El discípulo de un sabio filósofo llegó a casa de éste y
le dijo:
-Maestro, un amigo tuyo ha estado
hablando mal de ti
-¡Espera! - le interrumpió el filósofo- ¿ya has hecho pasar
por las tres cribas lo que vas a contarme?
-¿Las tres cribas?
-Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo
que quieres decirme es absolutamente cierto?
-No. Lo oí comentar a unos vecinos.
-Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda criba,
la de la bondad. Eso que deseas decirme, ¿es bueno
para alguien?
-No, en realidad no. Todo lo contrario.
-¡Ah, vaya! La última criba es la de la necesidad. ¿es
necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?
-A decir verdad, no.
-Entonces – dijo el sabio sonriendo-, si no es verdadero,
ni bueno, ni necesario… olvidémoslo.
Nueva Acrópolis
Cultura y Voluntariado
Por un mundo más humano
www.nueva-acropolis.es
Descargar

Document