CONSEJOS DE UN PADRE A OTRO
Te ofrezco lo que he aprendido…
y tú descubrirás también
MUSICA: XABIER LETE (Xalbadorren heriotzean)
CANTA: ERRAMUN MARTIKORENA
.
Tu hijo es lo mejor que has hecho jamás.
Eso te convierte en inmortal.
Esfuérzate por no corromper ese alma pura queriendo
hacer de él lo que tú no pudiste ser.
La educación es como sostener una húmeda pastilla de
jabón en tu mano. Si aprietas mucho se escapará.
Si aflojas la presión, caerá.
El mejor regalo que le puedes hacer a tu hijo es que seas
tú ahora como desearías que fuera él en el futuro.
.
Desde el mismo instante en que nació, tu hijo trajo su
propio carácter, su alma singular. Con tu educación
podrás retocarla someramente. Pero no doblegarla o
cambiarla. Tu hijo es como es.
Cuanto antes lo aceptes, mejor para los dos..
.
El arte de la educación consiste en transmitir unos
valores al niño sin que se vean influenciados por los
temores o los complejos que tienen los padres.
La porquería acumulada durante años corrompe nuestro
entendimiento. Tu hijo no tiene porqué notarlo todavía ni
descubrir que “la vida es así”.
.
Cuando tu hijo te pida ayuda, dásela. Habrá un día que
ya no te la pida.
Su admiración tiene fecha de caducidad.
Su pequeña mano buscándote, también.
.
“Serás hombre, hijo mío”
Si puedes conservar la cabeza fría
cuando todos la pierden, y te culpan.
Si puedes confiar en ti cuando todos de ti dudan,
sin por ello despreciar sus dudas
Si puedes esperar sin cansarte de la espera
y aún gozar con ella.
Y si eres engañado, no pagar con mentiras,
o si odiado no odiar a tu vez,
sin creerte por ello demasiado bueno ni sabio.
Si puedes soñar sin que tus sueños te adormezcan,
y puedes pensar sin ser esclavo de tus ideas.
.
Si puedes enfrentarte al triunfo y el fracaso
y tratar a estos dos impostores
de la misma manera.
Si puedes soportar que los bribones tergiversen tu palabra
para engañar a otra gente,
y si puedes ver en ruinas la obra de tu vida
y arrodillándote rehacerla con herramientas gastadas.
Si puedes juntar todos tus triunfos, y arriesgarlo todo a una carta,
y después de perder, comenzar de nuevo sin lamento alguno.
Y si puedes obligar a tu corazón y tus músculos para seguir
cuando ya parezcas derrotado
y resistir cuando ya no quede nada
excepto la voluntad de resistir
.
Si puedes estar con el pueblo y preservar la virtud,
o vivir entre reyes y guardar tu sencillez.
Si no pueden herirte amigos ni enemigos,
si cuentas con todos, pero con ninguno demasiado
Si puedes rellenar cada minuto de sesenta segundos recorridos,
tuya es la tierra y todo lo que hay en ella,
y lo que es más importante...
¡serás un hombre, hijo mío!
Rudyard Kipling, “If”
.
Suerte con tus hijos.
La necesitarás 
Fin
Descargar

Diapositiva 1