ANATOMIA III
MÚSCULOS Y HUESOS
CONTENIDO






1 Composición
2 Tipos de tejido óseo
 2.1 Hueso compacto
 2.2 Hueso esponjoso (reticulado)
3 Tejido óseo
 3.1 Células del hueso
4 Formación del tejido óseo
5 Funciones
6 Alteraciones de los huesos
 6.1 Deformaciones
 6.2 Fracturas
 6.3 Osteogénesis imperfecta
 6.4 Osteoporosis
1
Composición
EL ESQUELETO
•
•
El esqueleto humano es el conjunto total y organizado de piezas
óseas que proporciona al cuerpo humano una firme estructura
multifuncional (locomoción, protección, contención, sustento, etc.). A
excepción del hueso hioides que se halla separado del esqueleto,
todos los huesos están articulados entre sí, soportados por
estructuras conectivas complementarias como ligamentos,
tendones, músculos y cartílagos.
La constitución general del hueso es la del tejido óseo.
NUMERO DE HUESOS
•
Constituido por 202 huesos (206 si se consideran por separado las
5 vértebras sacras, que realmente están fundidas en un solo hueso;
y hasta 209 o más si se incluyen además las vértebras coxígeas,
que también están fundidas en un solo hueso), la mayoría de ellos
pares, con un miembro de cada par en cada lado del cuerpo.
•
El número de huesos en personas adultas va desde los 206 hasta
los 208 aproximadamente, pero esta cifra no se cumple en los niños
y menos en los recién nacidos. Esto se debe a que nacen con
algunos huesos separados para facilitar el parto, por ejemplo los
huesos del cráneo.
•
Así que el número de huesos depende de la edad de la persona a la
cual se refiera, pero como promedio para un adulto es alrededor de
206 huesos.
LOCALIZACION DE LOS HUESOS
Esqueleto axial: Cabeza, Columna, Costillas y Esternón. 80 huesos
aproximadamente
Huesos de la columna vertebral (raquis): 26 huesos
aproximadamente
Cervicales (cuello): 7
Torácicos: 12
Lumbares: 5
Sacro: 1 (formado por la fusión de 5 vértebras)
Cóccix: 1 (formado por la fusión de 4 vértebras)
Huesos de la cabeza: 29 huesos
Cráneo: 8
Cara: 14
Oído: 8
Hioides: 1 (hueso no articulado con el esqueleto)
Huesos del Tórax (25)
Costillas: 24 (12 pares)
Esternón: 1
LOCALIZACION DE LOS HUESOS
Esqueleto apendicular: Extremidades superiores y Extremidades
inferiores, son126 huesos
Huesos de la cintura escapular: 4 huesos
Huesos de las extremidades superiores: 30 x 2
Brazo: 1 x 2
Antebrazo: 2 x 2
Mano:
Carpo (muñeca): 8 x 2
Metacarpo (mano): 5 x 2
Falanges (dedos): 14 x 2
En los miembros superiores y pectorales: 64
Brazos y manos: 60
Hombros: 2 clavículas y dos escápulas.
En los miembros inferiores y pélvicos: 62
Piernas y pies: 60
Pelvis: 2 huesos pélvicos (formados por la fusión del ilion, isquion
y pubis)
2).
COMPOSICÓN QUÍMICA
 25% de agua
 45% de minerales como fosfato y carbonato de calcio
 30% de materia orgánica, principalmente colágeno y otras proteínas
 Componentes inorgánicos alcanzan aproximadamente 2/3 (65%) del
peso óseo (y tan sólo un 35% es orgánico).




Los minerales de los huesos no son componentes fijos sino que
son intercambiados y reemplazados para el proceso de
remodelación ósea.
Su formación y mantenimiento está regulada por las hormonas y
vitaminas que sirven para su correcto funcionamiento.
No todo el cuerpo tienen este tipo de tejido, como el pene,
orejas, senos y nariz.
Es un tejido muy consistente, resistente, elástico a los golpes y
presiones.




Los minerales de los huesos no son componentes fijos sino que
son intercambiados y reemplazados para el proceso de
remodelación ósea.
Su formación y mantenimiento está regulada por las hormonas y
vitaminas que sirven para su correcto funcionamiento.
No todo el cuerpo tienen este tipo de tejido, como el pene,
orejas, senos y nariz.
Es un tejido muy consistente, resistente, elástico a los golpes y
presiones.
FUNCIONES
• Sostén mecánico del cuerpo y de sus partes blandas
•Mantenimiento postural: permite posturas como la bipedestación
•Soporte dinámico: colabora para la marcha, locomoción y
movimientos corporales: funcionando como palancas y puntos de
anclaje para los músculos
FUNCIONES
•Contención y protección: de las vísceras, ante cualquier presión o
golpe del exterior, por ejemplo, las costillas al albergar los pulmones,
órganos delicados
•Almacén metabólico: funcionando como moderador
concentración e intercambio de sales de calcio y fosfatos.
de
la
•Transmisión de vibraciones: en algunos huesos, se localiza la médula
ósea, la cual lleva a cabo la hematopoyesis o formación y
diferenciación de las células sanguíneas
TIPOS DE HUESOS


a)
b)
c)
Los huesos se componen de un tejido vivo llamado tejido
conectivo.
Los huesos se clasifican como:
Huesos cortos. Ejemplo: Los huesos los de la cara y vertebras
Huesos largos. Ejemplo: Los huesos de las piernas y brazos
Huesos planos o irregulares. Ejemplo Los huesos del cráneo
TIPOS DE TEJIDO ÓSEO

Los huesos poseen zonas
con diferente densidad de
tejido óseo que se diferencian
macroscópicamente
y
microscópicamente en áreas
de hueso compacto y áreas
de hueso esponjoso, sin
límites netos que las separen,
se continúan una con la otra.
HUESO COMPACTO

Aparecen como una masa
sólida y continua cuya
estructura solo se ve al
microscopio
óptico.
Su
matriz ósea mineralizada
esta
depositada
en
laminillas, entre estas se
ubican las lagunas con los
osteocitos
HUESO ESPONJOSO
(RETICULADO)

El hueso esponjoso no contiene
osteonas, sino que las láminas
intersticiales están de forma
irregular formando unas placas
llamadas trabéculas. Estas
placas forman una estructura
esponjosa dejando huecos
llenos de la médula ósea roja.
TEJIDO ÓSEO




Sustancia Fundamental:
Compone 10% de la matriz orgánica, posee una concentración
menor de glucosaminoglucanos (GAG).
Cartílago (ácido hialurónico, condroitín sulfato, queratán sulfato),
es una matriz acidofila debido al colágeno
Posee proteínas exclusivas del hueso como la osteocalcina unida
a la hidroxipatita. La osteopontina también unida a la hidroxipatita
es similar a la fibronectina.
CÉLULAS DEL HUESO




En el tejido óseo maduro y en desarrollo
se pueden diferenciar cuatro tipos de células: osteoprogenitoras,
osteoblastos, osteocitos y osteoclastos.
Osteoprogenitoras, osteoblastos, osteocitos son: estadios
funcionales de un único tipo celular. Solo se observa en el estadio
de célula osteoprogenitora.
Osteoclastos tienen un origen hematopoyético compartido con el
linaje mononuclear-fagocítico.
Osteoblastos
FORMACIÓN DEL TEJIDO ÓSEO

El hueso se forma por
sustitución de un tejido
conectivo preexistente (el
cartílago). Dos tipos de
osificación:
intramembranosa
(o
directa) y endocondral (o
indirecta).
OSIFICACIÓN INTRAMEMBRANOSA

Tiene lugar directamente en el tejido conectivo. Por este proceso
se forman los huesos planos de la bóveda del cráneo: hueso
frontal, hueso occipital, hueso parietal y hueso temporal.
OSIFICACIÓN ENDOCONDRAL

La sustitución de cartílago por hueso se denomina osificación
endocondral. Aunque la mayoría de los huesos del cuerpo se
forman de esta manera, el proceso se puede apreciar mejor en
los huesos más largos
FORMACION DE HUESOS
1…Desarrollo del modelo cartilaginoso: En el sitio donde se formará
el hueso, las células mesenquimatosas se agrupan según la forma
que tendrá el futuro hueso.
2…Crecimiento del modelo cartilaginoso: Cuando los condroblastos
quedan ubicados en las capas profundas de la matriz
cartilaginosa, se les llama condrocitos.
3…Desarrollo del centro de osificación primario: Una arteria nutricia
penetra en el pericondrio y en el modelo cartilaginoso en
calcificación a través de un agujero nutricio en la región central del
modelo cartilaginoso
4…Desarrollo de los centros de osificación secundarios: La diáfisis,
que al principio era una masa sólida de cartílago hialino, es
reemplazada por hueso compacto, cuyo centro contiene la
cavidad llena de médula ósea roja
5… Formación del cartílago articular y de la placa epifisiaria: El
cartílago hialino que cubre las epífisis se convierte en cartílago
articular
ALTERACIONES DE LOS HUESOS

El sistema esquelético está expuesto a patologías de naturaleza
circulatoria, inflamatoria, neoplásica, metabólica y congénita, tal
como los otros órganos del cuerpo. Aunque no existe un sistema
estandarizado de clasificación, los trastornos de los huesos son
numerosos y variados.
DEFORMACIONES


Las malformaciones congénitas de los
huesos no son muy frecuentes, y por lo
general incluyen la ausencia de algún
hueso, como una falange, o la
formación de huesos adicionales como
una costilla.
Otras deformaciones incluyen el
sindactilismo, que es la fusión de dos
dedos
adyacentes;
o
el
aracnodactilismo, en la que aparecen
dedos con la apariencia de una araña,
asociado con el síndrome de Marfan.
La acondroplasia es el trastorno del
crecimiento óseo más frecuente y la
principal causa de enanismo.
Fracturas



Una de las afecciones óseas más
comunes es la fractura. Estas se
resuelven por procesos naturales, tras la
alineación e inmovilización de los huesos
afectados.
En el proceso de cura, los vasos
sanguíneos dañados desarrollan una
especie de hematoma óseo que servirá
como adhesivo y posteriormente se irá
formando un tejido fibroso o conjuntivo
compuesto
por
células
llamadas
osteoblastos.
Las cuales crearán un callo óseo que
unirá las partes separadas. Sin embargo,
la falta de tratamiento o inmovilización
puede ocasionar un crecimiento anormal.
OSTEOGÉNESIS IMPERFECTA



Es más conocida como la
enfermedad de los huesos de
vidrio.
Es una enfermedad congénita
que se caracteriza porque los
huesos de las personas que la
padecen
se
parten
muy
fácilmente, con frecuencia tras
un traumatismo o a veces sin
causa aparente.
Esta enfermedad es causada por
la falta o insuficiencia del
colágeno, por causa de un
problema genético.
OSTEOPOROSIS

La osteoporosis es el término general para definir la porosidad
del esqueleto causada por una reducción de la densidad ósea.
La osteoporosis secundaria es la más frecuente y asociada con
la tercera edad, la menopausia y la actividad física reducida.
HUESOS DE LA CABEZA
HUESOS DE LA CABEZA
Para estudiar los huesos, que son 22, se pueden considerar
dos partes:
•El cráneo y
•La cara.

El primero forma la caja que contiene el encéfalo y el segundo
se halla situado por abajo y adelante del cráneo.
CABEZA

LA CABEZA CONTIENE 14 HUESOS
PARES
 Huesos Nasales
 Maxilares
 Unguis
 Cornetes inferiores
 Palatino
IMPARES
 Vomer
 Mandibular o Maxilar inferior (2)

1.
2.
En la cabeza se distingue y se estudia por separado
el esqueleto del cráneo
Y el de la cara.
EN LA CARA

Las cavidades orbitarias,
principalmente en la cara.
nasales
y
bucal
se
abren
EL CRÁNEO
El esqueleto del cráneo está formado por 8 huesos:
 Cuatro (dos temporales y dos parietales) son pares
y
simétricamente colocados.
 Los otros cuatro (frontal, etmoides, esfenoides
y occipital) son
impares y están en la línea media.
FRONTAL



Es un hueso plano e impar situado en la parte anterior del
cráneo.
Presenta una porción vertical superior que contribuye a
formar la bóveda craneana y
Otra horizontal inferior que constituye parte de la bóveda de
las cavidades orbitarias.
PORCIÓN VERTICAL


Recibe también el nombre
de escama frontal.
Posee
una
cara
exocraneana
anterior
y
convexa que corresponde a
la frente, salvo una pequeña
porción lateral
que está
vuelta hacia fuera y forma
parte de la fosa temporal.

En la línea media se
encuentran vestigios de
la
sutura
metópica,
desarrollada
en
los
individuos jóvenes. Por
encima de la escotadura
nasal, situada en la parte
inferior de la línea media,
se
observa
una
eminencia llamada "giba
frontal media ó glabela".
Eminencia
frontal
Giba frontal
media ó
glabela
Línea
temporal
Orificio
supraorbital
Cresta
frontal
Proceso
zigomático
Sutura
metópica
Margen
supraorbital
Gibas frontales

A los lados de ésta parten
dos salientes, arqueadas y
romos, conocidos con el
nombre
de
arcos
superciliares.
Por
encima de los arcos
superciliares existen dos
eminencias redondeadas y
lisas,
llamadas
gibas
frontales laterales, muy
marcadas en los niños.
Arcos superciliares

A los lados y partiendo de las apófisis orbitarias externas,
salen las crestas laterales del frontal. Estas en el cráneo
articulado, se continúan con la línea curva temporal superior
del parietal y limita las fosas temporales, a la vez que unas
superficies triangulares del hueso frontal, facetas laterales,
donde se insertan haces de los músculos temporales.
Eminencia
frontal
Giba frontal
media ó
glabela
Línea
temporal
Orificio
supraorbital
Cresta
frontal
Proceso
zigomático
Apófisis
orbitarias
externas
Sutura
metópica
Margen
supraorbital
 La

cara
endocraneana de la
porción vertical es
cóncava hacia atrás.
Presenta en la parte
más inferior de la
línea
media
un
orificio o semicanal,
que en el cráneo
articulado
se
transforma
en
conducto, y
que
recibe el nombre de
agujero ciego.
Eminencia
frontal
Giba frontal
media ó
glabela
Línea
temporal
Orificio
supraorbital
Cresta
frontal
Proceso
zigomático
Sutura
metópica
Margen
supraorbital



Por encima de este orificio
parte la cresta frontal
media, que se bifurca para
limitar un canal del seno
longitudinal superior.
A cada lado existen unas
fosas más o
menos
profundas, que alojan las
vegetaciones subaracnoides
o corpúsculos de Pacchioni
Más hacia los lados, se
encuentran
las
fosas
frontales,
que
se
corresponden con las gibas
de la cara exocraneana.

PORCIÓN HORIZONTAL
Exocraneana
Endocraneana
Se
distingue
igualmente
una
superficie
exocraneana
y
otra
endocraneana.


La cara exocraneana
está separada de la
misma
cara de la
porción vertical por un
reborde, como por el
lado interno y afilado
por el externo, llamado
arco orbitario.
Este presenta en la
unión de la porción
afilada con la roma una
escotadura
o
escotadura
supraorbitaria
por
donde pasan los vasos
y
nervios
supraorbitarios.


Más
adentro existe
otra
pequeña
escotadura (escotadura
frontal interna) para el
paso de los vasos
frontales internos.
El
arco
orbitario
termina por el lado
externo a favor de un
saliente
prismático
triangular, donde va a
articularse el hueso
malar y que recibe el
nombre de apófisis
orbitaria externa.


Por el lado interno acaba en
la apófisis orbitaria interna.
Entre
ambas
apófisis
orbitarias internas existe
una escotadura en forma de
V invertida o escotadura
nasal
cuya
superficie
dentada se articula con los
huesos propios de la nariz y
con la apófisis ascendentes
de
los
maxilares
superiores.


En
la línea media, e
inmediatamente por detrás
de la escotadura nasal, parte
una
apófisis de forma
piramidal con vértice inferior,
llamada espinal nasal del
frontal.
Se articula
por su parte
inferior con los huesos
propios de la nariz, en tanto
que
sus caras laterales
contribuyen a formar la pared
superior
de
las
fosas
nasales.


La espina nasal lleva
en la unión de sus
caras
posterolaterales
Una cresta vertical
mediana, donde se
articula
la
lámina
perpendicular
del
etmoides.


Por detrás de la espina
nasal
se
abre
una
escotadura rectangular o
escotadura
etmoidal;
limitada lateralmente por
dos superficies alargadas
de
adelante
atrás,
anfractuosas
y
provistas
de múltiples
cavidades separadas unas
de otras por tabiques
óseos muy delgados.
Estas
cavidades
se
denominan
semicélulas
frontales y en el cráneo
articulado forman con el
etmoides las
células
frontoetmoidales.


En estas superficies
anfractuosas
existen
dos
surcos
casi
transversales, que en el
cráneo articulado se
vuelven
verdaderos
conductos y se llaman
Canales etmoidales u
orbitarios internos. Se
abren exteriormente en
la cavidad orbitaria, al
nivel de la
sutura
frontoetmoidal.

El
canal
etmoidal
anterior da paso a la
arteria etmoidal anterior
y al nervio nasal interno,
en tanto que por el
canal
etmoidal
posterior
pasan
la
arteria
etmoidal
posterior y el nervio
esfenoetmoidal.



A los lados de la
escotadura etmoidal se
encuentran dos grandes
superficies
cóncavas,
de contorno triangular
con
base
anterior,
denominadas
fosas
orbitarias.
En la parte externa de
la base de éstas existe
una pequeña depresión
o foseta lagrimal, donde
se aloja la glándula
lagrimal.
En la parte interna de la
misma base hay una
excavación
o foseta
troclear, que sirve de
inserción a la polea de
reflexión del músculo
gran oblicuo del ojo.

La
cara
endocraneana de la
porción
horizontal
presenta
a ambos
lados
de
la
escotadura etmoidal
una
superficie
convexa,
giba
orbitaria, en la que se
aprecian
múltiples
depresiones
y
salientes irregulares
conocidas con
el
nombre
de
impresiones digitales
y
eminencias
mamilares.
BORDES DEL FRONTAL


Se distinguen dos
segmentos: uno es el
borde de la escama
el otro el de la porción
horizontal.
El
primero
es
dentado, biselado a
expensas
de
la
lámina interna en la
parte superior y de la
externa en la inferior,
se articula con el
borde anterior de los
parietales por arriba y
por la parte inferior
con las grandes alas
del esfenoides.



El borde de
la porción
horizontal, interrumpido en la
línea media por la escotadura
etmoidal, es rugoso en sus dos
terceras partes más internas
donde se articula con las
pequeñas alas del esfenoides
Su tercio externo, en cambio, es
liso
y libre, circunscribiendo
parte de la hendidura esfenoidal.
En la unión de los bordes de
las porciones horizontal y
vertical, se
aprecia
una
superficie rugosa de forma
triangular, que se articula con
una superficie similar del ala del
esfenoides.
ESTRUCTURA


La porción vertical del
frontal está constituida
por
dos láminas de
tejido compacto, entre
las cuales se encuentra
una
capa de tejido
esponjoso o diploe.
Por el contrario, la parte
horizontal
carece de
tejido
esponjoso,
estando
formada
solamente por
tejido
compacto.

En la parte inferior de
la porción vertical y a
los lados de la línea
media se encuentran
normalmente
en
el
interior del hueso dos
cavidades neumáticas,
de
dimensiones
variables, denominadas
senos
frontales, que
vienen a abrirse en la
más anterior de las
semiceldillas colocadas
en los bordes de la
escotadura etmoidal. Se
comunican
con
las
fosas nasales por medio
del
infundíbulo
del
etmoides.
ETMOIDES


Es un hueso de forma
irregular, situado en la parte
anterior y media de la base
del cráneo y encajado
parcialmente
en
la
escotadura etmoidal del
hueso frontal.
Se distinguen en él una
lámina vertical, atravesada
por otra lámina horizontal
que la divide en dos partes,
y dos masas laterales que
se desprenden de los
extremos de la lámina
horizontal.
LAMINA VERTICAL

Está dividida en dos
porciones, una superior,
situada por encima de
la lámina horizontal,
dentro de la cavidad
craneana, y conocida
con el nombre de
apófisis crista Galli; otra
inferior, situada debajo
de dicha lámina, forma
parte del tabique de
separación de ambas
fosas
nasales, y se
denomina
lámina
perpendicular
del
etmoides.
Lámina perpendicular
Crista Galli


La apófisis crista galli es
de forma triangular y su
base inferior se confunde
con la lámina horizontal.
Su borde anterior es casi
vertical, y se articula en
su parte baja con el
hueso frontal, a favor de
dos crestas laterales que
limitan una canaladura.

Este surco en el cráneo articulado completa el agujero ciego.
El borde posterior es oblicuo hacia abajo y hacia atrás y
termina en el mismo lugar que la lámina horizontal del
etmoides. El vértice es romo y en él se inserta la hoz del
cerebro. Las caras laterales son convexas en su parte
anterior y planas por detrás.


La
lámina
perpendicular
del
etmoides presenta
en
sus
caras
laterales, sobre todo
en su parte superior,
surcos
vasculonerviosos.
El borde anterior
forma un ángulo
hacia delante y se
articula, por su parte
superior, con la
espina nasal del
frontal y con los
huesos propios de
la nariz.


Por su parte inferior
da inserción al
cartílago
del
tabique, en tanto
que
el
borde
posteroinferior se
articula
con
el
anterior del vómer.
El borde posterior
es vertical y se
articula
con
la
cresta
media
anterior
del
esfenoides,
confundiéndose en
su parte superior
con
la
lámina
horizontal
del
propio etmoides.
LAMINA HORIZONTAL


Su
forma
es
cuadrangular, alargada
de adelante atrás, cuyos
lados se articulan con el
frontal en los bordes
laterales
de
la
escotadura etmoidal.
Está
perforada
por
múltiples orificios, por lo
que se da el nombre de
lámina cribosa. Presenta
una
cara
superior,
dividida en dos porciones
por la apófisis crista galli,
las
cuales
son
acanaladas de adelante
atrás.
Adelante
Cresta de
Galli
Atrás


En ellas se aloja
parcialmente
el
bulbo olfativo, por lo
que
se
llaman
canaladuras
olfativas.
Están
también
atravesadas
por
numerosos agujeros
de
dimensiones
variables,
dispuestos
irregularmente,
aunque a veces
aparecen orientados
en dos o tres líneas
anteroposteriores.
Bulbo
olfativo


En
la
parte
anterior
de
la
canaladura
olfativa
existen
dos
orificios
mayores.
Uno de ellos está
colocado
cerca
del borde de la
apófisis
crista
galli, es conocido
con el nombre de
hendidura
etmoidal y da
paso
a
una
prolongación de la
duramadre.

El otro, situado
afuera
y
ligeramente detrás
del anterior, es
redondeado y se
llama
agujero
etmoidal; da paso
al nervio nasal
interno. La cara
inferior
de
la
lámina horizontal
forma parte de la
bóveda de las
fosas nasales.
lámina horizontal
MASAS LATERALES
 Están comprendidas entre la cavidad orbitaria por fuera y las
fosas nasales por dentro. Tienen forma cúbica y se pueden
distinguir en ellas:




Cara superior:
Presenta
también
diversas
semiceldillas que constituyen las
celdillas frontoetmoidales.
En esta cara se observan dos
surcos oblicuos dirigidos de
fuera y de atrás a delante
forman en el cráneo articulado
los canales etmoidales anterior y
posterior
Comunican la órbita con los
canales olfatorios. Estos canales
se abren por dentro en el borde
externo de la lámina cribosa, y
por
fuera
en
la
sutura
frontoetmoidal en la pared
interna de la órbita; el anterior
esfenoetmoidal y la arteria
etmoidal posterior. Cara inferior:
Está algo inclinada hacia fuera.



Lleva, semiceldillas que,
con el maxilar superior y
con la apófisis orbitaria
del palatino, forman las
celdillas etmoidomaxilares
y etmoidopalatinas.
Cara externa: Es plana y
lisa, de forma rectangular
y está formada por una
lámina delgada o lámina
papirácea, se le llama
también hueso plano del
etmoides.
Cara interna: Destacan
en ella dos salientes
laminares: uno superior o
cornete superior, y otro
inferior o cornete medio,
siendo el último mayor
que el primero.
Apófisis crista galli
Cara superior de
masa laterales
Crista galli
Lámina cribosa
Cara anterior
de los orificios
de las células
etmoidales
Agujero posterior
etmoidal



Ambos se fijan sobre las
masas laterales por medio
de su borde superior, y
presentan la cara interna
convexa,
mientras
la
externa es cóncava. Su
borde inferior, en cambio,
es libre en las fosas
nasales.
El borde fijo del cornete
medio se prolonga más
allá de las masa laterales
del etmoides.
El cornete superior, en
cambio, se une al cornete
medio, en tanto que su
extremidad
posterior
termina en el límite
posterior de las masas
laterales.
Apófisis crista galli
Cornete
medio
Cara superior de
masa laterales
Crista galli
Lámina cribosa
Cara anterior
de los orificios
de las células
etmoidales
Agujero posterior
etmoidal
Cornete
superior
Apófisis crista galli



Arriba
del cornete
superior
se
encuentran,
dos
pequeños cornetes.
Uno de ellos, llamado
cornete de Santorini,
es más constante
Cuando
existen
ambos, es mayor que
el otro. Está situado
cerca de la lámina
horizontal y recibe el
nombre de cornete de
Zuckerkandl.
Cornete
medio
Cornete
Santorini
Cara superior de
masa laterales
Crista galli
Lámina cribosa
Cara anterior
de los orificios
de las células
etmoidales
Agujero posterior
etmoidal
Cornete
Zuckerkandl
Cornete
superior
ESTRUCTURA

Está formado el etmoides por láminas muy delgadas de tejido
compacto, que en las masas laterales circunscriben las celdillas o
semiceldillas, y solamente en la apófisis crista galli se encuentra
una pequeña cantidad de tejido esponjoso.
ESFENOIDES

Es un hueso impar colocado en la parte media y anterior de la base
del cráneo, por detrás del etmoides y del frontal y delante del
occipital.

Lateralmente, limita con los huesos temporales,
aunque está situado algo más adelante que ellos
Posee un cuerpo que ocupa la parte central y
tiene forma más o menos cúbica.

De él parten, hacia los lados, cuatro apófisis simétricamente colocadas
por pares y llamadas pequeñas y grandes alas; otras dos, dirigidas hacia
abajo, reciben el nombre de apófisis pterigoides.
Alas mayores
Alas menores
cuerpo
Apófisis
Pterigoides
CUERPO DEL ESFENOIDES
Cara superior.
 Presenta en la parte anterior de la línea media una cresta, la que en
el cráneo articulado se continua con el borde posterior de la apófisis
crista galli.
 Esta cresta termina anteriormente a favor de una prolongación ósea
llamada proceso etmoidal del esfenoides, porque se articula con el
etmoides.

A los de la cresta existe una superficie lisa, algo cóncava
transversalmente, que se prolonga en el cráneo articulado con el
canal olfativo; esta superficie o jugum esfenoidal presenta
anteriormente un borde transversal que se articula con la lámina
horizontal del etmoides.

Por detrás del jugum se observa un canal
transversal o canal óptico, que sirve para alojar el
quiasma de los nervios ópticos y se termina a
cada lado en los agujeros ópticos, abiertos en la
base de las pequeñas alas.

El borde posterior del canal óptico es una cresta
transversal que ostenta en su parte media el
tubérculo pituitario y sirve de límite anterior a la
fosa pituitaria o silla turca, donde se aloja la
glándula pituitaria o apófisis.

A los lados de la fosa pituitaria, en el lugar donde las
grandes alas se unen, existe un canal anteroposterior,
llamado canal carotídeo o canal del seno cabernoso. La silla
turca lleva por detrás la lámina cuádrilatera a manera de
respaldo.

Dicha lámina presenta una cara posterior inclinada hacia
abajo y atrás, que se continúa con el canal basilar, y otra
cara anterior, que forma el respaldo de la silla turca. Su
borde superior termina a los lados en un tubérculo apófisis
clinoides posterior.

El borde inferior se confunde con el hueso y los
laterales presentan dos escotaduras: una
superior, por donde pasa el nervio motor ocular
común, y otra inferior, en relación con el seno
petroso inferior; en medio de ellas existe, a
menudo, otra pequeña para el motor ocular
externo.

Cara inferior: Lleva en la linea media la cresta
esfenoidal superior muy saliente en su parte
delantera donde se continúa con la cresta
esfenoidal superior, formando el pico del
esfenooides. La cresta inferior se articula con el
borde inferior del vómer que tiene forma de
ángulo diedro y se constituye así el canal
esfenovomeriano medio, comprendido entre la
cresta y el fondo del canal vomeriano. A los lados
de la cresta inferior existen unas superficies
lisas de forma triangular de base interna que
forma la parte más superior del techo de las fosas
nasales. Mas hacia afuera se desprenden hacia
abajo las apófisis pterigoides.

Cara anterior: Forma parte de la bóveda, de las
fosas nasales y está limitada por arriba por el
borde anterior de lámina horizontal o proceso
etmoidal, que se articula con la lámina cribosa
del etmoides. En la línea media presenta la
cresta esfenoidal anterior que va a articularse
con el borde posterior de la lámina perpendicular
del etmoides. A los lados de la cresta se observan
un canal vertical, que lleva el orificio por donde
se abren los senos esfenoidales, y más afuera las
semiceldillas esfenoidales las cuales en el cráneo
articulado se completan con las semiceldillas
etmoidales posteriores, formando las celdillas
esfenoetmoidales

. Cara posterior: Es una superficie de forma más
o menos rectangular, soldada tan íntimamente
con la apófisis basilar del occipital que el adulto
solamente se puede lograr la separación por
medio de un corte de sierra. Caras laterales: De
la parte superoanterior nacen las pequeñas alas,
circunscribiendo el agujero óptico como
expansiones laterales del jugum; más abajo a
todo lo ancho del cuerpo se originan las grandes
alas por debajo de un canal llamado canal
cavernoso o canal carotídeo.

El espacio comprendido entre las bases de las
alas mayores y menores forman la parte interna
de la hendidura esfenoidal.
PEQUEÑAS ALAS O APOFISIS DE INGRASSIAS

Tienen forma triangular con base interna y vértice externo.
Situadas horizontalmente, nacen por dos raíces: una superior
, aplanada de arriba abajo, y otra posteroinferior, rodeando
entre ambas el agujero óptico por donde pasan el nervio
óptico y la arteria oftálmica.

Su cara superior forma parte de la base del
cráneo, en tanto que la inferior entra en la
constitución de la parte más posterior del techo
de las orbitas El borde anterior se articula con la
porción horizontal del frontal. El posterior es
delgado por fuera y grueso por dentro; aquí
forma, al terminar, un saliente denominado
apófisis clinoides anterior;el vértice externo, muy
afiliado, se conoce con el nombre de apófisis
xifoide o ensiforme.
GRANDES
ALAS
 Poseen una cara superointerna o endocraneana, otra
inferointerna o exocraneana y dos bordes, uno externo y
otro interno.

La cara endocraneana está vuelta hacia arriba y
atrás, es cóncava y presenta en su parte interna o
base varios orificios. El anterior, situado cerca de
la hendidura esfenoidal, se llama agujero redondo
mayor y da paso al nervio maxilar superior.

Por detrás de él existe otro agujero de forma
ovalada o agujero oval, por donde atraviesa el
nervio maxilar inferior. Más atrás y por fuera de
esta último orificio, se encuentra el agujero
redondo menor, que deja pasar la arteria
meninguea media.

Hay otros dos pequeños orificios inconstantes: el
agujero de Visalio, por donde pasa una vena
emisaria, está colocado por delante y adentro del
agujero oval; y cerca del agujero redondo menor,
algo más hacia atrás y adentro, puede
encontrarse un pequeño orificio o conducto
innominado de Arnold, por el cual atraviesa el
nervio pequeño petroso superficial. El resto de la
cara endocraneana de las grandes alas es cóncavo
y presenta diversas eminencias mamilares y
depresiones digitales

. La cara exocraneana lleva en su parte anterior
una cresta vertical, rugosa y muy pronunciada,
que se articula con el hueso malar (cresta malar)
y la divide en dos porciones. Una de ellas, la
interna, está vuelta hacia adelante y adentro es
plana, lisa y triangular, constituyendo en parte la
pared externa de las cavidades orbitales. Su
borde superior libre forma el labio inferior de la
hendidura esfenoidal. Esta cara interna del ala
mayor rercibe tambien el nombre de orbitaria

. La otra parte o externa de la cara exocraneana
se llama tempocigomatica y está a su vez dividida
por una cresta anteroposterior o cresta
esfenotemporal en dos partes. La superior, vuelta
hacia fuera, sirve de inserción al músculo
temporal y forma parte de la fosa temporal. La
inferior, dirigida horizontalmente, forma el techo
de la fosa cigomática y en ella se inserta el haz
superior del músculo pterigoideo externo.

APOFISIS
PTERIGOIDES
Están implantadas
en la cara inferior del esfenoides por
medio de dos raices; la interna se desprende del cuerpo
del esfenoides, mientras la externa, más voluminosa,
parte del ala mayor.

Estas raices circunscriben un conducto llamado
conducto vidiano, que da paso a los vasos y
nervios vidianos. Las dos raíces se extienden
hacia la parte inferior en forma de dos láminas,
denominadas ala externa y ala interna de la
apófisis pterigoides.

Ambas láminas permanecen unidas por su borde
anterior en más de la mitad de su altura,
constituyendo un ángulo diedro abierto hacia
atrás, conocido con el nombre de fosa pterigoidea.
En su tercio inferior, los bordes anteriores de las
láminas se separan formando un ángulo, llamado
escotadura pterigoidea, donde viene a alojarse la
apófisis piramidal del palatino.

La apófisis pterigoides presenta un borde, o
mejor, una cara anterior, resultado de la unión de
las dos láminas, que hace frente a la tuberosidad
del maxilar superior y forma la pared posterior
de la fosa pterigomaxilar. La cara posterior,
como ya se ha dicho, es la fosa pterigoidea,
constituida por la cara externa del ala interna y
la interna del ala externa.

Su parte superior e interna lleva una pequeña
foseta o foseta escafoidea, que sirve de inserción
al músculo peristafilino externo, mientras en el
resto de la fosa pterigoidea se inserta el
pterigoideO interno. En los bordes de las alas,
que sirven de límite a la fosa pterigoidea, se
observa sendas espinas hacia su parte media. La
espina tubaria está situada sobre el ala interna y
se relaciona con la trompa de Eustaquio, en tanto
que la espina de Civinini, situada en el ala
externa, sirve de inserción al ligamento
pterigoespinoso de Civinini.

El ángulo posteroinferior del ala interna se
prolonga a manara de gancho, bajo cuya
curvatura se desliza el tendón del peristafilino
externo. En la parte superior de la cara interna
destaca un saliente óseo o apófisis vaginal
dirigido hacia adentro. Con el cuerpo del
esfenoides constituye un surco, que el borde del
ala del vómer transforma en un canal, llamado
canal esfenovomeriano lateral.

La cara inferior de la apófisis vaginal lleva una
canaladura anteroposterior, que en el cráneo
articulado, merced a la apófisis esfenoidal del
palatino, se vuelve un conducto o canal
pterigopalatino, por el cual pasan la arteria
pterigopalatina y el nervio faríngeo de Bock. La
parte anterior de esta cara interna se articula
con la lámina vertical del palatino.

La cara externa de las apófisis pterigoides forma
parte de la fosa cigomática y proporciona
inserción al haz inferior del músculo pterigoideo
externo. La cara interna constituye la parte más
posterior de la pared externa de las fosas nasales
ESTRUCTURA
El cuerpo del esfenoides está formado por láminas de
tejido compacto que limitan dos cavidades o senos
esfenoidales.
 El resto del hueso está tambíen formado por tejido
compacto; solamente en la base de las apófisis
pterigoides y en la parte anterior de las grandes alas se
encuentran pequeñas cantidades de tejido esponjoso.

TEMPORAL
Los huesos temporales están situados a los lados de la parte
media de la base del cráneo, extendiéndose por las caras
laterales de éste.
 Cada uno de ellos se articula por delante con el esfenoides,
por detrás con el occipital y por arriba con el parietal.

El temporal del adulto
resulta de la soldadura
de tres piezas,
independientes en el
embrión:
 la escama,
 el hueso timpánico
 y la roca.


Estas tres piezas, al soldarse unas con otras, en su desarrollo,
originan una serie de suturas más o menos visibles y
permanentes. Así, la porción escamosa crece hacia abajo y
atrás formando la porción mastoidea, la cual, al soldarse con
la base de la roca, da origen a la cisura petroscamosa
posterior.

La misma porción escamosa, al unirse con la cara
anterosuperior de la roca, produce la cisura
petroscamosa superior, visible en la cara
endocraneana. El anillo timpánico se suelda con
la porción escamosa, originando la cisura
timpanoscamosa anterior o cisura de Glasser. El
mismo anillo forma, al unirse por detrás con la
apófisis mastoidea, la cisura timpanoscamosa
posterior.
Como consecuencia de su desarrollo, pueden distinguirse
en el temporal tres porciones.
 La parte anterosuperior es aplanada transversalmente y
recibe el nombre de región escamosa o escama.
 Por detrás de ésta destaca una masa voluminosa o región
mastoidea.
 Entre ambas y por debajo de ellas existe una prolongación
piramidal, de dirrección horizontal, llamada región
petrosa o roca del temporal.


ESCAMA DEL TEMPORAL
Es más o menos semicircular de forma y muestra una
cara externa y otra interna. La parte superior de la
externa, lisa y casi plana, va recubierta por el músculo
temporal y en ella se pueden observar algunos surcos
producidos por las arterias temporales profundas. La
parte inferior o inferointerna queda separada de la
superior por la apófisis sigomática.

Se distinguen en ésta dos
porciones; una libre o apical y
otra de implantación o basal. La
porción libre es alargada de
adelante atrpás, aplanada
transversalmente, y tiene la cara
externa, donde se inserta el
músculo masetero, convexa, en
tanto que la interna es cóncava y
lisa

. En el borde superior horizontal se inserta la
aponeurosis temporal, mientras el inferior,
grueso y rugoso, da insercción al masetero. La
extremidad anterior, dentada y biselada a
expensas de su borde inferior, se articula con el
hueso malar. La extremidad posterior se
continua insensiblemente con la porción basal.

Esta porción basal, aplanada de arriba abajo,
tiene su cara superior acanalada y en ella se
deslizan los haces posteriores del músculo
temporal. Se prolonga longitudinalmente por su
borde superior, y recibe el nombre de raiz
longitudinal de la apófisis cigomática; se dirige
hacia arriba en los límites de la escama y la
región mastoidea donde forma la cresta
supramastoidea o parte inferior de la línea curva
temporal inferior.

. De la parte anterior de la porción basal y por su
cara inferior, sale una prolongasción alargada
transversalmente, lisa y convexa de adelante
hacia atrás, que forma el borde anterior de la
cavidad glenoidea, es el cóndilo del temporal o
raíz transversa de la apófisis cigomática, y
constituye parte de la articulación con el maxilar
inferior. En la unión de la raiz longitudinal y de
la transversa existe un tubérculo llamado
tubérculo cigomático anterior.

En la parte inferior de la porción basal de la
apófisis cigomática y vuelta ya hacia el lado
inferior derl cranéo, se encuentra una concavidad
elíptica de eje mayor transversal, denominado
cavidad glenoidea. Por su fondo atraviesa la
cisura timpanoscamosa o cisura de Glasser, que
la divide en una porción anterior no articular,
correspondiente al hueso timpánico. Por dentro
del cóndilo del temporal una superficie plana y
lisa de forma triangular que constituye parte del
techo de la fosa cigomática, es conocida con el
nombre de superficie plana subtemporal.


La cara interna de la escama lleva depresiones,
eminencias y algunos surcos vasculares para
ramos de la arteria meninguea media. El borde
de la escama tiene una parte inferior adherente y
otra superior libre. La adherente presente dos
suturas, de las cuales una es visible por la cara
endocraneana y se llama cisura petroscamosa
superior, mientras la otra es observable desde la
base del cráneo y es la cisura de Glasser o cisura
timpanoscamosa, por donde la arteria timpánica
pasa para openerrar en la caja del tímpano.

La parte libre del borde de la escama representa
los dos tercios de una circunferencia. Es biselado
en su parte superior y posterior a expensas de su
lámina interna, articulándose en esta zona con el
parietal. Su parte anterior, biselada a expensas
de la lámina externa, es dentada, y se articula
con el ala mayor del esfenoides.
PORCION MASTOIDEA

Está colocada en la parte posteroinferior del
temporal, por detrás del conducto auditivo
externo. Se distinguen en ella una cara externa,
otra interna y un borde circunferencial. La cara
externa presenta frecuentemente una cisura
dirigida hacia abajo y adelante, vestiguio de la
cisura petroscamosa posterior. Los tres cuartos
inferiores de la cara externa estan constituidos
por una superficie convexa y rugosa donde se
insertan los músculos esternocleidomastoideo,
esplenio y pequeño complexo.

. En cambio, la parte anterior del cuarto superior
es lisa. Por encima y atrás del orificio del
conducto auditivo externo se observa una saliente
pequeña, o espina de Henle, y algo hacia atrás de
ésta, una superficie con multiuples orificios
vasculares, denominada zona cribosa. Cerca del
borde posterior de esta cara, se encuentra el
orificio externo del conducto mastoideo, por donde
pasa una vena que comunica el sistema vascular
exocraneano con el endocraneano.

La cara externa se prolonga hacia abajo en una
eminencia aplanada transversalmente que es la
apófisis mastoides. La cara externa de ésta es
parte de la cara del mismo nomdre de la región
mastoidea y sirve de inserción a los músculos
aludidos más arriba.

Su cara interna lleva en la parte superior un
surco anteroposterior o canal digástrico, que sirve
de inserción al vientre posterior del músculo
digástrico. La parte interna de este canal
muestra una eminencia roma, alargada de
adelante atrás, en cuya vertiente interna está
labrado otro surco por donde pasa la arteria
occipital. Dicho saliente recibe el nombre de
eminencia yuxtamastoidea.

La cara endocraneana de la porción mastoide se
confunde por delante con la base de la roca. En
este lugar se observa un amplio surco vertical o
canal del seno lateral, que lleva hacia la parte
media del orificio interno del conducto mastoideo.
El borde de la región mastoidea es grueso y
rugoso, articulándose por arriba con el parietal,
por detrás con el occipital, mientras por delante
va a fundirse con la escama y con la roca.
PORCION PETROSA

Tiene forma de pirámide cuadrangular, con base
vuelta para fuera y atrás, en tanto que el vértice,
truncado, se dirige hacia dentro y adelante.
Posee, por consiguiente, cuatro caras, cuatro
bordes, una base y un vértice. Cara
anterosuperior. Presenta hacia su tercio externo
una eminencia convexa y lisa, denominada
eminencia arcuata, la cual se coprresponde
interiormente con el canal semicircular superior
y se continua exteriormente por una superficie
más o menos plana, tegmen tympani, que forma
el techo de la caja del tímpano.

Por delante de la eminencia arcuata existe un
orificio alargado o hiato de Falopio, y por fuera de
éste otros dos pequeños orificios quie comunican
con dos canales paralelos o hiatos accesoerios, los
cuales llevabn los nervios petrosos superficiales y
profundos. Todavía más adentro, en el tercio
interno de esta cara, se observa una depresión,
conocida como faseta de Gasser, que aloja el
ganglio del mismo nombre.
CARA POSTEROSUPERIOR

Lleva cerca del borde superior, en su tercio externo, una
hendidura estrecha o fosa subarcuata, el fondo de la cual
comunica con el canal petromastoideo. Por abajo y fuera
de esta fosa se encuentra otra hendidura oblicua,
denominada orificio posterior del acueducto del vestibulo.

Más adentro, y aproximadamente sobre la misma
linea, se observan un amplio orificio por donde se
abre el conducto auditivo interno, en cuyo fondo
se notan dos crestas peropendiculares entre sí,
que lo dividen en cuatro fasetas. Por estás pasan
los nervios facial, intermediario de Wrisberg y
auditivo, con sus ramas vestibular y coclear, y la
arteria auditiva interna.
CARA ANTEROINFERIOR

Su superficie más externa es cóncava y lisa. Situada por
detrás de la cisura de Glasser, forma la parte no articular
de la cavidad glenoidea y constituye la pared anterior del
conducto auditivo externo. Está lámina está provista de
un saliente dirigido hacxia abajo que rodea la base de la
apófisis estiloides, formando la apófisis vaginal.

Más hacia dentro se prolonga horizontalmemte,
formando la apófisis tubaria, que constituye la
porción ósea de la trompa de Eustaquio y áun
más adentro, cerca del borde anterior, se
observan dos canales superpuestos, de los cuales
el superior aloja al músculo del martillo,
mientras el inferior es el canal óseo de la trompa.
Cerca del vértice, la cara de que tratamos
presenta una depresión acanalada en relación
con la mencionada trompa de Eustaquio.
CARA POSTEROINFERIOR

Destaca en la aprte externa de esta cara una
apófisis muy larga en forma de espina y didrigida
hacia abajo, adelante y adentro, llanmada
apófisis estiloide, en la cual se inserta el
ramillete de Riolano, conjunto de ligamentos y
músculos; los músculos son el estilohioideo, el
estilogloso y estilofaríngeo y los ligamentos
estilomaxilar y estilihioideo. Por fuera de la
apófisis estiloides existe un pequeño orificio o
agujero estilomastoideo, en el cual se abre la
extremidad inferior del acueducto de Falopio,
dando salida alnervio facial.

En la pared anterior de este conducto se observa
otro orificio más pequeño todavía, por donde pasa
la cuerda del tímpano. Por dentro de la apófisis
estiloides se encuentra una excavación lisa,
llamada fosa yugular, porque sirve para alojar el
golfo de la vena yugular interna. En su pared
externa un orificio (ostium introitus) deja paso al
ramo auricular del neumogásrtico.

Hacia el lado interno de la fosa yugular existe un
amplio orificio, que es la abertura inferior del
conducto carotídeo, hallándose separados fosa y
orificio por una cresta provista de un pequeño
agujero,. En éste se inicia el conducto de
Jacobson, por donde pasa el nervio de Jacobson.
Ya cerca del vértice, la superficie de la cara se
vuelve rugosa y da inserción al músculo
peristafilino interno, el que por esta inserción
toma el nombre de petrosalpingoestafilino.
BORDE SUPERIOR

Sus dos tercios externos corresponden al canal
del seno petroso superior, el cual está escotado al
nivel de la fosa de Glasser para facilitar el paso
del nervio trigémino.
BORDE ANTERIOR


Su parte externa limita la cisura de Glasser y se
bifurca hacia dentro de la prolongación anterior
del tegmen tympani. El resto de este borde se
articula con el ala mayor del esfenoides
formándose hacia abajo un canal donde se aloja
la porción fibrocartilaginosa de la trompa de
Eustaquio.
BORDE POSTERIOR

Se articula este borde con el occipital. Presenta por dentro
de la fosa yugular una amplia escotadura que, al
articularse con el occipital, forman el agujero rasgado
posterior. La escotadura lleva un saliente, denominado
espina yugular del temporal, que la divide en dos
segmentos: el posterior corresponde al golfo de la vena
yugular y el anterior da paso a los nervios espinal,
neumogástrico y glosofaríngeo.

Casi en el mismo borde de la escotadura y por
dentro de la fosa yugular se observa la foseta
patrosa, donde se aloja el ganglio de Andersh. El
resto del borde es un verdadero surco, el cual, al
articularse con el occipital, forma el canal del
seno petroso inferior.
BORDE INFERIOR

Llleva la apófisis vaginal afuera y la tubaria
adentro, siendo el resto bastante afilado.
BASE

Está constituida por el orificio del conducto
auditivo externo, por detrás del cual se extiende
la región mastoidea y por encima la escama del
temporal.
VÉRTICE

Es, como ya se ha dicho, truncado y rugoso, y se
halla ocupado por el orificio donde se termina
anteriormente el conducto carotídeo. Se introduce
en el ángulo formado por el cuerpo y el ala mayor
del esfenoides, con los cuales forma el agujero
rasgado anterior.
HUESO OCCIPITAL

Hueso del cráneo plano, impar, central y
simétrico, situado en su parte postero-inferior.
Tiene la forma de un segmento de esfera media

En su parte inferior está
atravesado por un orificio ovalado:
el agujero occipital o foramen
mágnum, que pone en
comunicación la cavidad craneal
con el conducto raquídeo dando
paso al bulbo, a las arterias
vertebrales, y cada lado, a al
nervio espinal.
MAXILAR SUPERIOR


CARA INTERNA.
APOFISIS PALATINA.
 Cara superior: suelo de las fosas nasales.
 Cara inferior: constitución bóveda palatina.
Borde interno: articula con apófisis palatina del lado
opuesto.
 Hacia adelante forma la espina nasal anterior o
inferior.
 Borde anterior: contribuye a formar el orificio anterior
de las fosas nasales.
 Borde posterior: articula con borde anterior de la
porción horizontal del palatino.
 Conducto palatino anterior: por detrás de la espina
nasal, por donde pasan el nervio esfenopalatino
interno y una rama arterial de la esfenopalatina.

PORCION INFRAPALATINA: forma parte de la bóveda palatina.
 PORCIÓN SUPRAPALATINA: presenta de detrás a delante.

Carilla rugosa para articular con el palatino.
 Orificio seno maxilar: limitada





Por arriba: masas laterales del etmoides.
Por abajo: concha inferior.
Por delante: el unguis.
Por detrás: porción vertical del palatino.

CARA EXTERNA.
 Presenta
de delante atrás
Fosilla multiforme: sobre los incisivos; depresión vertical donde se inserta
el músculo del mismo nombre.
 Eminencia canina: por detrás de la anterior, corresponde a la raíz del
canino.
 Apófisis piramidal:

BASE: dirigida hacia dentro se confunde con el hueso.
 VERTICE: superficie triangular y rugosa; articula con
los pómulos, por eso se llama superficie o apófisis
malar.

CARA SUPERIOR U ORBITA: contiene el canal
suborbitario que hacia abajo se transforma en
conducto suborbitario.
 CARA ANTERIOR: agujero suborbitario (donde
termina el conducto suborbitario). Por debajo del
agujero encontramos la fosa canina, donde toma
origen el músculo canino. En la porción anterior del
conducto suborbitario se encuentra un conducto hacia
abajo en dirección a los alvéolos dentarios: el
conducto dentario anterior, que alberga el nervio
dentario anterior, rama colateral del nervio
suborbitario.

CARA POSTERIOR: forma parte de la fosa
cigomática.
 BORDE INFERIOR: se dirige al primer molar
mayor.
 BORDE ANTERIOR: porción inferior e interna del
borde orbitario. Debajo de este borde pasa el
conducto suborbitario.
 BORDE POSTERIOR: relacionado con el
esfenoides, del cual está separado por una
hendidura que corresponde al ángulo inferior y
externo de la órbita: la hendidura
esfenomaxilar.


BORDE ANTERIOR. Presenta de abajo
arriba:
Parte posterior de la apófisis palatina, con semiespina nasal
anterior.
 Escotadura nasal, de bordes cortantes.
 Borde anterior de la apófisis ascendente.

 BORDE POSTERIOR.
 También
llamado tuberosidad del maxilar.
Presenta de arriba abajo:
En su mitad superior constituye la pared anterior de la fosa
pterigoidea.
 La mitad inferior presenta asperezas para articular con el palatino; a
veces se encuentra un canal vertical que, con otro del palatino, forma el
conducto palatino posterior, por donde desciende el nervio
palatino anterior.


BORDE SUPERIOR: limita por dentro la
pared inferior de la órbita y se articula con 3
huesos que son, de delante atrás: el unguis, el
hueso plano del etmoides y la apófisis orbitaria
del palatino. Suele presentar semiseldillas que
se unen con otras idénticas de estos dos últimos
huesos.
BORDE INFERIOR, o borde alveolar. Está
sembrado de cavidades o alvéolos, donde se
implantan las raíces de las piezas dentarias.
Atrás se subdividen, a nivel de los grandes
molares, en 2, 3 o 4 fosillas secundarias, en
exacta relación con la división de las raíces
dentarias. En el vértice de cada alvéolo hay un
pequeño agujero por donde pasan filetes
vasculares y nerviosos destinados a las
raíces de los dientes.
 ANGULO SUPERIOR: Apófisis
ascendente.

 En
el ángulo anterosuperior se encuentra la
apófisis ascendente del maxilar
superior:
Base: forma cuerpo con el suelo a nivel del suelo de la órbita.
 Vértice: articula con la apófisis orbitaria interna del frontal.
 Cara interna: forma parte de la pared externa de las fosas nasales.

Cara externa: se inserta la extremidad superior del músculo
elevador común del ala de la nariz y del labio superior.
 Borde anterior: rugoso, articula con los huesos propios de la nariz.
 Borde posterior: limita por dentro el reborde de la órbita; abajo,
donde es más ancho, presenta un canal que por su extremidad inferior
se continúa en el canal nasal; su labio anterior se confunde con la
apófisis piramidal y el posterior se articula con el unguis.

 SENO MAXILAR.


El maxilar superior está formado por tejido
compacto, salvo: parte anterior de la apófisis
palatina, la base de la apófisis ascendente y
el borde alveolar, que contienen una pequeña
masa de tejido esponjoso.
El seno maxilar o antro de Highmoro es
una cavidad triangular, de forma piramidal,
cuya base es interna y el vértice, externo.


Pared anterior o yugal: en relación con la mejilla; corresponde a la fosa
canina; por arriba se abre el agujero supraorbitario; es de paredes muy
delgadas.
Pared superior: corresponde a la órbita; comprende el conducto
suborbitario, que aloja el nervio suborbitario. La pared de este conducto
hace eminencia en la cavidad sinusal.
Pared posteroinferior: corresponde a la fosa cigomática.
 Base o pared nasal del seno: formada por una parte de la pared externa
de las fosas nasales. El cornete inferior divide esta cara en dos segmentos:

Posterosuperior: tapizado únicamente por la mucosa.
 Anteroinferior: donde encontramos, de delante a atrás:
embocadura conducto lacrimonasal, apófisis
auricular del cornete inferior y el palatino.

Vértice: corresponde a la pared interna del hueso malar.
 Borde anterior: formado por la unión de la pared yugal y nasal.
 Borde posterior: corresponde al borde posterior del maxilar.
 Borde superior: unión de la cara orbitaria y la pared nasal.
 Borde inferior o suelo del seno: corresponde al segmento posterior del
borde alveolar y a los dientes que en él se implantan (2º premolar y dos
primeros molares). A veces sus raíces sobresalen en el seno, separadas por
tejido esponjoso.

HUESO MALAR.
O
hueso cigomático, o yugal o pómulo. Forma
el límite lateral de la cara.
 * CARA EXTERNA: presta inserción a los dos
músculos cigomáticos. El músculo orbicular de
los párpados cubre su mitad superior, pero sin
adherirse a ella.




CARA INTERNA: forma parte de la fosa
temporal y de la fosa cigomática. Presta inserción
a unos cuantos manojos anteriores del músculo
temporal.
 BORDE ANTEROSUPERIOR: da nacimiento a
la apófisis orbitaria, que forma parte de la órbita
por su cara superior o cóncava, y de la fosa
temporal por su cara inferior o convexa. Su borde
libre articula con el maxilar superior y con el ala
mayor del esfenoides.

BORDE POSTEROSUPERIOR: forma parte del contorno de la
fosa temporal. En la porción vertical, al medio, se encuentra la
apófisis marginal del pómulo.

BORDE ANTEROINFERIOR: articula con el maxilar superior.

BORDE POSTEROINFERIOR: continúa la dirección del arco
cigomático; presta inserción a los fascículos anteriores del
músculo masetero.

ANGULO SUPERIOR: articula con la apófisis orbitaria externa
del frontal.

ANGULO POSTERIOR: articula con la apófisis cigomática del
temporal.

ANGULO ANTERIOR E INFERIOR: se confunden para
articularse con la apófisis malar del maxilar superior.







CONFORMACION INTERIOR.
 Formado
casi exclusivamente por tejido
compacto. Es atravesado por el conducto
malar, el cual se bifurca hacia abajo,
formando una “Y” para abrirse en la cara
externa del hueso y en su cara interna.
 Estos
dos conductos, que dan paso a filetes
nerviosos procedentes de la rama orbitaria del
maxilar superior, se denominan
cigomáticofacial (el que va a la cara) y
cigomáticotemporal (el que se abre en la fosa
del temporal).
 Lámina
cuadrilátera,
HUESOS
PROPIOSalgo
DE
que arriba.
másNARIZ
ancha abajo
LA

CARA ANTERIOR: cubierto en toda su
extensión por el músculo piramidal.
 CARA POSTERIOR: forma parte de las fosas
nasales y se ven en ella numerosos surcos para
vasos y nervios.

BORDE SUPERIOR: dentellado, se articula con
el borde anterior del frontal.
 BORDE INFERIOR: se une con los cartílagos
laterales de la nariz. Suele presentar una
escotadura para el nervio nasolobular.
 BORDE EXTERNO: articula con la rama
ascendente del maxilar superior.
 BORDE INTERNO: grueso y rugoso, se articula
con el del lado opuesto. En la parte más superior
se articula con la espina nasal del frontal y la
lámina perpendicular del etmoides.


UNGUIS.

 También
llamado hueso lagrimal, es una
pequeña laminilla ósea situada en la parte
anterior de la cara interna de la órbita.


CARA EXTERNA: presenta en su parte media la
cresta del unguis o cresta lagrimal; termina
abajo en una apófisis que al articular con el
maxilar superior, forma el orificio superior del
conducto nasal; en ella se inserta el tendón
reflejo del orbicular de los párpados. La
porción anterior tiene forma de canal y se une por
delante con el canal de la apófisis ascendente del
maxilar superior para constituir el canal
lacrimonasal, ocupado por el saco lagrimal.


CARA INTERNA: en
su parte media se
encuentra un canal,
que se corresponde con
la cresta de la cara
externa. La porción que
está por delante de este
canal forma parte de la
pared externa de las
fosas nasales. La
porción que está por
detrás, se aplica sobre
las masas laterales del
etmoides, completando
así las celdillas óseas
de esta región.

BORDE SUPERIOR: articula con la apófisis
orbitaria interna del frontal.

BORDE INFERIOR: completa en parte el
conducto nasal y desciende a veces hasta la
concha inferior.

BORDE POSTERIOR: articula con el hueso
plano del etmoides.

BORDE ANTERIOR: se une a la apófisis
ascendente del maxilar superior.




HUESOS
Ocupan laPALATINOS.
parte más posterior de la cara.
Concurren a la formación de la bóveda
palatina, de las fosas nasales, de la órbita y
de la fosa pterigomaxilar.
 Se
compone de 2 láminas, que se sueldan en ángulo
recto: la porción horizontal, se dirige hacia
dentro, y la porción vertical, que se dirige hacia
arriba.


PORCION HORIZONTAL.
CARA SUPERIOR: lisa, forma parte del suelo de las fosas nasales.
 CARA INFERIOR: porción más posterior de la bóveda palatina.
 BORDE EXTERNO: se confunde con el borde anterior de la porción vertical.

BORDE INTERNO: se une al palatino del lado opuesto, formando, por el
lado de las fosas nasales un pequeño canal en el cual se aloja el vómer.
 BORDE ANTERIOR: delgado y rugoso, se articula con el borde posterior de
la apófisis palatina del maxilar superior.
 BORDE POSTERIOR: límite de la fosa nasal. Presta inserción al velo del
paladar. Al unirse con el del lado opuesto en la línea media, forma la
espina nasal posterior.



PORCION VERTICAL.

CARA INTERNA: forma parte de la pared externa de las fosas nasales.
Encontramos 2 crestas anteroposteriores.
Una superior, situada en el pedículo de la apófisis
orbitaria, articula con el cornete medio y se llama
cresta turbinal superior.
 Una inferior, la cresta turbinal inferior, que presta
inserción al borde superior de la concha inferior.

 La
superficie entre ambas crestas forma
parte del meato medio de las fosas nasales;
la que se encuentra debajo de la cresta
inferior, constituye parte del meato
inferior.

CARA EXTERNA: presenta dos superficies rugosas: una anterior, que
articula con el maxilar superior, y una posterior, que articula con la
apófisis pterigoide. Entre ambas existe una rugosidad que por arriba
constituye el fondo de la fosa pterigomaxilar; hacia abajo forma un
canal que al unirse con el del maxilar, forma el conducto palatino
posterior.
BORDE ANTERIOR: se aplica contra la cara interna del maxilar.
 BORDE POSTERIOR: articula con la cara interna de la apófisis pterigoide.


BORDE INFERIOR:
Apófisis piramidal del palatino: hacia atrás y
afuera, llenando el espacio entre las alas de la apófisis
pterigoides. Por delante y por fuera se encuentra una
superficie rugosa que articula con la tuberosidad del
maxilar superior.
 Conductos palatinos accesorios: por abajo y por
dentro de la apófisis piramidal.


BORDE SUPERIOR:
Escotadura palatina: cerrada por el esfenoides,
formando el agujero esfenopalatino.
 Apófisis orbitaria: por delante de la escotadura
palatina, se dirige a la órbita. Presenta en su lado
externo dos pequeñas carillas lisas: una anterior
(forma parte más posterior del suelo de la órbita) y
otra externa (forma parte de la fosa pterigomaxilar).
En su lado interno presenta 3 carillas articulares:
anterior (para unirse con el maxilar superior),
posterior (se une con el esfenoides) y la media o
interna (con masas laterales del etmoides). A veces se
encuentran aquí celdillas palatinas o seno palatino.


Apófisis esfenoidal: detrás de la escotadura palatina.
Su cara inferior forma parte de la bóveda de las fosas
nasales. Su cara superior se aplica contra la base de la
apófisis pterigoides, formando el conducto
pterigopalatino, por donde pasa el nervio y los vasos
del mismo nombre.
CONCHA O CORNETE INFERIOR.
 Situado
en la parte inferior de las fosas
nasales, circunscribiendo el meato inferior.

CARA INTERNA: mira hacia el tabique de las
fosas nasales.
 CARA EXTERNA: mira hacia fuera; limita por
dentro el meato inferior.
 BORDE INFERIOR: es libre dentro de la fosa
nasal.


BORDE SUPERIOR: está adherido a la parte
externa de la fosa nasal; corresponde a la vez a la
cara interna del maxilar superior y a la porción
vertical del palatino. De delante atrás
encontramos:
Apófisis lagrimal o nasal: completa por abajo y atrás el
conducto nasal, articulándose con los dos labios del
canal nasal y con el unguis.
 Apófisis maxilar o auricular: se dirige hacia abajo y se
aplica contra la pared inferior del orificio del seno
maxilar, estrechándolo.
 Apófisis etmoidal: hacia arriba y atrás; se continúa con
la apófisis unciforme del etmoides.


EXTREMO ANTERIOR: articula con el maxilar
superior.
 EXTREMO POSTERIOR: articula con el palatino.


 VII
Constituye la parte posterior del
tabique de las fosas nasales.


CARAS: están cubiertas por la membrana
pituitaria. Presentan algunos surcos en los cuales
se alojan varios nervios. Uno de ellos se dirige
oblicuamente de arriba abajo y de atrás a delante,
y en él se aloja el nervio esfenopalatino interno.
 BORDE POSTERIOR: delgado, cortante, pero no
articular; separa los orificios posteriores de las
fosas nasales.
BORDE INFERIOR: rugoso, penetra en la
ranura que dejan ente sí, al unirse en la línea
media, las dos porciones horizontales del
palatino y las apófisis palatinas del maxilar
superior.
 BORDE ANTERIOR: se articula por arriba
con la lámina perpendicular del etmoides y se
une por abajo con el cartílago del tabique.



BORDE SUPERIOR: aplicada sobre la cresta de
la cara inferior del cuerpo del esfenoides, presenta
dos bordes inclinados hacia afuera, constituyen
las alas del vómer. Articulándose con el cuerpo
del esfenoides, el borde superior del vómer deja un
conducto medio y anterosuperior, conducto
esfenovomeriano, por el cual pasa una rama
arterial destinada al cuerpo del esfenoides y al
cartílago del tabique.

CUERPO DEL MAXILAR

CARA ANTERIOR:

Sínfisis mentoniana: línea vertical en la parte
media, indicio de la soldadura de las dos mitades del
hueso.
Eminencia mentoniana: la sínfisis mentoniana
termina por abajo en esta eminencia piramidal.
 Línea oblicua externa del maxilar: a cada lado de
la eminencia mentoniana, va a terminar en el borde
anterior de la rama, prestando inserción a los
músculos triangular de los labios, cuadrante de
la barba y cutáneo.
 Agujero mentoniano: por encima de la línea oblicua
y a nivel del segundo premolar; pasan el nervio y los
vasos mentonianos.



CARA POSTERIOR:
Apófisis geni: cuatro pequeñas eminencias,
dispuestas dos a dos y presentan inserción, las dos
superiores, a los músculos genioglosos, y las dos
inferiores, a los músculos genihioideos.
 Línea oblicua interna o milohioidea: va a
confundirse por detrás con el borde anterior de la
rama; presta inserción al músculo milohioideo.

Fosita sublingual: a cada lado de la apófisis geni,
destinada a prestar alojamiento a la glándula
sublingual.
 Fosita submaxilar: por debajo de la anterior, a nivel
de las dos o tres últimas muelas, aloja en parte la
glándula del mismo nombre.

BORDE SUPERIOR (o alveolar): aquí se encuentran distintas
cavidades, en las que se alojan las raíces de las piezas dentarias: los
alvéolos dentarios, análogos a los del maxilar superior.
 BORDE INFERIOR: presenta a cada lado de la sínfisis, una depresión
oval, llamada fosita digástrica, en la cual se inserta el vientre
anterior del músculo digástrico. A veces se encuentra, cerca de su
extremo posterior, un canal facial del maxilar, producido por el paso
de la arteria facial en el momento que abandona la región del cuello
para entrar en la cara.


RAMAS.
CARA EXTERNA: presenta marcadas líneas rugosas destinadas a la
inserción inferior del músculo masetero.
 CARA INTERNA:

Orificio superior del conducto dentario: en el
centro, por el cual pasan los nervios y vasos
dentarios inferiores.
 Espina de Spix: por debajo y delante del orificio,
donde se inserta el ligamento esfenomaxilar.
 Canal milohioideo: nace en la parte inferior y
posterior del orificio; es recorrido por el nervio y los
vasos milohioideo.

 Esta
cara se encuentra, por detrás del canal
milohioideo, sembrado de rugosidades para la
inserción inferior del músculo pterigoideo
interno.
BORDE ANTERIOR: representa un canal cuyos dos bordes se continúan
con las líneas oblicuas.
 BORDE POSTERIOR: está en relación con la parótida, por lo que también
se llama borde parotídeo.


BORDE SUPERIOR:

Cóndilo del maxilar inferior: eminencia elipsoide,
en la parte posterior del borde; articula con la cavidad
glenoidea y el cóndilo del temporal. Está unido a la
rama por medio del cuello del cóndilo. En la parte
anterointerna presenta una fosita, destinada a la
inserción del pterigoideo externo.
Apófisis coronoides: presta inserción al músculo
temporal.
 Escotadura sigmoidea o semilunar: tiene forma de
media luna. Establece una amplia comunicación entre
la región masetérica, situada en la cara externa de la
rama del maxilar, y la fosa cigomática, colocada al otro
lado de esta rama. Por esta escotadura pasan los
nervios y vasos masetéricos.


BORDE INFERIOR: el punto saliente en donde se encuentra, hacia atrás,
con el borde posterior, constituye el ángulo del maxilar inferior o ángulo
de la mandíbula, importantísimo punto de referencia para la mayor *parte
de las medidas antropológicas.
Descargar

ANATOMIA III