Me dijeron que, misteriosamente, a través de uno de los ángeles que cantaban en los
campos de Belén, envió a todos los niños del mundo una tarjeta de navidad que dice:
Queridos hermanitos y hermanitas
Si miran el pesebre y me ven ahí, sabiendo por el corazón que soy Dios-niño que no viene
para juzgar sino para estar, alegre, con todos ustedes,
Si consiguen ver en los otros niños y niñas, especialmente en los más pobres, mi presencia
en ellos,
Si logran hacer renacer el niño escondido en sus padres y en los adultos para que surja en
ellos el amor y la ternura,
Si al mirar el Belén notan que estoy casi desnudo y se acuerdan de tantos niños igualmente
pobres y mal vestidos, y sufren en el fondo de sus corazones por esta situación inhumana y
desean que cambie verdaderamente,
Si al ver la vaca, el buey, las ovejas, las cabras, los perros, los camellos y el elefante,
piensan que el universo entero recibe mi amor y mi luz, y que todos, estrellas, piedras,
árboles, animales y humanos formamos la gran Casa de Dios,
Si cuando miren hacia lo alto y vean la estrella con su cola recuerdan que siempre hay una
estrella sobre ustedes, que les acompaña, iluminándolos y mostrándoles los mejores
caminos,
Sepan entonces que yo estoy llegando de nuevo y renovando la Navidad.
Estaré siempre cerca de ustedes, caminando con ustedes, llorando con ustedes y jugando
con ustedes, hasta aquel día, sólo Dios sabe cuando, en que estaremos todos juntos en la
Casa de nuestro Padre y de nuestra Madre de bondad para vivir felices para siempre.
Firmado: Niño Jesús
Belén, 25 de diciembre del año 1.
Leonardo Boff
El Comité Técnico, Consejo de Administración y
Equipo de Trabajo de FAFI
Agradece a nuestros colaboradores voluntarios su
tiempo y experiencias compartidas durante este
año.
A las comunidades educativas: alumnas y
alumnos, directores, docentes, padres de familia y
administrativos que forman parte de la Familia
FAFI, sus cartas, obsequios, abrazos, palabras y
bendiciones que nos hicieron llegar con motivo del
Nacimiento del Hijo de Dios.
La vida de cada persona es como una semilla...
En su interior se esconden un sinnúmero de
posibilidades, sueños y utopías.
Si cuidamos la semilla, si la regamos y
acompañamos nacerá una planta nueva, única,
bella...
Construyamos en el 2011 un nuevo horizonte,
en el que unidos como familia trabajemos por
“Multiplicar el bien sembrando la semilla de
la esperanza y la educación
en los niños”.
Descargar

Diapositiva 1 - --- FlashPlayer requerido