En la Navidad Dios:
• Se manifiesta como el que desciende,
asumiendo el aspecto de un pobre y
pequeño servidor.
• Se involucra con el hombre
que se hace uno de nosotros.
• Provoca temor entre los pastores.
Los ángeles les tranquilizan:
“¡No teman!” (Lc.2,10).
• Gozo: “Les ha nacido hoy
en la ciudad de Belén un Salvador,
•.
que es el Cristo Señor” (Lc.2,11)
En este advenimiento, la humanidad,
la historia, han encontrado por fin
un punto de referencia, su modelo.
Han encontrado aquel que salva,
que nos libera de la angustia, del mal,
de la guerra… y se transforman en
Es bello vivir,
mirar al futuro,
porque existe
un Salvador,
el Señor,
en el que
cada esperanza
nuestra se hace
realidad y se
volverá realidad.
“Esto les servirá de señal:
encontrarán un niño envuelto
en pañales y acostado en un pesebre”
(Lc. 2, 12)
Los pastores no discuten,
no dudan, no recalcitran
porque no entienden sino
que escuchan al corazón.
Los pastores nos dicen: den un paso,
vayan a ver, tengan el valor de creer,
abran el corazón y escúchenlo.
•
Si abrimos nuestros brazos, a través
de nuestra disponibilidad del corazón.
•
Si permitimos que Jesús niño
entre a nuestra vida.
•
Si acogemos la Luz de Dios:
“A los que la recibieron, a los que
creen en ella los hizo capaces de
ser hijos de Dios” (Jn,1,12).
• Si vivimos como hijos de Dios.
•
Si emprendemos un nuevo estilo
de vida, en donde las relaciones
no sean competitivas, sino relaciones
auténticas de caridad, de perdón,
de amor, fundadas en el Evangelio.
Texto: Pensamientos
del Cardenal Carlo María Martini
Agustinos Recoletos, Delicias, Chihuahua.
Descargar

Navidad - Agustinos Recoletos