Samuel es joven
pero muy consciente de la realidad de su
pueblo, quizá por el entorno en que vive
siente que tiene que
hacer algo por los demás.
Es algo que lleva en su cabeza
y le da vueltas ya desde pequeño
Es algo insistente (hasta tres veces
escucha “Samuel, Samuel, Samuel)
Lo ilumina con la luz de su fe y le dice al
Señor: Aquí estoy, esta es mi disposición
Dios le responde a través del sacerdote Elí
Elí le pone en contacto con Dios
y le dice que su oración debe ser:
“Habla, Señor, que tu siervo escucha”
En su misma búsqueda ya encontró la
verdad y se comprometió por los demás.
Podría ser tu historia. Es más, resulta que es
tu historia. Desde hace muchos años has
dicho que estarías dispuesto a hacer algo por
los necesitados, echar una mano, ir a misiones
Descargar

Diapositiva 1