Literatura II
Integrantes:
Neoclasicismo XVIII-XlX
• Garibaldi Espinoza Omar Humberto (José Cadalso, Información, Exposición)
• Jasso Díaz Jazmin Abigail (José Iglesias de la Casa, Información, Exposición)
• Quintana Piza Jessica (Nicolás Fernández de Moratín, Información,
Exposición)
• Sández García Martha Valeria (Alberto Rodríguez de Lista y Aragón,
Información, Exposición)
• Saldaña González Daniela
(Edición, Información, Creatividad)
XVIII- XIX
• Neoclasicismo o estilo neoclásico fue un movimiento que se
produjo en Europa, cultural, artístico y literario.
• Se considera a los escritores griegos y latinos como modelos a
imitar. Es un retorno a los clásicos grecolatinos; ese es el origen
de la palabra Neoclasicismo.
• Inminentemente didáctica y Moral (Actitud crítica).
• Las academias, sociedades, instituciones y publicaciones eran
dirigidas por el estado.
• En esta literatura el objeto esencial es
el hombre, haciendo mayor énfasis
de sobremanera el alma.
• Se resalta la importancia de la razón
sobre el sentimiento y la imaginación.
• Se rechaza lo imaginativo y lo
fantástico, ya que no se escribía para
entretener, sino para educar.
• Su principal característica es la
belleza fría y sin alma.
• Imposición jerárquica de la
Literatura clásica como
modelo.
• Manifestación uniforme
Contra las exageraciones del
Barroco.
• Después fue sustituido por
el Romanticismo.
JOSÉ CADALSO
• Nació en Cádiz 1741 – 1782.
• Escritor y militar.
• Cadalso escribió un libro de
versos, ”Ocios de mi juventud”
publicado en 1773.
• La obra más famosa de
Cadalso, sus Noches lúgubres,
escrita en 1774.
• Es un buen ejemplo del hombre ilustrado (los pensadores de la
Ilustración sostenían que la razón humana podía combatir la ignorancia,
la superstición y la tiranía, y construir un mundo mejor).
“A La Primavera”
“Sobre el poder del tiempo”
No basta que en su cueva se encadene
el uno y otro proceloso viento,
ni que Neptuno mande a su elemento
con el tridente azul que se serene;
Todo lo muda el tiempo, Filis mía,
todo cede al rigor de sus guadañas:
ya transforma los valles en montañas,
ya pone un campo donde un mar
había.
ni que Amaltea el fértil campo llene
de fruta y flor, ni que con nuevo
aliento
al eco den las aves dulce acento,
ni que el arroyo desatado suene.
En vano anuncias, verde primavera,
tu vuelta de los hombres deseada,
triunfante del invierno triste y frío.
Muerta Filis, el orbe nada espera,
sino niebla espantosa, noche helada,
sombras y susto como el pecho mío.
El muda en noche opaca el claro día,
en fábulas pueriles las hazañas,
alcázares soberbios en cabañas,
y el juvenil ardor en vejez fría.
Doma el tiempo al caballo desbocado,
detiene el mar y viento enfurecido,
postra al león y rinde al bravo toro.
Sola una cosa al tiempo denodado
ni cederá, ni cede, ni ha cedido,
y es el constante amor con que te
adoro.
Poema
“Elegía a las Musas” Leandro Fernández de Moratín (Fragmento).
Solo pudo bastar vuestro
amoroso anhelo a prestarme
constancia en los afanes
que turbaron mi paz, cuando
insolente, vano saber,
enconos y venganzas codicia
y ambición la patria mía
abandonaron a civil discordia.
Yo vi del polvo levantarse
audaces a dominar y perecer
tiranos, atropellarse efímeras
las leyes y llamarse virtudes
los delitos.
Vi las fraternas armas
Nuestros muros bañar en
sangre nuestra, combatirse
vencido y vencedor hijos de
España, y el trono
desplomándose al vendido
ímpetu popular, De las arenas
que el mar sacude en la
fenicia Gadesa las que el Tajo
lusitano envuelven oro y
conchas, uno y otro imperio,
iras, desorden esparciendo y
luto, comunicarse el fimeral
estrago.
Un poema representativo de la época Neoclásica.
José Iglesias de la Casa
1748 - 1791
• Estudió Humanidades y Teología en la
Universidad de su ciudad natal.
• Se dedicó a la poesía y también a la música, al
dibujo y a la orfebrería.
• En 1783 se ordenó de presbítero en Madrid.
Rigió varias parroquias con celo y generosidad.
De naturaleza enfermiza, murió prematuramente.
• Escribió La niñez laureada, en loor de un niño
precoz, y el poema didáctico La Teología.
• Compuso numerosas poesías religiosas y
profanas.
• Lo único que se salva de su producción son las composiciones
jocosas, algunas de las cuales son notables por su gracia y ligereza.
“El sueño y el Deseo”
Cuando yo en el prado
me pongo a dormir,
sueño que me halaga
mi pastor gentil.
Despierto, y no viendo
holgar y reír
a Alexi conmigo,
cual en sueños vi,
de mí no me acuerdo,
ni acierto a vestir,
ni escucho el ganado,
que bala por mí.
El año que viene no le tendré así;
que yo de mi lado
no le he dejar ir,
pues casarnos hemos
los dos por abril,
y en un mismo chozo
hemos de dormir.
Fuego amoroso
Mañanita alegre del señor San
Juan,al pie de la fuente del rojo
arenal;con un listón verde
que eché por sedal
y un alfiler corvo,
me puse a pescar.
Llegóse al estanque
mi tierno zagal,
y en estas palabras
me empezó a burlar:
Cruel pastorcilla,
¿dónde pez habráque a tan
dulce muerteno quiera llegar?
Yo así de él, y dije:
¿Tú también querrás?
Y este pececillo
no, no se me irá.
“La Palomita”
Una paloma blanca
como la nieve,
me ha picado en el alma;
mucho me duele.
Dulce paloma,
¿cómo pretendes herir el alma
de quien te quiere?
Tu pico hermoso
brindó placeres,
pero en mi pecho
picó cual sierpe.
Pues dime, ingrata,
¿por qué pretendes
volverme males
dándote bienes?
¡Ay! nadie fíe
de aves aleves;
que a aquel que halagan,
mucho más hieren.
Nicolás Fernández de Moratín
Madrid 1737- 1780
• Cursó estudios en el colegio de los jesuitas
en Calatayud y posteriormente en la
Universidad de Valladolid.
• Entró al servicio de la reina Isabel Farnesio
como ayuda de guardajoyas.
• Catedrático de Estética y Literatura en el
colegio Imperial de Madrid.
• Moratín fue un defensor de la Ilustración.
• Autor del poema La Diana o el arte de la
caza.
Las naves de Cortés destruidas (1765).
• Fundador de la tertulia de la Fonda de San Sebastián donde se reunía con
Cadalso, los Iriarte e Ignacio López de Ayala, sólo se permitía hablar de
teatro, toros, amores y versos.
“Saber sin estudiar”
"Admiróse un portugués,
de ver que en su tierna infancia,
todos los niños de Francia,
supieran hablar francés.
”Arte diabólica es”,
dijo, torciendo el mostacho,
”pues para hablar el gabacho,
un fidalgo en Portugal
llega a viejo y lo habla mal,
y aquí lo parla un muchacho...."
“Ojos hermosos” Fragmento.
Ojos hermosos
de mi Dorisa:
yo os vi al reflejo
de luces tibias...
¡Noche felice,
no te me olvidas!
Turbado y mudo
quedé a su vista,
susto de muerte
me atemoriza,
y sólo huyendo
pude evadirla.
Ojos hermosos:
yo así vivía,
cuando amor fiero
gimió de envidia.
Quiso que al yugo
la cerviz rinda,
y os me presenta
con pompa altiva,
una mañana,
cuando ilumina
Febo los prados
que abril matiza.
Vi que con nuevas
flores se pinta
el suelo fértil,
la cumbre fría;
los arroyuelos
libres salpican,
sonando roncos,
la verde orilla.
Gratos aromas
el viento espira,
cantan amores
las avecillas.
Alberto Rodríguez de Lista y Aragón 1775-1848
• Matemático, poeta, periodista y crítico
litera.
• Fue ordenado sacerdote en 1803;
colaboró como poeta en El Correo Literario
y Económico de Sevilla.
• Fundó la Academia de las Buenas Letras
(1793).
• Se condujo siempre con actitud política
acomodaticia y oportunista, pero cuando
le dejaban expresarse libremente se
mostraba radicalmente liberal.
• Aportó a la poesía de su época la
tradición de Herrera, dentro de su
actividad literaria creo diferentes
publicaciones entre ellas:
"el correo de sevilla".
“La envidia”
“La Duda”
Dulce es a la codicia cuanto alcanza
doblar el oro inútil, que ha escondido;
sin tener otro afán, ni por sentido,
meditar ya el placer, ya la esperanza.
¿Si será de amistad, Filis hermosa,
la grata llama que en el pecho siento;
que como propio tu dolor lamento,
y soy feliz, cuando eres venturosa?
Dulce es también a la feroz venganza,
que no obedece al tiempo ni al olvido,
los sedientos rencores que ha sufrido
apagar entre el fuego y la matanza.
¿O será amor? Tu imagen deliciosa
grabada está en el alma, y el momento,
que obligado la deja el pensamiento,
me es ingrato el pensar, la vida odiosa.
A un bien aspira todo vicio humano;
teñida en sangre, la ambición impía
sueña en el mando y el laurel glorioso.
Amor es. Este ardor de verte, este
inefable placer cuando te veo,
¿quién sino el dulce amor puede
inspirarlo?
Sola tú, envidia horrenda, monstruo
insano,
ni conoces ni esperas la alegría;
que ¿dónde irás que no haya un
venturoso?
Mas ¡ay! es como tú puro y celeste;
e ignorando los fuegos del deseo,
halaga el corazón sin abrasarlo.
Weblografía:
http://www.poemascorazon.com/poesia/biografia-de-alberto-lista.html
http://www.poetasandaluces.com/autor.asp?idAutor=155
http://www.poetasandaluces.com/poema.asp?idPoema=2427
http://www.lenguayliteratura.org/ltr/index.php?option=com_content&view=section&id=93
&Itemid=196
http://infobiografias.com/biografia/21886/José-Iglesias-de-la-Casa.html
http://www.los-poetas.com/o/jicasa.htm
http://www.poemas-del-alma.com/jose-cadalso-a-la-primavera.htm
http://www.poemas-del-alma.com/jose-cadalso-sobre-el-poder-del-tiempo.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Cadalso
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/melendez.htm
http://www.poesi.as/Juan_Melendez_Valdes.htm
Bibliografía
Libro de Literatura I
Descargar

Diapositiva 1