La situación de los
“ocupadores
momentaneos de
esquinas” están presentes
de muchas esquinas de
santiago, por lo que es un
caso que puede ser
llevado a distintos puntos
de la ciudad y en todo el
mundo.
Conceptos:
Se producen 2 situaciones. La primera es como ocupan el espacio las cosas
personales de los “ocupadores momentaneos de esquinas”.
El peatón se encuentra con ésta
situación, mochilas y elementos
personales que cuelgan de un
árbol, si bien están en plena vía
pública, hay límites invisibles
custodiados por los personales de
las esquinas.
Así como algunos vendedores
ambulantes dejan sus productos
colgando de un árbol o en el
suelo, ellos ocupan los árboles
cercanos como roperos.
El ritmo de movimiento y rutina de los ocupadores de esquinas está en
total relación con los tiempos del semáforo, su acto se prolonga tanto
como es la duración de la luz roja.
Por lo tanto, el cruce de calles para los peatones funciona de manera
opuesta, cuando los peatones tienen luz verde para cruzar, los
ocupadores de esquinas entran en escena disputándose el cruce.
Existen 2 puntos de vista: CONDUCTORES - PEATONES
Desde el punto de vista del peatón se puede hacer un registro
analizando cuantos de ellos evitan cruzar por la esquina ocupada
por los malabaristas. Desde el punto de vista de los conductores
se puede usar como método de registro la posición en que los
autos se detienen (cerca o lejos del acto), cuantos de ellos
cierran vidrios o cuantos de ellos procuran no interesarse en la
actuación que ocupa el cruce peatonal.
CONTEXTO SOCIAL
Los malabaristas usan ésta esquina (y
muchas otras) como un lugar de trabajo y por
lo tanto una fuente de ingreso.
Como en el caso del partido de fútbol en los
cerros de Valparaíso, en donde una condición
geográfica determina el uso del terreno, éstas
personas cambian el uso por un problema
económico.
Descargar

Diapositiva 1