Las localidades cambian con el
tiempo.
El paisaje se modifica porque
los habitantes siembran, abren
nuevos caminos, construyen
casas o edificios.
La población también cambia
porque algunos habitantes muren
o se van a otro lugar; nacen más
niños o llegan nuevas familias.
También las costumbres
cambian.
Todo lo que cambia y
permanece forma parte de la
historia de la localidad.
Los edificios, los aparatos, las
herramientas y la ropa nos
cuentan la historia acerca de las
personas que los usaron y de sus
costumbres.
Descargar

La historia de las localidades