Que la Paz y el Amor de Jesús estén contigo y con
tu familia.
Hermano, en una oportunidad Santa Teresa de
Jesús dijo: “Jesús es amor sin límites”. Ella pudo
decirlo de Jesús porque estuvo siempre cerca de
Él y a través de ella Él quiere dártelo a conocer a
Tí. Su amor es sin límite, es mucho más grande de
lo que tú has imaginado.
Tanto amó Dios al mundo que envió a Su Hijo
único para que todo aquel que en Él crea tenga
vida. Jesús vino a manifestar Su infinita
misericordia, Él te ama como eres y conoce muy
bien lo que hay en ti. Él mira esa sed infinita que
hay en tu corazón, esa profunda necesidad de
ser amado. Él quiere que vengamos a Él con lo
que somos, quiere que Le entregues tu pobreza
para así poder manifestar Su riqueza.
Él quiere que deposites a Sus pies tus miserias para
poder derramar sobre tí Su infinita misericordia,
quiere que Le des tu vacío para poder llenarlo con
Su preciosa presencia. Él quiere que le entregues tu
soledad para que nunca más te sientas solo y
sientas Su compañía tierna, Su voz cálida.
Él quiere que Le des tus culpas, tus pecados,
porque si no ¿cómo podría entonces manifestar Su
perdón incondicional?. Quiere que Le entregues tus
dudas, tu miedo al futuro, para darte la seguridad de
que ha tomado tu mano y camina contigo.
Dice el Señor en Isaías 49 que aunque una
madre se olvidase de su hijo Él jamás
podrá olvidarse de tí.
Hermano: en el corazón de Jesús está
grabado tu nombre, está grabada tu
historia. Es Jesús quien te dice: “si tú
supieras cuanto te amo dejarías que mi
amor te alcanzase”.
Hermano: déjate amar por el Señor, no
tengas miedo de acercarte a Él. Sólo tienes
que abandonarte en Sus manos, cierra los
ojos y escucha Su voz, siente Su mirada.
Sus ojos tiernos te miran y de Su corazón
brotan ríos de misericordia.
Descargar

www.ecatolico.com