Oliverio Girondo
Analisis de “Nocturno”
Por Victoria Bottan, Denise Frenkel,
Alexandra Vartparonian
Año 12 – 2005
Prof. Cecilia Bruzzoni
NOCTURNO
Frescor de los vidrios al apoyar la frente en la ventana. Luces
trasnochadas que al apagarse nos dejan todavía más solos. Telaraña que
los alambres tejen sobre las azoteas. Trote hueco de los jamelgos que
pasan y nos emocionan sin razón.
¿A qué nos hace recordar el aullido de los gatos en celo, y cuál será
la intención de los papeles que se arrastran en los patios vacíos?
Hora en que los muebles viejos aprovechan para sacarse las mentiras,
y en que las cañerías tienen gritos estrangulados, como si se asfixiaran
dentro de las paredes.
A veces se piensa, al dar la vuelta la llave de la electricidad, en el
espanto que sentirán las sombras, y quisiéramos avisarles para que
tuvieran tiempo de acurrucarse en los rincones. Y a veces las cruces de los
postes telefónicos, sobre las azoteas, tienen algo de siniestro y uno
quisiera rozarse a las paredes, como un gato o como un ladrón.
Noches en las que desearíamos que nos pasaran la mano por el
lomo, y en las que súbitamente se comprende que no hay ternura
comparable a la de acariciar algo que duerme.
¡Silencio! -grillo afónico que nos mete en el oído-. ¡Cantar de las
canillas mal cerradas! -único grillo que le conviene a la ciudad.
Frescor de los vidrios al apoyar la frente en la ventana. Luces
trasnochadas que al apagarse nos dejan todavía más solos. Telaraña que
los alambres tejen sobre las azoteas. Trote hueco de los jamelgos que pasan
y nos emocionan sin razón.
¿A qué nos hace recordar el aullido de los gatos en celo, y cuál será la
intención de los papeles que se arrastran en los patios vacíos?
Hora en que los muebles viejos aprovechan para sacarse las mentiras, y
en que las cañerías tienen gritos estrangulados, como si se asfixiaran
dentro de las paredes.
A veces se piensa, al dar la vuelta la llave de la electricidad, en el espanto
que sentirán las sombras, y quisiéramos avisarles para que tuvieran tiempo
de acurrucarse en los rincones. Y a veces las cruces de los postes
telefónicos, sobre las azoteas, tienen algo de siniestro y uno quisiera rozarse
a las paredes, como un gato o como un ladrón.
Noches en las que desearíamos que nos pasaran la mano por el lomo, y
en las que súbitamente se comprende que no hay ternura comparable a la de
acariciar algo que duerme.
¡Silencio! -grillo afónico que nos mete en el oído-. ¡Cantar de las canillas
mal cerradas!-único grillo que le conviene a la ciudad.
NOCTURNO. Composición interna
Descripción de la
noche urbana:
contraste entre
naturaleza y
ciudad.
Tono de soledad.
La soledad se
intensifica.
Gradualmente se
reducen las menciones
de la naturaleza y la
ciudad toma
protagonismo..
Frescor de los vidrios al apoyar la frente en la ventana. Luces
trasnochadas que al apagarse nos dejan todavía más solos. Telaraña que los
alambres tejen sobre las azoteas. Trote hueco de los jamelgos que pasan y
nos emocionan sin razón.
¿A qué nos hace recordar el aullido de los gatos en celo, y cuál será la
intención de los papeles que se arrastran en los patios vacíos?
Hora en que los muebles viejos aprovechan para sacarse las mentiras, y
en que las cañerías tienen gritos estrangulados, como si se asfixiaran dentro
de las paredes.
A veces se piensa, al dar la vuelta la llave de la electricidad, en el
espanto que sentirán las sombras, y quisiéramos avisarles para que tuvieran
tiempo de acurrucarse en los rincones. Y a veces las cruces de los postes
telefónicos, sobre las azoteas, tienen algo de siniestro y uno quisiera rozarse a
las paredes, como un gato o como un ladrón.
Noches en las que desearíamos que nos pasaran la mano por el lomo, y
en las que súbitamente se comprende que no hay ternura comparable a la de
acariciar algo que duerme.
Necesidad de contacto.
Rompe con el patrón del
poema: diálogo.
Énfasis final: idea de
que no hay lugar para
la naturaleza en la
ciudad.
¡Silencio! -grillo afónico que nos mete en el oído-. ¡Cantar de las canillas
mal cerradas! -único grillo que le conviene a la ciudad.
Temas e ideas de Girondo
• El paisaje urbano: relación del hombre con la cuidad.
– Ciudad vs. naturaleza
– La soledad: Sensación de intensa soledad
– Deshumanización del hombre: La ciudad quita lo esencial del
hombre: deshumaniza
– Las cosas, los objetos, pasan al primer plano
– El hombre se mecaniza, se cosifica.
– Objetos animizados son los verdaderos personajes
•
Lo simultáneo, lo fragmentario
– El ser humano y paisaje se unen (simultáneo), formando unidad
única
– La velocidad: pasa de un objeto a otro como una cámara
•
Erotismo reificado
– La relación amorosa se reduce a condición animal o mecánica.
•
Visión carnavalesca del mundo, crítica de la sociedad
– Espacio y tiempo del carnaval
– Resalta el aquí el ahora
– Eliminación de las distancias temporales, exaltación del
presente
– Descripciones en tiempo presente
– Espacio específico
– Título connota situaciones de la calle “ Nocturno”
– Anula la distancia entre los hombres, cercanía entre los
hombres que aun así siguen estando solos
– El hombre fundido al contexto, a través del proceso de
cosificación (o reificación) del cual es víctima
•
Ruptura con la tradición
– Estructura doble de VP: por un lado la sociedad como texto
artístico, con todos los elementos críticos incorporados temática
y formalmente
– Erótico aparece continuadamente caricaturizado
•
Lo natural se disloca en aras de lo mecánico
– Lo natural pierde su condición ante la invasión de lo urbano
– Sentimientos= naturaleza y lo urbano= lo cotidiano. La urbe esteriliza los
sentimientos
– Mientras se intensifica la ciudad, se intensifica la soledad
– Paradoja…ciudad: más gente, pero más soledad
Oraciones
unimembres
que van
dando
pinceladas a
la descripción
NOCTURNO – Primera parte
Frescor de los vidrios al apoyar la frente en la
ventana. Luces trasnochadas que al apagarse nos
dejan todavía
más solos.
Telaraña que los
Repetición de
la “s” .
Aliteración:
SOLEDAD
alambres tejen sobre las azoteas. Trote hueco
de los jamelgos que pasan y nos emocionan sin
razón.
Primera
persona plural:
¿A qué nos hace recordar el aullido de los
gatos en celo, y cuál será la intención de los
Imágenes
auditivas
Soledad
papeles que se arrastran en los patios vacíos?
Hora en que los muebles viejos aprovechan
Angustia
para sacarse las mentiras, y en que las cañerías
Vacío
tienen
Emociones
silenciadas
gritos estrangulados,
asfixiaran dentro de las paredes.
como si se
2da parte:
A veces se piensa, al dar la vuelta la llave de la
Esterilización
de los
sentimientos
Necesidad de
refugio
•Soledad
degradada,
animalizada,
felina
electricidad, en el espanto que sentirán las
sombras, y quisiéramos avisarles para que tuvieran
tiempo de acurrucarse en los rincones. Y a
veces las cruces de los postes telefónicos, sobre las
siniestro y uno quisiera
rozarse a las paredes, como un gato o
azoteas, tienen algo de
como un ladrón.
desearíamos que nos
pasaran la mano por el lomo, y en las que
súbitamente se comprende que no hay ternura
comparable a la de acariciar algo que duerme.
Noches en las que
NOCTURNO
3ra parte
- ¡Silencio! -grillo afónico que nos mete en el
oído-. ¡Cantar de las canillas mal cerradas! -único
grillo que le conviene a la ciudad.
Énfasis final: idea de
que no hay lugar para
la naturaleza en la
ciudad.
El único grillo son las
canillas
Imagen auditiva:
sonido solitario
Personificación
Las canillas
cantan
Sólo los objetos
tienen voz en la
ciudad solitaria y
nocturna
Por primera vez
se incluye el
estilo directo
Inversiones y fusiones urbanas
• Lo natural queda reducido a animales en soledad:
jamelgos, gatos
• Objetos personificados: vidrios, alambres, papeles,
muebles, cañerías, sombras, postes telefónicos, canillas
• Lo humano desplazado por las elementos urbanos que lo
corren de lugar; el hombre necesita la caricia por el
“lomo” (como un gato) para consolarse de la soledad de la
noche urbana. Soledad degradada, animalizada, felina
• Esterilización de los sentimientos: incapacidad de
expresión, represión, incapacidad de conexión humana.
Descargar

A1-Girondo NOCTURNO