Rendido a vuestros pies ¡Oh Jesús mío! Considerando las inefables muestras de amor que has dado
y las sublimes lecciones que enseñas de continuo Tu Adorable Corazón,
te pido humildemente la gracia de conocerte, amarte y servirte como fiel discípulo tuyo.
Deseo hacerme digno de las mercedes y bendiciones
que concedes a los que de veras te conocen, aman y sirven.
Mira que soy muy pobre, Buen Jesús
y necesito de Tu generosidad.
Mira que soy limitado, Soberano Maestro
y necesito de Tus Divinas enseñanzas para luz y guía de mi ignorancia.
Mira que soy muy débil
y necesito apoyarme en Ti para no desfallecer.
Sé todo para mí, Sagrado Corazón;
socorro de mi miseria, luz de mis males, auxilio en toda necesidad.
De Ti lo espera todo, mi pobre corazón.
Tu me alentaste cuando dijiste en el Evangelio:
“Vengan a mí, pidan y recibirán, llamen y se les abrirá”.
A las puertas de Tu Corazón vengo pues hoy y llamo y pido y espero.
Te hago formal y decidida entrega de mi corazón, tómalo y dame en cambio,
lo que sabes que me ha de hacer bueno en la tierra y dichoso en la Eternidad. Amén.
Si deseas recibir archivos de Espiritualidad Católica
envía un correo a: [email protected]
con el título “Suscripción a Siembra Amor” .
http://siembraconmigo.blogspot.com/
Servicio Gratuito con Fines Educativos
Descargar

Cuaresma