FORTALECEOS...
EN EL SEÑOR.
EFESIOS 6:10-20
“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos
en el Señor, y en el poder de su fuerza.
Vestíos de toda la armadura de Dios, para
que podáis estar firmes contra las
asechanzas del diablo. Porque no tenemos
lucha contra sangre y carne, sino contra
principados, contra potestades, contra los
gobernadores de las tinieblas de este siglo,
contra huestes espirituales de maldad en
las regiones celestes.
EFESIOS 6:10-20
Por tanto, tomad toda la armadura
de Dios, para que podáis resistir en el
día malo, y habiendo acabado todo,
estar firmes. Estad, pues, firmes,
ceñidos vuestros lomos con la
verdad, y vestidos con la coraza de
justicia, y calzados los pies con el
apresto del evangelio de la paz.
EFESIOS 6:10-20
Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con
que podáis apagar todos los dardos de
fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la
salvación, y la espada del Espíritu, que es
la palabra de Dios; orando en todo tiempo
con toda oración y súplica en el Espíritu, y
velando en ello con toda perseverancia y
súplica por todos los santos;
EFESIOS 6:10-20
y por mí, a fin de que al abrir mi boca
me sea dada palabra para dar a
conocer con denuedo el misterio del
evangelio, por el cual soy embajador
en cadenas; que con denuedo hable
de él, como debo hablar.”

Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas
Unidas) 1998.
¿Dónde radica la fuerza del
hombre?


Los seres humanos buscan la fuerza
para vivir
Los animales se sirven de su fuerza
instintivamente.
Salmo 18:2
“Jehová, roca mía y castillo mío, y mi
libertador;
Dios mío, fortaleza mía, en él
confiaré;
Mi escudo, y la fuerza de mi
salvación, mi alto refugio.”

Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas
Unidas) 1998.
Salmo 84:5-7
“Bienaventurado el hombre que tiene en ti
sus fuerzas,
En cuyo corazón están tus caminos.
Atravesando el valle de lágrimas lo
cambian en fuente,
Cuando la lluvia llena los estanques.
Irán de poder en poder;
Verán a Dios en Sion.”

Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas
Unidas) 1998.
Salmo 71:9
“No me deseches en el tiempo de la
vejez;
Cuando mi fuerza se acabare, no me
desampares.”

Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas
Unidas) 1998.
1. Hay que SEGUIR adelante




Pero no de cualquier manera
El libro. “FUERZA PARA VIVIR” causó
una gran expectación.
No podemos dejar de lado algunas
situaciones (afrontarlas)
Seguir bien de la mejor manera no es
fácil.
Descentrarse




Descentrarse del objetivo de la vida
UNA LUCHA ESPIRITUAL
El día bueno y el malo
LA ARMADURA DE DIOS.
2. Seguir confiando en la
GRACIA DE DIOS
Algunos atravesaron situaciones muy
duras en las que vieron la gracia de
Dios
2ª Timoteo 4:16-17
“En mi primera defensa ninguno estuvo a
mi lado, sino que todos me desampararon;
no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor
estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para
que por mí fuese cumplida la predicación,
y que todos los gentiles oyesen. Así fui
librado de la boca del león.”

Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas
Unidas) 1998.
Hebreos 11:34
“...Apagaron fuegos impetuosos,
evitaron filo de espada, sacaron
fuerzas de debilidad, se hicieron
fuertes en batallas, pusieron en fuga
ejércitos extranjeros”

Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas)
1998.
2ª Corintios 1:8
“Porque hermanos, no queremos que
ignoréis acerca de nuestra tribulación que
nos sobrevino en Asia; pues fuimos
abrumados sobremanera más allá de
nuestras fuerzas, de tal modo que aun
perdimos la esperanza de conservar la
vida.”

Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas)
1998.
No dejes de RECONOCER LA
GRACIA de Dios obrando en tu
vida
3. Viendo Su poder
sobrenatural...en mi
1ª Juan 4:4
“Hijitos, vosotros sois de Dios, y los
habéis vencido; porque mayor es el
que está en vosotros, que el que está
en el mundo”

Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas
Unidas) 1998.
Apocalipsis 3:8
“Yo conozco tus obras; he aquí, he
puesto delante de ti una puerta
abierta, la cual nadie puede cerrar;
porque aunque tienes poca fuerza,
has guardado mi palabra, y no has
negado mi nombre.”

Reina Valera Revisada (1960), (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas
Unidas) 1998.
Descargar

FORTALECEOS