UNA BELLA ORACIÓN
Le pedí a Dios que me salvara del vicio.
Dios dijo: No.
Eso no es algo de lo que yo deba salvarte, sino
tú renunciar.
Le pedí a Dios que volviera perfecto a mi niño impedido.
Dios dijo: No.
Su espíritu es perfecto, su cuerpo es sólo temporal.
Le pedí a Dios que me concediera paciencia.
Dios dijo: No.
La paciencia es la consecuencia de las tribulaciones.
No es concedida, es aprendida.
Le pedí a Dios que me diera felicidad.
Dios dijo: No.
Yo te doy bendiciones, la felicidad es asunto tuyo.
Le pedí a Dios que me exonerara del dolor.
Dios dijo: No.
El sufrimiento te aleja de las cosas mundanas
y te acerca más a mí.
Le pedí a Dios que hiciera crecer mi espíritu.
Dios dijo: No.
Tú debes crecer por tí mismo! ,
pero te voy a podar para que seas fructífero.
Le pedí a Dios por todas las cosas
necesarias para disfrutar la vida.
Dios dijo: No.
Te daré vida para que puedas
disfrutar de todas las cosas.
Le pedí a Dios amar a los demás
tanto como El me ama a mí.
Dios dijo:
Ah!, al fin estás comprendiendo...
José Miguel Bravo
Descargar

Diapositiva 1