Programa de capacitación de
Lectio Divina para Niños
promovido por
“Fundación Ramón Pané Inc.”
www.fundacionpane.org
Presidente Honorario: Cardenal Oscar Rodríguez Madariaga.
Presidente: Hno. Ricardo Grzona.
Desarrollo de Lectio Divina Dominical: Emilio G. Chávez, Dr. en Teología Bíblica
Adaptación de Lectio Divina Dominical para niños: Eduardo Pineda.
La mayoría de las caricaturas que aparecen en está presentación son propiedad de la Fundación
Ramón Pané Inc., por lo que nos reservamos el derecho de uso.
Hola Misioneritos
Dios es nuestra
mayor riqueza.
Lo necesario para iniciar:
Materiales:
• Hoja de Trabajo, en esta ocasión haremos un trabajo para nuestro
cuaderno misionero
• Tijeras, goma, crayones.
• Deberán pintar y luego recortar y pegar en tu cuaderno misionero.
• Recuerda que deberás ayudar a los niños a hacer las tareas.
Nota: Recuerda preguntar a los niños, sobre su semana recién pasada
de manera que si alguno necesita que en comunidad oren por él, lo
sepas y aproveches el momento de la Oración, de igual manera para
saber si el método de orar el Evangelio de esta manera les está siendo
de utilidad.
INSTRUCCIONES DE LA HOJA DE TRABAJO EN ROJO
INVOCACIÓN AL
ESPIRITU SANTO
Gracias por enseñarnos
a vivir como hermanos.
Gracias por enseñarnos a encontrar
en tu palabra esa guía que nos
ilumina y darnos el ejemplo del
mayor amor.
Gracias por invitarnos a seguirte
construyendo el Reino de Dios en la
tierra.
Gracias por confiar en nosotros
e invitarnos a colaborar con tu
misión.
Por todo, gracias Señor.
TEXTO BIBLICO: Lucas 12, 13-21
12,13: Uno de la gente dijo: —Maestro, dile a mi
hermano que se reparta conmigo la herencia.
12,14: Jesús le respondió: —Amigo, ¿quién me ha
nombrado juez o árbitro entre ustedes? 12,15: Y les
dijo: —¡Estén atentos y cuídense de cualquier
codicia, que, por más rico que uno sea, la vida no
depende de los bienes!
12,16: Y les propuso una parábola: —Las tierras de
un hombre dieron una gran cosecha. 12,17: Él se
dijo: ¿qué haré, que no tengo dónde guardar toda la
cosecha?
12,18: Y dijo: Haré lo siguiente: derribaré los
graneros y construiré otros mayores en los cuales
meteré mi trigo y mis bienes. 12,19: Después me
diré: Querido amigo, tienes acumulados muchos
bienes para muchos años; descansa, come y bebe,
disfruta.
12,20: Pero Dios le dijo: ¡Necio, esta noche te
reclamarán la vida! Lo que has preparado, ¿para
quién será? 12,21: Así le pasa al que acumula
tesoros para sí y no es rico a los ojos de Dios.
(BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO)
LECTURA
Que me dice el texto?
Recuerda que en este paso, debes comprender la
palabra para descubrir lo que Dios nos quiere
enseñar, lee de nuevo el texto del evangelio que
estamos meditando y busca una frase que mas te
llame la atención, puedes marcarla o escribirla en
tu cuaderno misionero.
TEXTO BIBLICO: Lucas 12, 13-21
12,13: Uno de la gente dijo: —Maestro, dile a mi
hermano que se reparta conmigo la herencia.
12,14: Jesús le respondió: —Amigo, ¿quién me ha
nombrado juez o árbitro entre ustedes? 12,15: Y les
dijo: —¡Estén atentos y cuídense de cualquier
codicia, que, por más rico que uno sea, la vida no
depende de los bienes!
12,16: Y les propuso una parábola: —Las tierras de
un hombre dieron una gran cosecha. 12,17: Él se
dijo: ¿qué haré, que no tengo dónde guardar toda la
cosecha?
12,18: Y dijo: Haré lo siguiente: derribaré los
graneros y construiré otros mayores en los cuales
meteré mi trigo y mis bienes. 12,19: Después me
diré: Querido amigo, tienes acumulados muchos
bienes para muchos años; descansa, come y bebe,
disfruta.
12,20: Pero Dios le dijo: ¡Necio, esta noche te
reclamarán la vida! Lo que has preparado, ¿para
quién será? 12,21: Así le pasa al que acumula
tesoros para sí y no es rico a los ojos de Dios.
(BIBLIA DE NUESTRO PUEBLO)
LECTURA
El libro de la biblia llamado Qohelet o el
“predicador” era un sabio que se preguntó
por el sentido de la vida, llegando a la
famosa conclusión que todo es “vanidad,”
en hebreo hevel, “vapor,” como lo que se
esfuma y perece fácilmente Sin embargo,
se debe temer (respetar) a Dios. Es una
buena reflexión preliminar del Antiguo
Testamento.
La lectura de este domingo nos advierte
contra la avaricia: Dos hermanos se pelean
por la herencia (algo que conocemos por
experiencia). Cristo dijo que si te quieren
quitar el manto, que les des también la
túnica (Mateo 5:40), y que no deberíamos
poner pleitos, sino colmar de bienes a
nuestros deudores; y darle al que te debe,
pues te debe porque es pobre y no te puede
pagar). Y así nos tratará Dios a nosotros (ver
la parábola de los dos deudores en Mateo
18:23-35).
Cristo rehúsa resolver la
disputa de los hermanos
llevada por la avaricia. Y
demuestra el por qué con
una parábola, la de un rico
egoísta que sólo piensa en
sí mismo y sólo conversa
con sí mismo.
Tiene abundancia, pero no piensa en
los demás, y así no podrá conservar
su verdadera vida. Cristo, buen
pedagogo, deja a sus oyentes con
una pregunta: las cosas acumuladas,
para quién serán? Que es como
decir, “¿De qué se trata la vida, cuál
es su fin?” Unas buenas preguntas
para ser respondidas.
¿Cómo comienza el texto? ¿quién se
dirige a Jesús? ¿Qué le pregunta?
¿Cuál es la respuesta de Jesús a esta
persona?
¿Qué añadió Jesús para todos los
que lo escuchaban? ¿Cuál es la
exhortación?
¿Con qué parábola finaliza Jesús este
comentario?
MEDITACIÓN
Qué me dice a mí, hoy, aquí y ahora
esta Palabra?
¿Cuáles son las cosas que yo tengo, en las que yo
tengo puestas mis atenciones?
¿Podría hacer un listado de estas cosas que tengo y
que estoy bastante apegado?
¿Qué sientes ahora, luego de escuchar las palabras de
Jesús sobre el tema?
¿Podrías hacer un examen de conciencia sobre todo
esto?
Piensa que será muy útil pedirle perdón al Señor si
hubiera algo en lo que tú estés apegado, y recurrir al
sacramento de la Reconciliación si en tu conciencia
tienes algo sobre esto que quieras presentarlo al
Señor.
ORACIÓN
Qué me hace decirle al Señor el texto? Dejemos que sea
el Espíritu Santo el que nos conduzca en oración a
nosotros.
Querido amigo Jesús,
vos pasaste por el mundo
haciendo el bien entre todos los hombres,
y nos enseñaste a compartir con todos.
Lo que somos lo que tenemos lo que soñamos,
lo que esperamos, lo que nos duele y
lo que nos alegra. Abrí nuestros corazones
para que siempre tendamos la mano al que sufre.
Ayúdanos a ver en cada hermano tu rostro
que nos llama y nos pide vivir con generosidad,
amor y entrega a los demás.
¡Que así sea, Señor!
CONTEMPLACIÓN
Haz click en el dibujo para escuchar y contemplar el salmo 123.
ACCIÓN
¿A QUÉ ME COMPROMETO?
Como momento de acción, sería bueno proponernos un cambio sobre lo que
hemos pensado que el Señor nos dice directamente. Personalmente, ofrece
alguno de los bienes que tú tengas para compartirlos con aquel que tenga
menos. Puedes hacer esta obra de caridad.
Y con tu grupo de amigos, te proponemos que leyendo este texto bíblico y
haciendo el ejercicio de Lectio Divina, puedan también motivar a otros a
desprenderse de bienes personales, que aún en muy buen estado de
conservación, puedan ser útiles a personas necesitadas
2.- Junto a tus amigos del grupo Pide permiso al sacerdote, para que puedan
explicar a la comunidad lo aprendido del Evangelio.
Dios te bendiga
Hasta el otro domingo.
.
Descargar

Misioneritos