Esteban Pérez López
Grupo Espirita de la Palma
He ahí una de las grandes cuestiones que
todo ser humano se plantea en diferentes
ocasiones a lo largo de su vida.
Decía Oscar Wilde: “Lo menos
frecuente en este mundo es vivir,
la mayoría de la gente existe”
Decía Ortega y Gasset “La vida cobra
sentido, cuando se hace de ella una
aspiración a no renunciar a nada”
El camino del exterior (los sentidos
y la mente)
El camino interior (los sentimientos,
el camino del corazón)
• El Camino Exterior a través de los
Sentidos
• Tenemos que apoyarnos
necesariamente en el uso de nuestros
sentidos, ya que son nuestros órganos
de captación de la información exterior
para “trabajar con ella después en
nuestro interior.
El Camino Intermedio la Mente
El autoanalisis y la meditación son dos
herramientas básicas para comprender
¿estoy haciendo lo que quiero? ¿Qué
necesito? ¿Me siento bien con lo que hago?
¿Estoy a gusto conmigo mismo?
No cabe duda que nuestra mente se
apresurara a dar respuesta a todas estas
preguntas y con ello completaremos nuestro
primer recorrido por el exterior.
• El Camino Interior “El camino de
Corazón”
• La pregunta que surge es:
• ¿Cómo puedo activar ese mecanismo?
¿Cómo puedo dirigir las preguntas al
Corazón?
• Cuando nos planteamos alguna
inquietud lo primero que nos llega son
las respuestas de la mente, se hace
necesario pues, armarse de paciencia
hasta atravesar el territorio de las
creencias establecidas, los
conocimientos, el saber adquirido, los
razonamientos intelectuales y las
deducciones de nuestra lógica, que
conforman un rompecabezas perfecto
del cual es difícil escapar.
• Es importante acoger las respuestas,
los argumentos y las deducciones sin
oponer resistencia. Entonces hay un
momento que la mente se para y
enmudece, ya no hay nada que rebatir,
no hay contrincante, convencida de
que ha ganado la batalla, la mente
acaba por retirarse.
• Cuando esto ocurre se produce un
cambio apenas perceptible. Un
momento de quietud total, de silencio
de vació …….
• Y es ahí cuando surge esa otra voz.
Siguen siendo conceptos e ideas,
percepciones e intuiciones, que tienen
claramente otro nivel, gozan de otras
facultades están en otro estado de
vibración mas alto contienen
sentimientos y emociones.
• Se produce una luz nueva, diferente, un
entendimiento que va más allá de la
mera comprensión mental.
La Gota y la Aguja
Es bueno alejarse de ciertas rutinas e
inercias que no nos conducen a nada,
empezar a diferenciar lo que queremos
ser realmente de aquello en lo que nos
hemos convertido, diferenciar lo que
hacemos de lo que sentimos y sobre todo
tomar conciencia de las emociones que
son nuestras y de las que nos han sido
inducidas desde fuera.
Eliminar el miedo a los cambios en
nuestra vida y tomar conciencia que
somos los dueños de nuestro futuro, del
resto de nuestra vida, no aceptando en
nuestra mente la idea conformista tan
extendida de “La vida es así”
Dar el paso en el camino de la búsqueda
de ese sentido de nuestra vida es la única
forma de poder llevar el timón y el rumbo
de nuestra vida. Porque sino lo hacemos
así, esta claro que nadie lo hará por
nosotros.
Es cierto que no siempre cuando nos
planteamos la búsqueda del sentido de
nuestra vida, podemos empezar de cero,
pero cambiar y preparar las circunstancias
para el encuentro con esa vida de
plenitud, eso esta al alcance de todos los
seres humanos.
Los cuatro pilares básicos sobre los que se
asienta nuestra vida que son:
1.- Nuestra vida interior, la relación con
nosotros mismos.
2.- Nuestras relaciones con los demás.
3.- Nuestra vida laboral
4.- Nuestra vida sentimental.
1.- Nuestra relación con nosotros mismos
Debemos preguntarnos:
•
•
•
•
•
¿Me despierto con la sensación de alegría?
¿Cuales son los motivos que me mueven?
¿Que es importante para mi?
¿Por qué estaría dispuesto a luchar?
¿Que es lo esencial en mi vida para que esta
tenga sentido?
• La clave para obtener estas respuestas, esta
en tener una cita todos los días a solas
contigo mismo, siendo imprescindible la
sinceridad en tus respuestas.
• Tener desequilibrado este pilar básico nos
produce las famosas “Crisis de
Personalidad”.
• 2.- Nuestra relación con los demás
• Debemos preguntarnos:
• ¿Me siento aceptado por los demás?
• ¿Los demás me aceptan como soy
realmente?
• ¿Tiendo a criticar o soy tolerante?
• ¿Me cuesta expresar lo que siento?
• ¿Me siento feliz al lado de los que me
rodean?
• La clave para tener unas relaciones en
armonía con los demás son el respeto
y la tolerancia, unido a saber escuchar
lo que los demás nos quieren
transmitir.
• Tener desequilibrado este pilar básico
nos lleva a tener problemas de
“Autoestima”
• 3.- Nuestra relación laboral
• Debemos preguntarnos:
• ¿Lo que hago me llena?
• ¿Esta actividad me hace dar lo mejor
de mí a los demás?
• ¿Qué me aporta en mi desarrollo
personal y profesional?
• ¿Qué haría incluso sin cobrar por ello?
• La clave para sentirnos a gusto en nuestra
profesión en ser conscientes que ser feliz tiene
un precio y que hay que pagarlo con trabajo y
esfuerzo para cambiar lo que no nos guste y
prepararnos para hacer lo que realmente nos
haga felices, sin miedo al fracaso.
• Tener desequilibrado este pilar básico de la
vida laboral nos produce en nuestro interior
“Frustraciones y el mal de nuestro tiempo el
estrés”.
• 4.- Nuestra relación sentimental
Debemos preguntarnos:
•
•
•
•
¿Qué siento?
¿Por qué estoy con esta persona?
¿Tenemos planes y afinidades comunes?
¿Tengo personalidad propia en la pareja o
solo soy la media naranja de…?
• ¿Qué puedo hacer para mejorar mi relación?
• La clave son las emociones, para
saber si nuestra vida afectiva nos llena
de felicidad ser conscientes que el
amor evoluciona y que nosotros
debemos evolucionar con el.
• No tener equilibrado el pilar básico de
nuestras relaciones sentimentales da
como resultado producirnos:
“Depresiones”.
• No podrá tal vez, evitar algunas
situaciones de dolor que se le
presenten, pero sí podrá decidir cómo
superarlas y cómo aprender de ellas,
integrando ese aprendizaje con la
huella profunda que deja una
enseñanza
• Cada existencia de esta forma se
convertirá entonces, en fuente de
aprendizaje, de nuestra propia
personalidad con cada nueva
experiencia, en el ámbito familiar y
social que nos rodea, siendo
conscientes que de una u otra forma,
favorecerán la evolución de nuestro
espíritu, donde el amor y el progreso
son la meta y el camino.
• El motivo de la existencia es la conquista del
amor, y su sentido, es la búsqueda de este
amor en todas sus manifestaciones.
Tal vez algún día todos los seres
humanos de este maravilloso planeta
llamado tierra, alcancemos ese grado
de conciencia que nos permita estar
unos junto a otros manteniendo
integro nuestro ser y en plena libertad
de elección seamos capaces de sacar
la energía del amor del único lugar
donde se puede generar, dentro de
nosotros mismos, en el interior de
nuestros corazones.
Descargar

Diapositiva 1