El Ayuno
Deja correr
las diapositivas.
Altavoces.
Ayuna de juzgar a otros
y llénate del amor compasivo
que comprende y perdona.
Ayuna de palabras hirientes
y llénate de frases
que purifican, animan y consuelan.
Ayuna de descontento y frialdad,
y llénate de gratitud.
Ayuna de agresividad
y llénate de paciencia.
Ayuna de pesimismo
y llénate de optimismo.
Ayuna de ansiedades
y preocupaciones,
y llénate de confianza en Dios.
Ayuna de quejas y menosprecios, y
llénate de aprecio por lo que te rodea.
Ayuna de tristeza y llénate
de alegría por las
abundantes bendiciones que
has recibido de Dios
Ayuna de codicia, avaricia,
ostentación y corrupción, y
llénate de amor a Dios para
que Él te sea suficiente.
Ayuna de las presiones que no cesan
y llénate de una oración tranquila
ante Dios.
Ayuna de egoísmo, sensualidad,
placeres y pasiones, y llénate de
altruismo, autocontrol y limpieza
de mente, cuerpo y corazón.
Ayuna de amargura, represalia,
odio y rencor, y llénate de un
corazón bondadoso y de perdón.
Ayuna de desánimo y desaliento,
y llénate de esperanza.
Ayuna de pensamientos de debilidad Y
llénate de fortaleza, confiado en las
promesas de Dios.
Éste es el
verdadero
ayuno
¡Oh Dios! Refresca y alegra mi espíritu. Purifica mi
corazón. Ilumina mis poderes. Dejo todos mis asuntos en
Tus manos. Tú eres mi Guía y mi Refugio. Ya no estaré
triste ni afligido; seré un ser feliz y alegre. ¡Oh Dios! Ya no
estaré lleno de ansiedad, ni dejaré que las aflicciones me
atormenten, ni persistiré en las cosas desagradables de la
vida.
¡Oh Dios! Tú eres más amigo mío que yo lo soy de mí mismo.
A Ti me consagro, oh Señor.
‘Abdu'l-Bahá
Descargar

No Slide Title