La Generación del 98
Unamuno
Baroja
Valle-Inclán
Azorín
Antonio Machado
Generación del 98: ideario
• Decadencia de España: crisis del 98.
• Reflexión sobre la identidad española:
historia, Castilla, la soberbia, la envidia.
• Regeneración de la sociedad a través de la
educación: Institución Libre de Enseñanza.
• Ineptitud de la clase política y desigualdades
sociales.
• Existencialismo: Schopenhauer y Nietzsche.
Generación del 98: referentes
• Referentes filosóficos:
–
–
–
–
Schopenhauer
Nietzsche
Regeneracionismo
Krausismo: Institución Libre de Enseñanza
• Referentes literarios:
– Autores realistas: Galdós. Dickens, Dostoievski,
Tolstoi, Ibsen.
– Autores simbolistas y modernistas: Baudelaire,
Rubén Darío.
– Autores clásicos: Manrique, Cervantes, Quevedo.
G98: temas
• Reflexión sobre España
– Necesidad de regeneración.
– Indagación en el origen de la crisis: definición de la
identidad española.
• Reflejo en el paisaje: Azorín, Unamuno.
– Profundización en la Historia.
• Unamuno: la intrahistoria
• Preocupaciones existenciales y religiosas
– Entre el vitalismo de Nietzsche y el pesimismo existencial
de Schopenhauer.
– Agnosticismo, falta de fe, reflexión sobra la función social
de la religión: Unamuno.
G98: estilo
• Imitación de los clásicos.
• Reacción contra el Realismo del XIX.
– Lirismo.
– Subjetividad.
– Introspección.
• Renovación lingüística: incorporación de arcaísmos.
• Renovación de los géneros:
– Novela se transforma en un campo para la
introducción de reflexiones, por encima del
argumento.
– Desarrollo del ensayo.
• No hay un plan diseñado para nosotros.
Nadie en el más allá cuida del ser humano.
El destino es la NADA, la desaparición
absoluta.
• El hombre es un animal que sólo produce
dolor. Es incapaz de ordenar el mundo en
paz. La vanidad, el egoísmo y la envidia
son sus únicas cualidades.
Schopenhauer:
la vida
es dolorosa
y absurda
• “La vida del hombre no es más que una
lucha por la existencia, con la certidumbre
de resultar vencido. La vida es una cacería
incesante, donde los seres, unas veces
cazadores y otras cazados, se disputan las
piltrafas de una horrible presa. Es una
historia natural del dolor, que se resume
así: querer sin motivo, sufrir siempre,
luchar de continuo, y después morir... Y
así sucesivamente por los siglos, de los
siglos hasta que nuestro planeta se haga
trizas."
• “Los hombres se parecen a esos relojes de cuerda que
andan sin saber por qué. Cada vez que se engendra un
hombre y se le hace venir al mundo, se da cuerda de nuevo
al reloj de la vida humana, para que repita una vez más su
rancio sonsonete gastado de eterna caja de música, frase
por frase, tiempo por tiempo, con variaciones apenas
imperceptibles.“
• "El estado [la sociedad] no es más que el bozal que tiene
por objeto volver inofensivo a ese animal carnicero, el
hombre, y hacer que tenga el aspecto de un herbívoro."
• Regeneracionismo: doctrina
política promovida por Joaquín
Costa que busca la revitalización
de la sociedad española
mediante medidas concretas
como la reforma agraria, las
inversiones en obras públicas, el
apoyo a la industria y la
extensión de la educación a toda
la población.
• Krausismo: ideario basado en el
pensamiento del filósofo alemán
Friedrich Krause, que defendía la
necesidad de una enseñanza laica y
científica, ajustada a la personalidad del
individuo y en estrecho contacto con el
medio.
Estas ideas tomaron forma en
España en la Institución Libre de
Enseñanza, fundada por Giner de
los Ríos en 1875.
Institución Libre de Enseñanza
• “La nueva escuela promueve el aprendizaje
intuitivo, el trabajo manual, las excursiones, la
comunicación familiar entre profesores y
alumnos, la combinación del trabajo, el juego y
el ejercicio físico.”
Boletín de la ILE [modificado]
• “No sólo era una escuela sino un centro social y
político, semejante a una orden religiosa sin
religión, donde un grupo de filósofos y
científicos trató de crear una nueva España”
Federico de Onís [modificado]
Temas comunes de los autores del 98
• España: reflexión sobre la identidad y la
Historia, en busca de la esencia y el origen
del problema.
• La existencia: Schopenhauer.
• Dios y la religión: Nietzsche.
LA ORACIÓN DEL ATEO
Oye mi ruego Tú, Dios que no existes,
y en tu nada recoge estas mis quejas,
Tú que a los pobres hombres nunca dejas
sin consuelo de engaño. No resistes
a nuestro ruego y nuestro anhelo vistes.
[…]
¡Qué grande eres, mi Dios! Eres tan
grande
que no eres sino Idea; es muy angosta
la realidad por mucho que se expande
para abarcarte. Sufro yo a tu costa,
Dios no existente, pues si Tú existieras
existiría yo también de veras.
Miguel de
Unamuno
Antonio Machado
(1875-1939)
Soledades, galerías
y otros poemas
(1907)
Campos de Castilla
(1912-1917)
Nuevas canciones
(1924)
Retrato
Manuel
Machado
Esta es mi cara y ésta es mi alma; leed:
Unos ojos de hastío y una boca de sed...
Lo demás... Nada... Vida... Cosas...
Lo que se sabe...
Calaveradas, amoríos... Nada grave.
Un poco de locura, un algo de poesía,
una gota del vino de la melancolía...
¿Vicios? Todos. Ninguno...
Jugador, no lo he sido:
no gozo lo ganado, ni siento lo perdido.
Bebo, por no negar mi tierra de Sevilla,
media docena de cañas de manzanilla,
Las mujeres...--sin ser un Tenorio, ¡eso no!-tengo una que me quiere,
y otra a quien quiero yo.
Retrato
Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierra de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.
Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
mas recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.
Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.
Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética,
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.
Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.
¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.
Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con este buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.
Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.
Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.
Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla,
y un huerto claro donde madura el limonero;
mi juventud, veinte años en tierra de Castilla;
mi historia, algunos casos que recordar no quiero.
•
Su estancia en Madrid y Soria.
•
¿Se referirá a la muerte de Leonor?
Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido
—ya conocéis mi torpe aliño indumentario—,
mas recibí la flecha que me asignó Cupido,
y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario.
•
Miguel de Mañara: personaje
sevillano que dio origen a Don Juan.
•
Marqués de Bradomín: personaje de
las novelas modernistas Valle-Inclán,
romántico y apasionado.
Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.
•
Jacobinos: revolucionarios radicales
durante la Revolución Francesa.
Origen de los partidos de izquierda.
•
Ronsard: poeta francés.
•
Afeites: adornos.
•
La “actual cosmética”: el modernismo.
•
Gay-trinar: se refiere a los juglares
medievales, no a lo que todos
pensamos…
Adoro la hermosura, y en la moderna estética
corté las viejas rosas del huerto de Ronsard;
mas no amo los afeites de la actual cosmética,
ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.
Desdeño las romanzas de los tenores huecos
y el coro de los grillos que cantan a la luna.
A distinguir me paro las voces de los ecos,
y escucho solamente, entre las voces, una.
•
¿Tenores huecos? ¿Coro de
grillos?: probablemente se
refiere a los poetas
modernistas.
¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera
mi verso, como deja el capitán su espada:
famosa por la mano viril que la blandiera,
no por el docto oficio del forjador preciada.
•
Es decir, quiere que su verso
valga no por la forma (la forja)
sino por el mensaje que el
autor (el capitán) quiere
transmitir.
Converso con el hombre que siempre va conmigo
—quien habla solo espera hablar a Dios un día—;
mi soliloquio es plática con este buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía.
•
Filantropía: amor al prójimo,
humanismo, sentimiento de
solidaridad.
Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito.
A mi trabajo acudo, con mi dinero pago
el traje que me cubre y la mansión que habito,
el pan que me alimenta y el lecho en donde yago.
•
Soliloquio: monólogo interior.
•
¿Quién es ese amigo?
¿Jesús?
•
Mar: símbolo de la eternidad,
la muerte.
Y cuando llegue el día del último viaje,
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,
me encontraréis a bordo ligero de equipaje,
casi desnudo, como los hijos de la mar.
“En aquella época iba vestido con un
gabán descolorido viejísimo, que sólo
conservaba uno o dos botones de una fila,
las cuales siempre llevaba abrochados
equivocadamente. Los pantalones los
sujetaba con una cuerda, lo mismo que los
puños, atados con trozos de guata en vez
de gemelos. A veces anunciaba que iba a
leer un poema, sacaba del bolsillo un
papel sucio, hecho dobleces, lo desplegaba
y en el centro tenía un gran agujero. Me
dijo: “Siéntate, Juanito, siéntate”. Yo miré
en torno y vi una butaca, que tenía un
agujero en el fondo, que no servía para
sentarse, una silla sobre la cual estaba una
gata con sus gatitos pequeños, y otra silla
sobre la cual había… ¡un huevo frito!”
El desaliño
indumentario de
Machado según Juan
Ramón Jiménez
Algunas ideas de Machado
•“Hay que aprender a
pensar, a razonar, a utilizar
la cabeza para algo más
que llevar el sombrero, a
distinguir los valores falsos
de los verdaderos. Porque
un hombre mal vestido
puede ser un sabio, un
héroe; el birrete de un
doctor, en cambio, puede
cubrir el cráneo de un
imbécil.”
Sobre España
• “La patria no es una finca heredada de nuestros abuelos
[…]. Es algo que se hace constantemente y se conserva
sólo por la cultura y el trabajo. El pueblo que la descuida o
abandona, la pierde. No es patria el suelo que se pisa, sino
el suelo que se labra.”
Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora.
¿Espera, duerme o sueña? ¿La sangre derramada
recuerda, cuando tuvo la fiebre de la espada?
Todo se mueve, fluye, discurre, corre o gira;
cambian la mar y el monte y el ojo que los mira.
¿Pasó? Sobre sus campos aún el fantasma yerra
de un pueblo que ponía a Dios sobre la guerra.
Campos de Castilla
Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza,
entre una España que muere
y otra España que bosteza.
Españolito que vienes
al mundo, te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.
—Nuestro español bosteza.
¿Es hambre? ¿sueño? ¿Hastío?
Doctor, ¿tendrá el estómago vacío?
—El vacío es más bien en la cabeza.
Nuevas canciones
Sobre la
política
Es de noche. Se platica
al fondo de una botica:
—Yo no sé,
don José, cómo son los liberales
tan perros, tan inmorales.
—¡Oh, tranquilícese usted!
Pasados los carnavales
vendrán los conservadores,
buenos administradores
de su casa.
Todo llega y todo pasa.
Nada eterno:
ni gobierno que perdure,
ni mal que cien años dure.
—Tras estos tiempos, vendrán
otros tiempos y otros y otros,
y lo mismo que nosotros,
otros se jorobarán. A
sí es la vida, don Juan.
—Es verdad, así es la vida.
—La cebada está crecida.
—Con estas lluvias...
Sobre Dios y la Iglesia
Malgrado de mi porte jacobino,
y mi asco de las juntas apostólicas
y las damas católicas,
creo en la voluntad contra el destino.
¡Corazoncitos de Jesús tan hueros!,
creo en tu Dios y en el mío.
Desde un pueblo que ayuna y se divierte,
ora y eructa, desde un pueblo impío
que juega al mus, de espaldas a la muerte,
creo en la libertad y en la esperanza,
y en una fe que nace
cuando se busca a Dios y no se alcanza,
y en el Dios que se lleva y que se hace.
Desde un pueblo que ayuna y se divierte,
ora y eructa, desde un pueblo impío
que juega al mus, de espaldas a la muerte,
creo en la libertad y en la esperanza,
y en una fe que nace
cuando se busca a Dios y no se alcanza,
y en el Dios que se lleva y que se hace.
Ayer soñé que veía
a Dios y que a Dios hablaba;
y soñé que Dios me oía...
Después soñé que soñaba.
Sobre la poesía, la fama, las ideas
Nunca perseguí la gloria
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles
como pompas de jabón.
Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse.
Sobre la poesía, la fama, las ideas
Nunca perseguí la gloria
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles
como pompas de jabón.
Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse.
No extrañéis, dulces amigos,
que esté mi frente arrugada;
yo vivo en paz con los hombres
y en guerra con mis entrañas.
Sobre el sentido de la vida
Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar.
Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar.
Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar.
Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Nunca perseguí la gloria Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
ni dejar en la memoria
se ve la senda que nunca
de los hombres mi canción;se ha de volver a pisar.
yo amo los mundos sutiles,Caminante, no hay camino,
ingrávidos y gentiles
sino estelas en la mar.
como pompas de jabón.
Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse.
Antonio Machado
Hace algún tiempo,
en ese lugar,
donde hoy los bosques
se visten de espino
se oyó la voz de un poeta gritar:
“caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.”
Golpe a golpe, verso a verso.
Murió el poeta lejos del hogar,
le cubre el polvo
de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar:
“caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.”
Golpe a golpe, verso a verso.
Cuando el jilguero no puede cantar,
cuando el poeta es un peregrino,
cuando de nada nos sirve rezar:
“caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.”
Golpe a golpe, verso a verso.
Joan Manuel Serrat
Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
—La tarde cayendo está—,
"En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día:
ya no siento el corazón."
Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.
La tarde más se obscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea,
se enturbia y desaparece.
Mi cantar vuelve a plañir:
"Aguda espina dorada,
quién te pudiera sentir
en el corazón clavada.“
Antonio Machado
Soledades, galerías y otros poemas (1907)
Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
—La tarde cayendo está—,
"En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día:
ya no siento el corazón."
Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.
La tarde más se obscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea,
se enturbia y desaparece.
Mi cantar vuelve a plañir:
"Aguda espina dorada,
quién te pudiera sentir
en el corazón clavada.“
Antonio Machado
Soledades, galerías y otros poemas
(1907)
•Primera persona: uso enfático para subrayar la implicación
del autor.
Oraciones exclamativas: expresan un estado de ánimo
exaltado. El poeta describe el paisaje, conmovido por su
belleza.
Camino: aparece tres veces en el poema. Tiene un valor
simbólico: camino = vida, destino.
Pregunta retórica: el poeta reflexiona sobre el futuro, el sentido
de la vida. Pero su ánimo es exaltado: la felicidad del poeta se
expresa mediante verbos como cantando, soñando.
Las comillas marcan la entrada de una cita, palabras que el
poeta cree oír: son un canto popular, parecido al cante
flamenco.
El canto cambia el tono del poema: lo descubrimos con
palabras como mudo, sombrío. El paisaje se transforma. ¡Y el
paisaje es espejo del interior del poeta! Atardece, desaparecen
las colinas doradas. El camino se enturbia.
Ahora el canto es un plañido, es decir, un lamento: el poeta
desea el dolor perdido. ¡Pero, cuidado!: no habla de Leonor, ya
que el poema pertenece a Soledades.
EL MAÑANA EFÍMERO
La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y de alma quieta,
ha de tener su mármol y su día,
su infalible mañana y su poeta.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero.
Será un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero,
a la moda de Francia realista,
un poco al uso de París pagano,
y al estilo de España especialista
en el vicio al alcance de la mano.
Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahúr, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste,
cuando se digna usar de la cabeza,
aun tendrá luengo parto de varones
.
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas,
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero,
el vacuo ayer dará un mañana huero.
Como la náusea de un borracho ahíto
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias, las cumbres de
granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.
Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.
Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.
Campos de Castilla (1912-1917)
Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo,
algunas hojas verdes le han salido.
¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.
No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.
Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
hunden sus telas grises las arañas.
Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que, rojo en el hogar, mañana
ardas, de alguna mísera caseta
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hacia la mar te empuje,
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.
•
Abundante adjetivación: colores, formas.
•
Métrica: versos endecasílabos y
heptasílabos de rima consonante,
formando serventesios y pareados sin orden
definido. Se trata, pues, de una variante de
la silva.
•
Figuras retóricas:
– Hipérbaton.
– Personificación.
– Metáforas.
– Símbolos.
– Anáfora: “antes que…”
•
Cambio en las personas gramaticales:
tercera, segunda, primera.
Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo,
algunas hojas verdes le han salido.
¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.
No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.
Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
hunden sus telas grises las arañas.
Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que, rojo en el hogar, mañana
ardas, de alguna mísera caseta
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hacia la mar te empuje,
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.
PERSONAS GRAMATICALES
Tercera
Segunda
Primera
Descargar

Document