La vida no se mide
ganando puntos (como
en un juego).
La vida no se mide por
el número de amigos
que
tengo, ni por como me
aceptan los otros,
ni por mis planes para el
fin de semana,
ni por si me quedo en
casa sola.
No se mide según con
quienes salgo,
con quien solía salir, ni
por el número
de personas con quién
he salido, ni por si no
he
salido nunca con nadie.
No se mide por las
personas que he besado.
No se mide por el sexo.
No se mide por la fama de
mi familia,
ni por el dinero o bienes
que mi familia posea,
ni por la marca del coche
que manejo,
ni por la escuela que
asisto.
No se mide por lo feo o
guapo que soy,
ni por los zapatos que uso
o el
tipo de música que
prefiero.
No importa si tengo el
pelo rubio, castaño,
negro o rojo, o si mi tez es
blanca o morena.
No se mide por las notas
que recibo,
ni por lo inteligente que
soy, ni
por lo inteligente que
dicen los exámenes
estandarizados que soy.
No se mide por las
organizaciones sociales a
las que pertenezco,
tampoco
porque tan bueno soy en
"mi" deporte.
La vida
simplemente no es
nada de eso.
La vida se mide
según el amor que
doy
o según el daño que
hago.
Se mide según la
felicidad o la
tristeza que
proporciono a
otros.
Se mide por los
compromisos que
cumplo
o las confianzas
que traiciono.
Se trata de la
AMISTAD,
la cual puedo usarla
como algo sagrado o
como un arma.
Se trata de lo que digo
y lo que quiero decir,
sea dañino o benéfico.
Se trata de murmurar o
de contribuir a los
pequeños chismes.
Se trata de los juicios
que formulo y
de por qué los formulo,
y a quién y
con qué intención los
comento.
Se trata de a quien
no le hago caso o
ignoro...
adrede y a pleno
propósito.
Se trata del celo, del
miedo,
de la ignorancia y de
la venganza.
Se trata del odio que
puedo llevar adentro,
de como lo borro o
como lo
riego y lo cultivo.
Pero la mayor parte se trata
de si uso mi
vida para tocar y amar o
para envenenar el corazón
de otros,
de una manera que habría
sido imposible
que ocurriera de otra
forma.
Yo y solo yo escojo la manera
en que afectaré para bien o
para mal el
corazón de mis semejantes...
Y de esas decisiones es de lo
que se trata la vida...
Descargar

Diapositiva 1