http://Lillymedina.autorcatolico.org
[email protected]
¡ Y nada de discursos bonitos!
De otra manera se desvirtuaría la
Cruz de Cristo. El lenguaje de la
Cruz no deja de ser locura para
los que se pierden. En cambio,
para los que somos salvados es
Poder de Dios.
Como dice la Escritura:
Haré fallar la sabiduría de los
sabios y echaré abajo las razones
de los entendidos. Sabios,
filósofos, teóricos; ¡como quedan!
¿Y la sabiduría de este mundo?
Dios la dejó como loca.
A Dios le pareció bien salvar
a los creyentes mediante la locura
que predicamos.
Nosotros proclamamos un Mesías
crucificado, es Cristo, fuerza de
Dios y sabiduría de Dios para
aquellos que Dios ha llamado…
(1 Corintios 1, 17 en adelante)
No te pierdas en teorías
filosóficas, ni en conocimientos
aprendidos, busca en el
Evangelio el “Poder y la Fuerza
de Dios” y en la oración
sumérgete en una mística unión
con Jesús para que sea El
mismo quien susurre en tú
corazón, quien Es y porqué
vino a tí cometiendo la mayor
“Locura de Amor” en toda la
historia de la humanidad.
La de soportar el
castigo que hoy te trae
la paz .
Descubre tú mismo el
amor poderoso y secreto
que inspiró toda su vida.
Allí, en la
contemplación de
aquella Cruz, en
aquella locura de
Amor, Juan da
testimonio para
ayudar nuestra fe.
Esto significa que
un torrente de
amor se abrió y
corrió como
mantial de
Misericordia para
el mundo entero.
Diciendo que
Jesus, ya
habiendo
entregado su
espíritu, un
soldado le
atravesó con una
lanza el costado
y dice que al
instante salió
sangre y agua de
su costado.
De la Cruz brota
para nosotros el
perdón y la vida
nueva...
Es el corazón de
Jesus el que se
abrió en esa cruz y
se dio todo para
que por sus llagas
fuéramos sanados.
Caminemos por el
desierto espiritual que
nos conduce a quien ha
dado la vida por
nosotros, a Jesus que
cambia nuestro barro
en cuerpo glorioso
que resucitará con
El a la vida eterna.
¡Solo El puede cambiar
nuestra naturaleza
muerta y caída en
Gloria!
Y con esa locura
de Amor nos regala
la ESPERANZA y la
CERTEZA de que
correrán por nosotros
“Ríos de agua viva”.
“El Hijo Prodigo”, luego de haber pecado contra su padre y contra Dios decide
regresar a su casa a pedir perdón. El confíó tanto en el amor paterno que
no tuvo miedo al rechazo, sino que ve una esperanza de vida en ese regreso.
(Lucas 15, 11)
Y su Padre que lo ve venir a distancia corre abrazarle y ordena a los sirvientes preparar el
mejor festín para el hijo que estaba perdido. Lo viste de gala, lo sienta en su mesa y rodeado
de riquezas, le da una nueva vida porque la locura del amor llega a su plenitud cuando
nosotros, confiados en Su Bondad, humildemente nos abandonamos en sus brazos.
Así es como dejamos a “Dios ser Dios” y ejercer su Gran Misericordia sobre nosotros.
Es
dejarse
atrapar
por el
Pastor
Bueno
que ha
dejado
el
corral
lleno
de
ovejas
sanas,
para
ir en
busca
de la
que
está
enferma,
de la
que se
le ha
perdido,
para
darle
alivio
y
vida
abundante.
Que al “ mirar al que traspasaron”
se nos revele el misterio de Su Amor y nos
arda el pecho de emoción al igual que a los
caminantes de Emaús que lo reconocieron al partir el pan y le dijeron...
”Quédate con nosotros Señor, porque la tarde va de caída”.
-Quédate conmigo Señor,
porque me inquietan las
tinieblas, las tentaciones,
las arideces, las cruces,
las penas. ¡Oh cuanta
necesidad tengo de Ti!
-Haz que te conozca, como
tus discípulos, al partir el
pan. Que comer Tu
Cuerpo y beber Tu Sangre
sea la fuerza que me
sostenga, la alegría de mi
corazón. . .
-Quédate conmigo Señor,
porque cuando llegue la
muerte quiero estar unida
a Ti por la Gracia y el
Amor.
-Quédate conmigo Señor,
porque quiero amarte con
todo mi corazón aquí en
la tierra y seguir
adorándote con los
ángeles por toda la
eternidad...Amen...+
Descargar

Slide 1