Cristiana es la persona que va construyendo
su vida siguiendo las huellas de su Maestro:
Creyendo lo que Él creyó
Defendiendo lo que Él defendió
Mirando a las personas como Él las miró
Dando alegría y esperanza como Él dio
Confiando en el Padre como Él confió
Amando con Él amó...
Mateo 4, 12-23. Tercer domingo Tiempo Ordinario –A-. 27 de enero de
2008
12Al
oír Jesús que Juan había sido encarcelado, se volvió a Galilea.
13Dejó Nazaret y se fue a vivir a Cafarnaún, junto al lago,
en la frontera de Zabulón y Neftalí;
Lago de Galilea
Jesús elige Galilea, tierra de personas alejadas, poco practicantes, nada clericales,
de costumbres poco piadosas, despreciada por las autoridades judías, para empezar
su actividad apostólica. Galilea será su pueblo.
Quienes no cuentan a los ojos humanos, son vistos de forma distinta por Dios.
Esta elección ya da a entender que Jesús va a ofrecer una salvación universal.
14para
que se cumpliera lo anunciado por el profeta Isaías:
15Tierra de Zabulón, tierra de Neftalí,
camino del mar, al otro lado del Jordán,
Galilea de los paganos.
16El pueblo que habitaba en tinieblas vio una gran luz,
a los que habitaban en una región
de sombra de muerte una luz les brilló.
Para ser sus testigos hemos de actuar como actuó Él.
¿Se puede decir que nuestra opción preferencial es precisamente ayudar
a quienes andan en tinieblas, buscando sentido a sus vidas, las personas
"incómodas“ y alejadas? . ¿Nuestra vida es alegría y luz para ellas?.
17Desde
entonces empezó Jesús a predicar diciendo:
-Arrepentíos, porque está llegando el reino de los cielos.
Jesús empieza por invitarnos a cambiar, a encontrarnos con Alguien que
quiere hacernos mejores personas, más humanas y más felices.
Siempre es buen momento para convertirse, porque siempre es buen
momento para amar, para ser feliz, para agradecer, para dejarse
transformar por el perdón, la compañía y el amor de Dios.
18Paseando
junto al lago de Galilea,
vio a dos hermanos: Simón, llamado
Pedro, y su hermano Andrés, que
estaban echando la red en el lago,
pues eran pescadores. Les dijo:
-Veníos detrás de mí y os haré
pescadores de hombres.
Lago de Galilea
Como a Pedro, Andrés... nos llama a cada uno de nosotros por nuestro
nombre. Jesús mira, llama y espera respuesta. La llamada es para todos y
se repite cada día en nuestro entorno, en nuestro trabajo, en las tareas
diarias y vamos respondiendo también día a día.
El camino del seguimiento es tarea para toda la vida.
20Ellos
dejaron al instante las redes y lo siguieron. 21Más adelante vio a
otros dos hermanos: Santiago, el de Zebedeo, y su hermano Juan, que
estaban en la barca con su padre Zebedeo, reparando las redes. Los llamó
también, 22y ellos, dejando al punto la barca y a su padre, lo siguieron.
Jesús sigue repitiéndonos la invitación a salir de nuestra comodidad mental
y existencial y a convertirnos en sus mensajeros, para que, con decisión,
ilusión, entusiasmo, compasión, comprensión, sensibilidad y ternura,
llevemos la Buena Noticia a quienes se ven privados de consuelo, luz, futuro
horizonte y esperanza.
23Jesús
recorría toda Galilea, enseñando
en las sinagogas. Anunciaba la buena
noticia del reino y curaba las
enfermedades y las dolencias del pueblo.
Jesús acompaña sus palabras con hechos.
Veía a las personas agobiadas,
angustiadas, oprimidas, con miedos
y escrúpulos en sus relaciones con Dios.
Y da la gran noticia, el mensaje más
revolucionario y liberador:
¡Dios es Padre!
Sus actitudes son nuevas:
consuela, sana, libera, enseña, acoge...
cura las almas y los cuerpos.
Por los caminos del mundo
Tú has pasado diciendo la verdad.
Por los caminos de la tierra
Tú has sido peregrino y mensajero del Padre.
Por los caminos de la historia
Tú has estado atento a los signos de los tiempos
Por los caminos de los pobres
tú has hecho la voluntad del Padre.
Por los caminos de Dios
Tú has ido al encuentro de todos.
Por los caminos de la periferia
Tú has anunciado la Buena Noticia.
Por los caminos de los hermanos
Tú has hecho el camino hacia el Padre.
Por los caminos de la vida
Tú mismo has hecho tu propio camino.
Por tus caminos, llévame. Señor.
Ulibarri, Fl.
Descargar

Tiempo Ordinario 3 domingo -A-