Con la gracia de Dios estamos ya iniciando un nuevo Año
Litúrgico. Damos inicio con el Adviento, un tiempo de preparación
espiritual para la gran celebración de la Navidad, para celebrar el
nacimiento de Jesús.
Es un tiempo lleno de luz y color, de esperanzas, de prisas, de
gente por doquier. Queremos regalar al amigo, al novio, al esposo, al
hijo... queremos celebrar en grande, con “posadas”, comilonas y brindar
al por mayor. ¡Feliz navidad! escuchamos decir a los que nos rodean una
y otra vez. Recibimos y damos regalos, festejamos en grande y a veces
nos olvidamos del verdadero sentido de la navidad; nos olvidamos del
Festejado.
Los medios de comunicación, radio, televisión, Internet; los
negocios que se dedican a la venta en general, los restaurantes, etc., nos
sugieren que “para ser felices”, -nos venden la idea- es necesario vivir en
grande el CONSUMISMO.
Dejémonos llevar por esta ola de consumismo... vivámoslo en
grande... vivamos esta navidad celebrando “con su mismo” sweater del
año pasado, “con su mismo” árbol navideño “con su mismo” ipod,
celular, automóvil, televisor, etc.
Los regalos que preparemos para dar esta navidad nazcan de lo
más profundo de nuestro corazón, regalos espirituales... perdonando al
que nos ofendió, regalando sonrisas, un buen consejo, visitar a un
enfermo, etc.
Te aseguro que tú puedes ser muy original ideando tus regalos
para esta navidad. A mí se me ocurre que puedes comprar una cobija,
una despensa, alguna golosina y cargarla siempre en tu carro... te
aseguro que va a llegar el momento en que la vas a necesitar. ¿Has
pasado por la mañana, muy temprano por algún Hospital como el Civil, o
el IMSS, ó el ISSSTE? Si te mezclas entre las personas, te vas a dar
cuenta de cuánta desgracia y necesidad hay, aún de lo más elemental...
encuentras ahí personas que han pasado la noche en la calle, porque
tuvieron que llevar a su familiar a urgencias... no tienen dinero, no tienen
qué comer... ¡solamente un desayuno!... y le haces el día a la persona
necesitada, invitándola a comer.
Tantos asilos, orfanatorios, etc. etc., tu compañía, una palabra de
aliento, tu aportación económica... la persona sola que vive cerca de tu
casa, que lo único que quiere es que le escuchen un rato... habrá alguien
a quien le puedas compartir una cena de navidad... ¡en fin! hay tantos y
tantos regalos que podemos hacer en esta navidad...
Qué mejor manera de festejar a Jesús, qué mejor manera de regalarle y
vivir la mejor de las navidades...
"Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo
hicieron conmigo". (Mateo 25, 45)
En seguida, 24 sugerencias
(una para cada día) para
vivir una Navidad
inolvidable.
Un dulce premio
para cada día.
Saludaré con cariño a
toda persona que me
encuentre.
Compartiré algo mío
con los demás.
Ayudaré con alegría en
las necesidades de la
casa.
Cumpliré mis obligaciones
con dedicación y esfuerzo,
haciéndolas lo mejor
que pueda.
Estaré atento a las
necesidades de los
demás y trataré de ayudar
a resolverlas.
Daré un juguete a un
niño pobre.
Consolaré a alguien
que esté triste o
preocupado.
Estaré atento a lo que
los demás hacen por
mí y daré las gracias.
Fortaleceré mi
voluntad haciendo
algo que me cueste
esfuerzo.
Haré algo por los
demás sin que se den
cuenta.
Visitaré a algún
anciano o enfermo.
Conoceré más sobre la
Navidad, meditando el
Evangelio.
Platicaré a alguien
sobre el verdadero
sentido de la Navidad.
Alegraré la casa
poniendo música
navideña.
Adornaré mi casa con una
sonrisa, no importa
si las cosas no salen
hoy como espero.
Buscaré la
oportunidad de ayudar
a alguien hoy.
Perdonaré y me
contentaré con quien
me haya ofendido.
Ayudaré a recoger las
cosas que estén fuera de
lugar, para mantener el
orden.
Revisaré mi cajón y
sacaré la ropa que no
uso, para regalarla a
quien no tiene.
Cumpliré mis deberes
con alegría.
Prepararé algo especial
para celebrar esta
Navidad, pueden ser
villancicos, pastorelas,
posadas, etc.
Me desprenderé de
algo que me guste
para darlo a alguien
que lo necesite.
Hoy seré mensajero de
paz, pondré todo de mi
parte para vivir el día
en armonía.
Contemplaré el portal
de Belén y pediré por
que haya paz en el
mundo.
¡Feliz
Navidad!
Música de fondo: White Christmas – Kenny G.
Descargar

SUGERENCIAS PARA REGALAR EN ESTA NAVIDAD