Colaborar supone un
disposición interior de ayudar
Surge cuando uno ve las
necesidades de los otros
Para echar una mano no hace falta
más preparación que esa disposición
de ayudar
La experiencia va ayudando a entender más la
realidad y a fortalecer o no nuestra disposición
interior
Todos hemos aprendido andando,
equivocándonos y corrigiéndonos
Si nunca te equivocas,
nunca aprenderás
Para ayudar hace falta amabilidad, educación y
entrega
Un pequeño gesto puede significar la vida o la
muerte
Esa es la preparación que se necesita. Sería
muy difícil que tú no la tuvieras!
Descargar

Diapositiva 1