Año de la Fe:
Del 11 octubre 2012
al 24 noviembre 2013
Redescubrir la
alegría de creer
Catequesis del Papa
Audiencia General miércoles 16 de enero de 2013
Jesucristo, la plenitud de toda la Revelación
Dios, después de la creación, a
pesar del pecado original, ofrece
de nuevo la posibilidad de su
amistad.
En la historia de Israel podemos
seguir los pasos de un largo
camino en el que Dios se da a
conocer, se revela. Él se sirve de
mediadores (Moisés, los
profetas, los jueces) que
recuerdan al pueblo su voluntad
y la necesidad de ser fieles a la
alianza.
En Jesús la revelación de
Dios llega a su punto
máximo, a su plenitud.
Jesús no nos dice cualquier
cosa de Dios, no habla
simplemente del Padre, sino
que es la revelación de Dios,
porque es Dios, y nos revela
así el rostro de Dios.
Cristo es al mismo tiempo el
mediador y la plenitud de
toda la Revelación.
A lo largo del Antiguo
Testamento es recurrente el
tema de la "búsqueda del
rostro de Dios", el deseo de
conocer este rostro, el
deseo de ver a Dios como Él
es.
¿Qué significa para el
israelita piadoso buscar el
rostro de Dios, a sabiendas
de que no puede hacer una
imagen de Él?
Se afirma que Dios tiene un
rostro, es decir, que es un
"Tú" que puede entrar en
una relación, que no está
cerrado en su Cielo para
mirar desde lo alto a la
humanidad.
Sin duda Dios está por
encima de todo, pero se
dirige hacia nosotros, nos
escucha, nos ve, habla,
establece pactos, es capaz
de amar.
Con la Encarnación la
búsqueda del rostro de Dios
recibe un cambio
inimaginable, porque ahora
se puede ver este rostro: el
de Jesús, el Hijo de Dios que
se hizo hombre.
Él es la plenitud de esta
revelación, porque él es el
Hijo de Dios, y es a la vez
mediador y plenitud de toda
la revelación.
Jesús nos muestra el rostro
de Dios y nos hace conocer
el nombre de Dios.
En Jesús la mediación entre
Dios y el hombre también
encuentra su plenitud.
Jesús, verdadero Dios y
verdadero hombre, no es
simplemente uno de los
mediadores entre Dios y el
hombre, sino que es "el
mediador" de la nueva y
eterna alianza.
El deseo de conocer a Dios
verdaderamente, que es ver
el rostro de Dios, está
presente en todos los
hombres, incluso en los
ateos. Tenemos, tal vez sin
saberlo, este deseo de ver
quién es Él, lo que es, quién
es para nosotros. Este deseo
se realiza en el seguimiento
de Cristo.
En el rostro de Jesús vemos
el rostro de Dios.
Año de la Fe:
Del 11 octubre 2012
al 24 noviembre 2013
Redescubrir la
alegría de creer
Descargar

Diapositiva 1