Cuenta
conmigo,
Señor
Avance automático
Porque
me lo pides,
Señor …
porque me lo pides,
te digo que
puedes contar conmigo.
En medio
del mar agitado
de la vida
tú me envías
a los hermanos,
para que sea
testigo del evangelio;
para que sea entre ellos y para ellos
ese «Pan partido», con que tú quisiste
que te hiciéramos presente.
Hazme testigo de tu vida entregada:
mi corazón,
llénalo de tu amor;
mis ojos,
llénalos de tu ternura;
mis oídos,
de tu atención;
mis pies,
de tu diligencia;
mis manos,
de tu entrega.
Gracias anticipadas, Señor,
por la vida que pueda hacer crecer.
Y gracias, sobre todo, por la vida
que has hecho nacer en mi corazón.
María, hermana, compañera en el camino de la fe.
Te recordamos como la mujer con el corazón muy abierto
para escuchar lo que Dios te llamaba a hacer.
Te recordamos como una mujer decidida,
dispuesta a emprender caminos difíciles.
Te recordamos llena de confianza,
convencida de que el amor de Dios
es más fuerte que todo.
María, hermana, compañera en el camino de la fe.
Tú corazón abierto, tu alma dispuesta,
dejó penetrar la fuerza del Espíritu,
y nos diste lo mejor que la humanidad podía esperar:
Dios haciéndose uno de los nuestros,
aquel niño que allí en Belén lloraba y reía en tus brazos.
Mujer de la esperanza, tú caminaste el camino
de la primera comunidad de creyentes.
María enséñanos a ser fieles como tú
y a mantener viva nuestra esperanza a pesar de las dificultades.
Ruega por nosotros, sé nuestra Madre en nuestro camino.
Ruega al Padre para que no falten hoy día
hombres y mujeres de fe que escuchen su llamada y
que consagren sus vidas al servicio del Evangelio
y al cuidado de la Iglesia.
Amén.
Descargar

Cuenta conmigo Señor