SEÑOR, escucha mi oración,
atiende a mi clamor;
no cierres tus oídos a mi llanto
-- Sal 39:12
(1) En ti, SEÑOR, busco refugio; jamás permitas
que me avergüencen; en tu justicia, líbrame
(2) Inclina a mí tu oído, y acude pronto a
socorrerme. Sé tú mi roca protectora, la
fortaleza de mi salvación
(3) Guíame, pues eres mi roca y mi fortaleza,
dirígeme por amor a tu nombre
(4) Líbrame de la trampa que me han tendido,
porque tú eres mi refugio
(5) En tus manos encomiendo mi espíritu;
líbrame, SEÑOR, Dios de la verdad.
(6) Odio a los que veneran ídolos vanos; yo, por
mi parte, confío en ti, SEÑOR
(7) Me alegro y me regocijo en tu amor, porque
tú has visto mi aflicción y conoces las angustias
de mi alma
(8) No me entregaste al enemigo, sino que me
pusiste en lugar espacioso.
(9) Tenme compasión, SEÑOR, que estoy
angustiado; el dolor está acabando con mis ojos,
con mi alma, ¡con mi cuerpo!
(10) La vida se me va en angustias, y los años en
lamentos; la tristeza está acabando con mis fuerzas,
y mis huesos se van debilitando
(11) Por causa de todos mis enemigos, soy el
hazmerreír de mis vecinos; soy un espanto para mis
amigos; de mí huyen los que me encuentran en la
calle
(12) Me han olvidado, como si hubiera muerto; soy
como una vasija hecha pedazos
(13) Son muchos a los que oigo cuchichear: «Hay
terror por todas partes.» Se han confabulado contra
mí, y traman quitarme la vida.
(14) Pero yo, SEÑOR, en ti confío, y digo: «Tú eres
mi Dios.»
(15) Mi vida entera está en tus manos; líbrame de
mis enemigos y perseguidores
(16) Que irradie tu faz sobre tu siervo; por tu gran
amor, sálvame.
(17) SEÑOR, no permitas que me avergüencen,
porque a ti he clamado. Que sean avergonzados los
malvados, y acallados en el sepulcro
(18) Que sean silenciados sus labios mentirosos,
porque hablan contra los justos con orgullo, desdén
e insolencia.
(19) ¡Cuán grande es Tu bondad, Que has
reservado para los que Te temen, Que has
manifestado para los que en Ti se refugian,
Delante de los hijos de los hombres!
(20) De las conspiraciones de los hombres Tú los
escondes en lo secreto de Tu presencia; En un
refugio los pondrás a cubierto de los enredos de
las lenguas.
(21) Bendito sea el SEÑOR, Porque ha hecho
maravillosa Su misericordia para mí en ciudad
asediada (fortificada).
(22) Y yo alarmado, decía: "¡Cortado soy de
delante de Tus ojos!" Sin embargo Tú oíste la voz
de mis súplicas Cuando a Ti clamaba.
(23) ¡Amen al SEÑOR, todos Sus santos! El
SEÑOR preserva a los fieles, Pero les da su
merecido a los que obran con soberbia.
(24) Esfuércense, y aliéntese su corazón, Todos
ustedes que esperan en el SEÑOR.
Proferir
palabras con
que se expresa
el vivo deseo
de que alguien
sufra mal o
daño.
1. Circule las maldades recibidas.
2. Subraye las imprecaciones
Ejemplo:
La justicia que el reino de Dios
demanda no tiene que ver
solamente con los externos
actos del pecado.
Va más allá del acto, a la raíz
del hecho, al corazón y tiene
que ver con lo que es un
hombre en sí mismo...
Lo que "eres" es más
importante que lo que "haces."
pg 108
1. ¿Serán estos salmos
Inspiración de Dios?
2. ¿Serán de una "Ética
Previa" a la que nos
enseñó Jesús?
3. ¿Puedo yo hacer esto?
(¿Para qué? ¿Cuándo?)
Toda la Escritura es inspirada por Dios
y útil para enseñar, para reprender,
para corregir y para instruir en la
justicia, a fin de que el siervo de Dios
esté enteramente capacitado para
toda buena obra.
2Ti 3:16-17
No seas vengativo con tu prójimo,
ni le guardes rencor. Ama a tu
prójimo como a ti mismo. Yo soy el
SEÑOR.
Lev 19:18
• Leer Salmos: 35, 55, 59 & 69
–Observar Quejas e Imprecaciones de
David
• Leer Samuel: 1 Sam 18,19 y 24,26
–Observar Actitud de David con Saúl
Descargar

Oraciones de Clamor