo haber sido en diciembre, época
de intenso frío en Jerusalén, la razón es que el
pueblo judío era proclive a la rebelión y hubiera sido
imprudente ordenar un censo en esa época del año.
25 DE DICIEMBRE
Como los turnos eran semanales, tal y como lo
confirman los rollos del Mar Muerto, descubiertos en
Qumrán, cada grupo servía dos veces al año y
nuevamente le correspondía al grupo de Abdías el
turno a finales de septiembre (del 24 al 30 del octavo
mes judío).
Si se toma esta segunda fecha como punto de
partida, Juan habría nacido a finales de junio y
Jesús a finales de diciembre, la fecha tradicional.
SANTA CLAUS
Nicolás de Myra (como se le denomina
en oriente) o Nicolás de Bari (como se
le denomina en occidente) fue un
obispo que vivió en el siglo IV. Cuenta
con más de dos mil templos dedicados
a él en todo el mundo. Nació en Patara,
en la región de Licia (actualmente
dentro del territorio de Turquía) en una
familia adinerada y desde niño se
destacó por su carácter piadoso y
generoso.
SANTA CLAUS
Su relación con los niños nace de una
historia que narra que tres niños fueron
sacrificados para dar de comer a los clientes
de un hostelero, siendo devueltos a la vida
por intercesión del santo. Motivo por el cual
se le representa con tres niños a su lado, en
una cubeta. A pesar de ser anciano, seguía
viajando, evangelizando y entregando
juguetes a los niños para recordar a todos
que en Navidad recibimos el mejor de los
regalos a través de Cristo, la esperanza de la
Salvación Eterna.
SANTA CLAUS
Hacia 1863, adquirió la actual fisonomía
de gordo barbudo bonachón con la que
más se le conoce. Esto fue gracias al
dibujante alemán Thomas Nast, quien
diseñó este personaje para sus tiras
navideñas en Harper's Weekly. Allí
adquirió su vestimenta y se cree que su
creador se basó en las vestimentas de los
obispos de viejas épocas para crear este
«San Nicolás», que en ese momento ya
nada tenía que ver con San Nicolás de
Mira.
SANTA CLAUS
En 1931, la empresa CocaCola encargó al pintor
Habdon Sundblom que
remodelara la figura de
Santa Claus/Papá Noel para
hacerlo más humano y
creíble.
Por lo tanto, se considera que la campaña masiva de
Coca-Cola fue una de las principales razones por las
cuales Santa Claus terminó vestido de color rojo y
blanco, pero estos publicistas no fueron los primeros en
representarlo con estos colores.
CONCLUSIÓN
¿Y a mí de que me
sirve saber esto?
CONCLUSIÓN
Podemos creer que Santa Claus
es un icono mercantilista o
extranjero, y aun suponiendo
que tenemos razón, el mensaje
original del Obispo de Bari es el
centro de este estudio: en
Navidad recibimos el mejor de
los regalos a través de Cristo, la
salvación eterna.
CONCLUSIÓN
Podemos creer que Santa Claus
es un icono mercantilista o
extranjero, y aun suponiendo
que tenemos razón, el mensaje
original del Obispo de Bari es el
centro de este estudio: en
Navidad recibimos el mejor de
los regalos a través de Cristo, la
salvación eterna.
CONCLUSIÓN
Aprendimos que festejamos la Navidad en
una fecha imprecisa, postulada por un Papa,
adecuada a un calendario reformado por otro
Papa. Aprendimos que el 25 de diciembre es
más una fecha pagana que cristiana, y que
nuestras hermosas tradiciones están más
cerca de la incertidumbre que de la verdad,
pero el mensaje se conserva: el nacimiento
del Salvador de la humanidad, quien
reconcilió al hombre con Dios.
Descargar

NAVIDADES Y OTRAS COSAS - Renacer