Cuando nos
referimos al término
‘amistad’ quizás
queremos expresar
el hecho de…
1. Dos personas que llevan
una buena relación
2. Que están en contacto
constante vía telefónica.
3. Se ven con frecuencia.
4. Se guardan sus secretos.
5. …y muchas cosas más.
Si tuviéramos que
responder a la
pregunta de quién es
nuestro mejor amigo,
¿a quién
señalaríamos?
1. Al compañero de la
primaria o secundaria.
2. Al compañero del
trabajo.
3. Muy probablemente al
cónyuge.
4. O quizás el vecino (a).
¿Esa persona que
usted ha señalado es
su verdadero amigo?
¿No cree que algún
día podría
traicionarle?
La verdadera
amistad se
caracteriza no sólo
con palabras sino
con hechos.
Santiago
2:23
La expresión
enclavada en este
pasaje señala la
relación íntima,
abierta y sincera que
Abraham sostuvo
con Dios.
Ser amigo de Dios
es una posibilidad
abierta para todos
los seres humanos.
¿Cómo se puede
llegar a tener
amistad con
Dios?
Tomando la vida de
Abraham, podemos
deducir dos
declaraciones que tiene
que ver con la expresión
“amigo de Dios”
A. Que se demuestra al aceptar
lo desconocido.
Gn. 12:1-3
B. Que se demuestra al creer lo
imposible. Gn. 15:6; Jn. 3:16-18,36
C. Que se demuestra por la
obediencia. Gn. 12:5
Lo que estamos notando
aquí es que la fe que se
espera para establecer
amistad con Dios,
no es un mero asentimiento
intelectual al hecho
de que Él es real…,
…sino esa fe que cree que
Dios es capaz de brindar su
amistad y de transformar la
vida de la persona como lo
hizo con Abraham.
A. Que es capaz de entregar
todo.
Gn. 22:1,2
B. Que es capaz de permanecer
Hebreos 11:8-10; 17-19
Génesis 12:4
Génesis 21:5
Génesis 25:7
“Ser amigo de Dios
es una posibilidad
abierta para todos
los seres humanos”.
Podemos concluir
preguntándonos qué
elementos caracterizan
a un verdadero
“amigo de Dios.”
Estos elementos son:
1.Fe (confianza)
2.Compromiso
El Señor Jesucristo
dijo en Juan 15:14
“Vosotros sois mis
amigos, si hacéis lo
que yo os mando”
Descargar

Diapositiva 1