Literatura
Trabajo en equipo
5ºH1
Liceo Nº1
Mariana Silvera… Nº: 24
Gabriela Pereyra…
Biografía de Sófocles
Sófocles, uno de los principales trágicos griegos junto con
Esquilo y Eurípides, nació en el año
496 a.C., y su existencia se extendió hasta los 90 años.
Pertenecía a una familia de clase media
y de bastante prestigio; su padre era fabricante de armas,
que en Atenas era un cargo casi
Honorífico. Esto tuvo como consecuencia que Sófocles,
desde su infancia, se
familiarizara con la aristocracia ateniense, rasgo favorable
tanto desde el punto de vista social
como artístico y cultural.
Según cuenta la leyenda –mitología más que historia–
Sófocles intervino en un coro de
niños que celebró el triunfo de la famosa batalla de Salamina
(480 a.C.), en la que había
participado Esquilo y día en que justamente nacía Eurípides.
Así quiere la leyenda, por medio
de lazos providenciales, vincular a los tres grandes trágicos
griegos, característica psicológica
que distingue al pueblo griego.
También como personalidad y valor artístico Sófocles fue muy
admirado; venció 24
veces en certámenes clásicos literarios, obteniendo siempre el
primero o segundo premios,
nunca un tercer puesto.
Muere un año antes de la derrota de Egospótamo, batalla que
marca un desastre para
Atenas.
Sófocles llegó a escribir hasta 123 tragedias para
los festivales, en los que se adjudicó, se
estima, 24 victorias, frente a las 13 que había
logrado Esquilo. Se convirtió en una figura
importante en Atenas, y su larga vida coincidió
con el momento de máximo esplendor de la
ciudad.
De su enorme producción, sin embargo, se
conservan en la actualidad, aparte de algunos
fragmentos, tan sólo siete tragedias completas:
 Antígona
 Edipo Rey
 Áyax
 Las Traquinias
 Filoctetes
 Edipo en Colona
 Electra.
A Sófocles se deben la introducción de un tercer
personaje en la escena, lo que daba mayor juego
al diálogo, y el hecho de dotar de complejidad
psicológica al héroe de la obra.
Escultura de Sófocles
Tragedia griega
La tragedia griega es un género
teatral originario de la Antigua Grecia .
Inspirado en los ritos y representaciones
sagradas que se hacían en Grecia y Asia
Menor, alcanza su apogeo en la Atenas del S.V
A.C. Llega sin grandes modificaciones hasta el
Romanticismo, época en la que se abre la
discusión sobre los géneros literarios, mucho
más de lo que lo hizo durante
el Renacimiento.
• La obra más popular dentro de las tragedias
griegas es sin duda Edipo Rey, conocida también
como el Tirano Edipo, un texto escrito por el
gran Sófocles que nos narra las desgracias del ser
humano. Edipo Rey es una tragedia griega
perfecta pues cuenta dentro de sus estructura
con personajes míticos, su lenguaje es bastante
filosófico y solemne, y para concluir la historia no
conlleva a un final feliz como al que hoy en día
nos han acostumbrado sino que el final es
fatídico pues aparecen juntas la muerte y no de
manera natural sino en forma de suicidio
producto de la locura, y es que sus personajes
han tenido que vivir con la tediosa carga negativa
del destino.
Edipo Rey es pues un claro ejemplo de cómo la
fatalidad y desdicha afecta la vida de los seres
humanos, que aunque se sientan grandes y
poderosos no son nada más que seres
comunes.
Edipo, el personaje principal quien fue el
monarca de Tebas, hijo del rey Layo (a quien
asesino) y Yocasta (su madre con quien se
caso). Todos estos sucesos ocurren sin que
Edipo sepa la verdad y es por ello que termina
por arrancarse los ojos para no ser testigo
ocular de las desgracias que ha cometido.
Análisis del prologo de Edipo Rey
El prólogo de “Edipo rey” se divide en 2 momentos.
El primero se compone del diálogo de Edipo con
el Sacerdote, el segundo de ellos, Edipo con
Creonte (su cuñado).
El primer momento se estructura en 4 núcleos, que
son:
• la descripción de la ciudad
• la peste
• visión del pueblo acerca de Edipo
• la petición final
La descripción de la ciudad es realizada por
Edipo en su primer parlamento, responde a una
peste real que azoto Atenas en el 430 A.C, y
para recrearla emplea los sentidos, como ser, el
visual (la ciudad), el olfativo (humo del
incienso) y el auditivo (cantos de dolor y
lamentos), lo cual da por resultado una imagen
colectiva de desolación y muerte.
Asimismo el parlamento de Edipo se inicia con una
pregunta, “¿por qué en mi presencia os sentáis en
los altares con ramos de suplicantes?” . Pregunta
retórica, pues él sabe la respuesta, conoce el mal
de la ciudad, sin embargo quiere que se lo digan,
reafirmando así su carácter bondadoso, pues más
allá de su soberbia, el escucha a los suplicantes.
Esta pregunta sirve como motivo poético para
que el pueblo comience a idolatrarlo.
• Edipo se presenta a su pueblo como un buen
rey, “ (…) yo a quien todos llaman el glorioso
Edipo…”. Demuestra también su orgullo, pues
él se autodenomina glorioso, ilustre, etc.
• El pueblo lo ve como un buen rey, bondadoso,
bienhechor, “el salvador”, ha gobernado en
paz y en orden. Edipo tiene el respeto de su
pueblo, es venerado por salvar al pueblo de la
Esfinge y ser un buen gobernante. El pueblo
confía en él para ser salvado. Es conocedor de
su pueblo y se siente compadecido ante él, ya
que ve sufrir a los tebanos “… sé que sufrís
todo y, sufriendo, no hay ninguno que sufra
igual que yo…”.
• Por su parte, el parlamento del Sacerdote genera
tensión y retardo, dilatando así la acción,
¿cómo?, empleando diferentes recursos, como
ser:
• La metáfora y la personificación: “la ciudad como
tú mismo ves, sufre el embate de un fuerte
temporal y no puede levantar su cabeza del fondo
de sus olas de sangre”.
• La metonimia (personificación) es empleada aquí
para plasmar el deseo de levantar la cabeza del
pueblo, de salir de la peste, de la misma manera,
las olas de sangre simbolizan la gran cantidad de
muertes que ha tenido que enfrentar la ciudad.
Tebas existe como el ámbito de la esterilidad en
el mundo humano, animal y vegetal. El
oxímoron empleado aquí nos remite a la idea
de la imposibilidad de vida. Se reitera el verbo
“perecen”, conformándose así una anáfora;
“…perece en los frutos abortados de la tierra,
perece en los rebaños de vacas y en los partos
sin hijos de las mujeres”.
En este primer momento, Edipo se presenta en
la cumbre de su poder, él es el salvado de
temas, el pueblo se presenta a él en actitud
suplicante. Podría decirse que el primer
momento tiene como tema a la peste y Edipo,
a lo largo de la obra se descubre que Edipo es
la peste.
L a petición final realizada por el sacerdote
anticipa lo que ocurrirá:
“Ea, ¡oh, el mejor de los mortales!, haz erguirse
de nuevo esta ciudad; cuídate de tu fama:
porque esta tierra te llama ahora su libertador
por tu celo de antaño; haz que jamás nos
acordemos de tu reinado como de un tiempo
en que nos pusimos de pie y luego caímos:
¡por en pie a esta ciudad dejándola segura!
• El 2º momento no es tan rico como el 1º. Se
basa en el recurso de la esticomiquia, el cual
consiste en elaborar parlamentos con el
mismo número de sílabas.
El clima se vuelve más ágil. El eje es la explicitación de la
causa de la peste. Emerge la figura de Creonte, el cual
es un hombre piadoso, aristócrata, hermano de
Yocasta, cuñado y tío de Edipo. Se muestra
preocupado. Quiere enfatizar el amor de Edipo hacia su
pueblo. Edipo caerá al final de la obra, pero lo hará
dignamente, porque es digno. El héroe trágico debe
estar en la cumbre para que su caída sea estruendosa.
Es la tragedia de Edipo la tragedia de la identidad, pues
tratando de buscar al asesino de Layo, Edipo se buscará
a sí mismo, conociéndose, destruyendo la peste.
Análisis del episodio 1
Actitud que toma Edipo ante la negativa de Tiresias
Edipo tiene una actitud negativa frente a
Tiresias, ya que no le revela la verdad del
asesino del Rey Layo. Por esto Edipo lo toma
como traición y toma ante él una actitud de
gobernante (en el sentido de que se impone), lo
insulta al decirle que es un inútil e inservible.
Edipo no lo respeta siendo este un sabio (el
anciano es el símbolo del saber acumulado.
Edipo maldice al asesino de Layo, en esta
situación es irónico, porque en realidad
él fue quien lo mató pero no lo sabe.
Dice: “Prohíbo que a éste hombre sea
quienquiera, nadie en éste país cuyo
gobierno y trono rijo le de acogida ni le
hable ni haga en su compañía ofrendas
o plegarias a los dioses (…)”
Tiresias (ciego), sabe quién fue el asesino de Layo;
él ve de una forma distinta a los demás, ya que
era adivino. Tiresias habla con Edipo y le dice que
fue él (Edipo) el que mató a Layo.
Edipo no le cree al ciego y se crea una discusión
entre los dos, en la que Edipo trata de mentiroso
a Tiresias y éste intenta demostrarle que él es el
asesino y cometió doble delito: incesto (se casó
con su madre) y parricidio (mató a su padre).
Tiresias:
“¿No te das cuenta de que
eres enemigo de los tuyos,
de los muertos y de los
vivos?”
El episodio I termina con una
proclama de Tiresias que entre otras
cosas dice:
“Ese hombre al que buscas hace
tiempo amenazando y lanzando
proclamas sobre la muerte del
Rey Layo está aquí (…)”
“Verán todos que es al mismo
tiempo padre y hermano de
los hijos con quien vive, hijo y
esposo de la mujer de que nació
y heredero del lecho y asesino de
su padre (…)”
Descargar

Diapositiva 1